Newtral
Newtral Hemeroteca: El criterio cambiante del PSOE respecto a la reforma laboral
Siguiente

Newtral Hemeroteca: El criterio cambiante del PSOE respecto a la reforma laboral

Los partidos del Gobierno han pasado de prometer su derogación total a reconocer que “técnicamente” no es posible desmontarla entera. Con el acuerdo con EH Bildu, han vuelto los cambios de postura

Flickr PSOE

Al poco de haber ganado las primarias de 2014 que le llevaron a la secretaría general de los socialistas, Pedro Sánchez hacía una promesa: «Lo primero que hará el PSOE será derogar la reforma laboral de Rajoy para recuperar los derechos de los trabajadores».

Casi seis años, cuatro elecciones generales y un Gobierno de coalición con Unidas Podemos después, la modificación aprobada por el PP en 2012 sigue vigente. No así la hemeroteca, que en este tiempo se ha llenado de compromisos y acuerdos incumplidos para poner fin a esta controvertida norma. 

[¿En qué consiste la reforma laboral del PP que quiere derogar el Gobierno]

La derogación de la reforma laboral ha estado presente en los programa socialistas de todas las elecciones generales celebradas desde entonces. En 2015 y 2016 se comprometían a derogar “con carácter inmediato toda la reforma laboral del PP”. En los actos de campaña, Pedro Sánchez aseguraba que no se podía “consentir” más años de Rajoy y de su reforma laboral. 

El PSOE en el Gobierno: propone derogar solo los “aspectos más lesivos”

Tiempo después, ya en la Moncloa tras la moción de censura de 2018, el líder del PSOE matizó esta postura en el acuerdo que firmó con Unidas Podemos sobre los Presupuestos de 2019. En su punto 4.4 el documento incluía “derogar, antes de finalizar 2018, los aspectos más lesivos de la reforma laboral de 2012”.

Sin embargo, el Ejecutivo no logró los apoyos necesarios para aprobar las cuentas y se convocaron unos comicios para el 28 de abril que desembocarían meses después en una repetición electoral. En las campañas de estas citas con las urnas, el PSOE continuó con el mensaje, pero con un cambio de criterio: ahora se marcaban como meta acabar con los puntos más perjudiciales en el primer año de legislatura: “El Gobierno iniciará el diálogo social, con el objetivo prioritario de derogar, durante el primer año de legislatura, los aspectos más lesivos de la reforma laboral”. 

Así, en los meses previos al 10-N, Sánchez identificaba su victoria con la formación de Ejecutivo y, esto, con el cumplimiento de las promesas socialistas desde la etapa de Rajoy: “Tras el 10N, Gobierno en diciembre. Aprobaremos los PGE y una ley que acabe con la LOMCE, revertiremos recortes educativos y sanitarios, subiremos el SMI, derogaremos la reforma laboral, contribuiremos a la concordia entre catalanes”. En el directo del mitin no matizaba lo que sí recogía su programa: que solo prometían acabar con los “aspectos más lesivos”.

Hace no tanto Podemos criticaba la inoperancia de Sánchez

El PSOE ganó las elecciones del 10 de noviembre y conformó un Gobierno conjunto con Unidas Podemos, formación que siempre ha abogado por la derogación íntegra de la reforma laboral. Lo recogía su último programa electoral y lo resaltaba el propio Pablo Iglesias, quien hasta firmar el pacto de coalición criticaba que Sánchez no hubiera materializado sus promesas en este sentido.

Lo resaltó ya en 2016, pero también hace menos de un año, cuando fiaba esta derogación a la llegada de su partido a la Moncloa: “El 10-N se vuelve a poner en juego qué estabilidad queremos para nuestras trabajadoras y trabajadores. Proponemos derogar la reforma laboral, acabar con la temporalidad y reducir la jornada de trabajo a 34 horas sin reducir los salarios. Hace cien años teníamos coraje. ¿Y ahora?”

El Gobierno de coalición se desdice sobre si es posible derogarla en su conjunto

Finalmente, Unidas Podemos se sentó en el Consejo de Ministros previa firma de un acuerdo de Gobierno que recogía con ambigüedad los planes respecto a la reforma laboral aprobada por Rajoy. En el documento conjunto aseguraban: “Derogaremos la reforma laboral. Recuperaremos los derechos laborales arrebatados por la reforma laboral de 2012”. Sin embargo, especificaban que se centrarían “en concreto y con carácter urgente” en seis aspectos determinados, no en su conjunto.

Partiendo de ello, la ministra de Trabajo protagonizó en los primeros meses de este 2020 un nuevo cambio de postura. En enero aseguró esto en una entrevista en El País: “Yo no puedo dictar una norma que diga ‘derogo toda la reforma laboral del PP’, porque entre otras cosas hay muchos preceptos y muchísimas normas afectadas. Sería una persona irresponsable si dijera esto. Por tanto, técnicamente, no es posible”. 

Y en en febrero dijo en El Objetivo lo contrario. “Vamos a ir técnicamente derogando, desmontando, la reforma laboral”. A la pregunta de si lo harían al completo, respondió: «Sí, la del PP, sí».

El acuerdo con EH Bildu trae una nueva rectificación

El último capítulo de esta hemeroteca lo hemos vivido este mismo miércoles, justo después de que el Congreso autorizara la quinta prórroga del estado de alarma.

Durante el pleno, la diputada de EH Bildu, Mertxe Aizpurua, reaccionaba así ante el anuncio de Sánchez sobre la abstención de la formación vasca: «Entiendo que han aceptado el acuerdo para la derogación íntegra de la reforma laboral». Y, cuando acabó la sesión, se hizo público el documento.

Lo firmaban los partidos del Gobierno y EH Bildu e incluía este precepto: “Las fuerzas políticas que suscriben este acuerdo se comprometen a derogar de manera íntegra la reforma laboral del año 2012 impulsada por el Partido Popular”, marcando un plazo muy corto para ello.

Sin embargo, cerca de la medianoche, los socialistas difundieron una rectificación: “Respecto al acuerdo firmado a lo largo del día de hoy entre PSOE, Unidas Podemos y EH Bildu, se anula el punto primero de dicho acuerdo”. En su sustitución, Ferraz desgranaba los puntos que ya incluyó en el pacto de coalición firmado con los morados. 

Este jueves, a su vez, las otras dos partes firmantes se pronunciaban sobre el matiz. El líder de Podemos y la diputada de EH Bildu en el Congreso Mertxe Aizpurua coincidían frente a la postura socialista: “Voy a ser cristalino: pacta sunt servanda (lo pactado obliga)”, ha declarado Iglesias en Catalunya Ràdio. Por su parte, Aizpurua calificaba en Radio Nacional la corrección de “matiz terminológico” y aseguraba sobre el acuerdo: “No es papel mojado y sigue vigente». 

Choca todo ello con lo que aseguró en 2017 Pedro Sánchez como causa de que se mantuviera la legislación laboral aprobada por Rajoy: el hecho de que no hubiera un Ejecutivo progresista debido al ‘no’ de Podemos a su investidura en 2016.

Tres años después, el Consejo de Ministros lo conforman dirigentes socialistas y morados y la reforma laboral del PP es la que sigue estando vigente. 

2 Comentarios

  • Una tonteria poner este tema mientras que sigue el estado de alarma, ademas de falta de comunicacion externa e interna. La derecha solo esta esperando por ese tipo de errores . . .

  • Lo que no entiendo es que si el PSOE hizo un pacto de gobierno con unidas podemos y se dijo que el gobierno tendría una sola voz… ¿Cómo es que ahora tienen que seguir haciendo pactos para que unidas podemos les siga apoyando en el Congreso?

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente