Newtral


Huelga de trabajadores de seguridad en el Aeropuerto de El Prat: Preguntas y respuestas
Siguiente

Huelga de trabajadores de seguridad en el Aeropuerto de El Prat: Preguntas y respuestas

Pese a la mediación de la Generalitat, los vigilantes de seguridad del aeropuerto de Barcelona-El Prat no han llegado a un acuerdo con la empresa Trablisa, por lo que a partir del viernes comienzan una huelga indefinida.

Un trabajador de la empresa de seguridad privada Trablisa deposita su voto para decidir en asamblea si se acepta la oferta de la empresa para desconvocar la huelga. EFE/ Quique García

Los empleados de seguridad del aeropuerto de Barcelona-El Prat han convocado una huelga indefinida tras no llegar a un acuerdo con Transportes Blindados S.A. (Trabilsa), la empresa concesionaria de los controles de seguridad en el recinto, en una reunión el miércoles que contó con la mediación de la Generalitat. Los trabajadores, que han decidido secundar una huelga indefinida que comenzará el viernes 9 de agosto, han rechazado la última propuesta de Trabilsa al considerar que «no se han movido de su posición inicial», según explican fuentes sindicales de PROU.

En la primera jornada de huelga, los incidentes en el aeróromo barcelonés han sido mínimos, en parte porque los servicios mínimos decretados son del 90%. La presidenta del comité de empresa de Trablisa, Genoveva Sierra, ha lamentado que «es prácticamente imposible» que la huelga de los vigilantes de seguridad del aeropuerto de El Prat «se note» debido a ese régimen de servicios mínimos. El primer día de la huelga, el viernes 9 de agosto, se registraron a primera hora de la mañana colas de entre 10 y 40 minutos en las puertas de acceso a la zona de embarque. Aena asegura que durante la segunda jornada el tiempo de espera medio para los 160.000 pasajeros que pasarán por el aeropuerto barcelonés es de 15 minutos. Además, se llevarán a cabo casi 1.000 operaciones.

¿Qué piden los trabajadores?

Los empleados de seguridad del aeropuerto de El Prat reclaman una mejora salarial y de condiciones de trabajo. Así, piden un plus de un euro por hora -por la sobrecarga de trabajo que ha supuesto el aumento de pasajeros y el estrés que les supone-, 10 minutos de descanso por cada hora, dos fines de semana libres al mes y aparcamiento gratuito para el personal de la compañía en el aeropuerto, entre otras. Sin embargo, la directora de Recursos Humanos de Trablisa, Pilar Albacete, asegura que la empresa «no puede asumir» las peticiones económicas del comité de huelga, aún así, ha trascendido que la compañía ha accedido a aprobar un plus de nómina para sus empleados que empezará a aplicarse a partir de octubre.

¿Cómo será la huelga?

Se trata de una huelga indefinida, por lo que se desconoce qué duración tendrá la misma. Esto dependerá de si avanzan las negociaciones con la empresa. A la huelga que comienza a partir del viernes 9 de agosto están llamados los alrededor de 500 empleados, pero no todos podrán participar en los paros. Estos han sido convocados por los sindicatos Alternativa Sindical, SPS, STTS y PROU. USO se ha desmarcado de la decisión.

Enric Fontcuberta (Efe)

¿De cuánto son los servicios mínimos?

La Delegación del Gobierno en Cataluña decretó el lunes unos servicios mínimos del 90%, lo que supone que como máximo podrían hacer huelga unos 50 vigilantes de seguridad. Los sindicatos, que pedían que los servicios mínimos se establecieran en el 50%, consideran esta cifra un «abuso total». La Delegación del Gobierno justifica estos servicios mínimos ya que considera su función como «servicios esenciales».

¿Ha habido huelgas con anterioridad?

En 2017 ya hubo una huelga de trabajadores de seguridad en el aeropuerto de Barcelona-El Prat. Aunque en ese momento la empresa concesionada era Eulen y no Trablisa, los trabajadores son subrogados cuando hay un cambio de concesionaria por lo que se trata de la misma plantilla. En ese caso se estableció un laudo arbitral de obligado cumplimiento por el cual el Gobierno arbitró en el conflicto. También hubo una convocatoria entre el 24 de febrero y el 3 de marzo, coincidiendo con el Mobile World Congress. Sin embargo, estos paros al final se suspendieron tras llegar a un acuerdo la empresa con los trabajadores para negociar.

¿Qué va a hacer la empresa?

Por su parte la empresa ha interpuesto una demanda en los juzgados de lo social de Barcelona, que ya ha sido admitida a trámite por los magistrado, para que la huelga sea declarada «ilegal y abusiva». Trabilsa se basa en el laudo emitido por el Consejo de Ministros en 2017, que especifica que ninguna de las partes pueden adoptar medidas de conflicto o huelga relacionadas con las materias objeto del laudo.

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente