Newtral
Newtral Hemeroteca: Cuando el Rey emérito hablaba de «pagar impuestos» y pedía «ejemplaridad» y «huir del despilfarro»
Siguiente

Newtral Hemeroteca: Cuando el Rey emérito hablaba de «pagar impuestos» y pedía «ejemplaridad» y «huir del despilfarro»

En múltiples alocuciones públicas, el ex Jefe de Estado reclamó “sancionar las acciones censurables” y mayor “supervisión y transparencia” en el sector financiero

Casa Real

En casi 40 años como Jefe de Estado, el ahora Rey emérito, Juan Carlos I, se refirió públicamente o en entrevistas a la necesidad de la honestidad económica en la sociedad, criticando el “despilfarro”, pidiendo actitudes “ejemplares”, solicitando “transparencia” al sector financiero y asegurando que pagaba impuestos “no por ser Rey, sino por ser español”.

En esta Newtral Hemeroteca repasamos esas y otras declaraciones de Juan Carlos I, a quién Felipe VI dejó sin asignación de la Casa Real el pasado mes de marzo tras desvelarse que el ex Jefe de Estado mantenía presuntamente un patrimonio oculto en al menos dos sociedades off shore.

1978: “Huir del despilfarro”

Desde el inicio de su reinado, Juan Carlos I inició una política aperturista que dejase atrás el aislamiento que había vivido España con respecto a la comunidad internacional durante la dictadura. En uno de sus viajes oficiales a México, pronunció un discurso ante el presidente de aquel país. En sus palabras, el Rey apelaba a huir del despilfarro como norma para garantizar el bienestar de ambos pueblos. “El bienestar que nuestros pueblos exige no debe pasar por el despilfarro, ni por el consumismo materialista, ni por la deshumanización de la existencia individual. Tenemos que idear modelos propios de desarrollo”, subrayó. 

1991: “Sancionar acciones censurables”

Don Juan Carlos centró el mensaje de Navidad del año 1991 en la necesidad de cuidar  la democracia con el objetivo de mejorarla. En este sentido, el Rey destacó que “por fortuna”,  la transparencia inherente a la democracia permite “descubrir y sancionar públicamente las acciones censurables que aun cuando sean limitadas, resultan propicias a ser generalizadas por la opinión.”. 

1992: Pagar impuestos “no por ser Rey, sino por ser español”

En 1992, la periodista británica Selina Scott se trasladó a España para  realizar un documental sobre la familia real española. Durante una de las conversaciones que ella y don Juan Carlos mantienen ante las cámaras de televisión, le pregunta sobre el pago de impuestos. Scott afirma que , como todo el mundo, él también paga impuestos. Entre risas, Juan Carlos lo admite y deja entrever que la cifra de tributos es elevada.

Cuando Selina le pregunta en tono jocoso si él, al igual que el resto de españoles intenta no pagar impuestos, el monarca admite “no puedo decirlo, pero probablemente”. “¿Es importante que un Rey pague impuestos”, pregunta la entrevistadora. Don Juan Carlos asiente y explica que es importante “no por ser Rey, sino por ser español”. La charla continua en este sentido y la periodista señala que el monarca podría haberse negado a pagar impuestos. El Rey dice que eso hubiese acarreado “consecuencias” y explica que los ciudadanos se preguntaría el motivo por el que él debería recibir un trato especial. “Ya recibo un tratamiento especial por ser rey”, reconocía.

1993: La crisis económica “nos afecta a todos”

En la Navidad de 1993, España atravesaba una crisis económica vinculada a los llamados fastos de 1992 (Juegos Olímpicos de Barcelona, Expo de Sevilla), Juan Carlos I utilizaba la primera persona del plural para afirmar que “a situación en la que nos encontramos nos afecta a todos y requiere un esfuerzo colectivo para aprovechar las posibilidades de solución que sin duda existen”. Y añadía: “No hay fórmulas económicas o técnicas que sustituyan a la abnegación, al gusto por el trabajo bien realizado, al afán de los padres por ensanchar las oportunidades de sus hijos, y a tantas otras virtudes que han sido motor del progreso humano”.

1994: “La ley es igual para todos hombres y mujeres tanto si ejercen actividades privadas como públicas”

En el cierre del año 1994, la fuga del exdirector de la Guardia Civil Luis Roldán y la corrupción asociada al uso de fondos reservados eran motivo de preocupación pública, preocupación que Don Juan Carlos refirió en su mensaje navideño. “La ley es igual para todos, hombres y mujeres, tanto si ejercen actividades privadas como públicas”, dijo, y añadió: “Pero existen unos deberes inexcusables de ejemplaridad para quienes tienen responsabilidades públicas”. El Rey habló de “sentimientos de justa inquietud e indignación porque con el mal ejemplo que suponen” los casos de corrupción, que “relativizan el valor moral de la democracia”.

1995: “La corrupción no puede prevalecer en un régimen democrático”

Tras otro año de  casos de corrupción vinculados al Gobierno de Felipe González, el entonces Jefe de Estado volvía a aludir a la corrupción como un mal que no puede “prevalecer en un régimen democrático”. Don Juan Carlos pedía “denunciar y castigar todos los abusos con firmeza”.

2008: “Supervisión y transparencia” en el sector financiero

En su mensaje del 24 de diciembre de aquel año, don Juan Carlos centró su discurso en la crisis económica. “Me preocupan muy especialmente las numerosas personas que en nuestro país han perdido su empleo”, aseguraba el Rey. Además, aprovechó sus palabras para reclamar una supervisión mayor del sector financiero mediante “reglas internacionales más eficaces para reforzar la estabilidad, supervisión y transparencia”. 

2011: “La Justicia es igual para todos”

El mensaje de don Juan Carlos de aquel año fue uno de los más valorados del monarca. Apenas un mes antes, en noviembre de ese año, se había llevado a cabo el registro de las oficinas del Instituto Nóos. Era el estallido del denominado Caso Urdangarín, que implicaba al yerno del monarca. En aquel mensaje, el monarca mostraba su preocupación por las dificultades económicas que atravesaba España que en ese momento estaba siendo duramente castigada por la crisis económica. “Ciudadanos, instituciones y administraciones públicas debemos volcar nuestros mejores esfuerzos y energías en apoyo de los desempleados y de sus familias”, decía Juan Carlos en aquel mensaje.

También hizo alusión a la desconfianza de los ciudadanos hacia las instituciones y a este respecto aseguraba que “Necesitamos rigor, seriedad y ejemplaridad en todos los sentidos. Todos, sobre todo las personas con responsabilidades públicas, tenemos el deber de observar un comportamiento adecuado, un comportamiento ejemplar”. Reconocía que cualquier acto alejado de la legalidad “deberá ser juzgado y sancionado”. “La justicia es igual para todos”, sentenciaba.

2013: “Orgullo de haber cumplido con mi deber como Rey”

El 4 de enero del año 2013, el periodista Jesús Hermida entrevistó al Rey en un programa especial que titularon ‘La noche del Rey’ y que se emitió en Televisión Española con motivo del 75 cumpleaños del monarca. En esa edición especial no se abordaron algunas de las cuestiones más comprometidas para la monarquía, como el accidente de Botswana o el caso Urdangarín. No obstante, el monarca aprovechó para hacer un balance sobre su reinado hasta ese momento.

En referencia a qué le hacía sentirse orgulloso de su labor como Jefe de Estado, Juan Carlos aseguró: “el orgullo de haber cumplido con mi deber como español y como Rey durante tantos años”. En sus respuestas, también hubo cabida para explicar lo que le preocupaba en aquel momento: “la falta de trabajo, que lleva a que millones de familias no puedan vivir con dignidad, y eso hace que los jóvenes tengan que salir fuera de España a buscar trabajo”, y añadía “a mí me duele muchísimo”. 

2013: “Transparencia y ejemplaridad”

Como cada año, el Rey se dirigió a los españoles a través de un mensaje televisado el día de Nochebuena. En su intervención de ese año, el monarca abogó por que la ejemplaridad “ presidiera las instituciones, “para que se cumplan y hagan cumplir la Constitución y las leyes” y añadía: “el respeto de esas reglas es la garantía de nuestra convivencia y la fortaleza de nuestra democracia”.  También dedicó parte de su discurso a la cuestión de su posible abdicación. “Quiero transmitiros como Rey de España mi determinación de continuar estimulando la convivencia cívica en el desempeño fiel del mandato y las competencias que me atribuye el orden constitucional” y hacerlo, subrayó, “con las exigencias de ejemplaridad y transparencia que hoy reclama la sociedad”.

2 Comentarios

  • Es innegable que fue necesario en la Transición del franquismo a la democracia. Pero tiene que afrontar sus responsabilidades. Es evidente que no fue inteligente, porque si lo que hizo (cuando se pruebe) lo hizo para protegerse él y su familia ante un futuro poco claro, debió negociarlo en su momento con luz y taquígrafos. Por lo menos, hasta cierto punto.

  • El rey emérito don Juan Carlos ha sido para españa lo mejor que hemos tenido para reprsentar nuestro país.
    Me opongo a todas estas artimañas,de este gobierno social comunista que nos lleva a la ruina.

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente