Newtral


Frutales en flor en noviembre: ¿qué está pasando en el clima de Murcia?
Siguiente

Frutales en flor en noviembre: ¿qué está pasando en el clima de Murcia?

Varias parcelas de frutales de hueso han aparecido esta semana en flor en el valle de Ricote (Murcia). Los agricultores dan por perdida esa parte de cosecha en 2020 y algunos asocian este florecimiento extremo a la emergencia climática.

Melocotoneros en flor el 6 de noviembre | Foto: A. Moreno 'Cura'

«Llevo desde niño entre frutales y cultivándolos unos 20 años. Nunca había visto algo así». Antonio Moreno tiene algunas plantaciones en el valle de Ricote, cerca de Cieza (Murcia). Parte de sus nectarinos, en floración. «Aquí ves algunas fincas donde hay ramas con flor en pleno noviembre, pero hay lugares donde hay árboles enteros. No es en absoluto normal».

Esos árboles enteros fueron ayer mismo fotografiados por otro Antonio Moreno, Saorín, de segundo apellido. «Es como si los árboles se hubieran reseteado«. Conocido como Cura en Ricote, también se encarga de algunas plantaciones de frutales de hueso. Moreno Saorín es, sobre todo, es un virtuoso fotógrafo especializado en retratos en medio de árboles en flor.

Cada año, parejas recién casadas y turistas en general acuden a retratarse en medio de un campo en floración de melocotoneros. El Hanami sakura murciano, un espectáculo que sucede cada marzo. «Que tenga estas fotos en noviembre es del todo insólito» y «esa parte de la cosecha de 2020 está perdida».

Tras este fenómeno, observable desde la autovía A-30 a su paso por Blanca, está la doble combinación de la DANA de septiembre y el calor de las últimas semanas.

Agua y calor, la falsa primavera del interior murciano

Floración anómala de melocotoneros en una finca de Blanca (Murcia) en noviembre | Foto: A. Moreno Saorín ‘Cura’

Aunque, según confirman desde la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos (UPA), no es un fenómeno generalizado, en las zonas más cálidas sí se están dando estos brotes, justo cuando los árboles de fruta de hueso (melocotoneros, albaricoqueros, nectarinos, etc.) comienzan su particular ‘hibernación’.

Tras las lluvias torrenciales de septiembre, «hay parcelas que aquí han estado dos semanas anegadas de agua cargada de nutrientes (nitrógeno, sobre todo)», explica Moreno Saorín desde Murcia, en conversación telefónica con Newtral. «La depresión a nivel radicular hace que el árbol tire la hoja al suelo». Sin embargo, las temperaturas que en las últimas semanas han rondado los 30ºC les ha hecho reactivarse. «El árbol despierta con esta falsa primavera».

La actual floración está en línea con otros fenómenos de cultivos dislocados. El almendro ha adelantado su explosión floral; en años como 2016 –el más cálido de la historia–, hasta veinte días.

Las máximas en RM fueron algunos días entre 5 y 10 grados superiores a las normales en octubre, +1,4ºC de media en todo el mes.

Depende de cada temporada, pero últimamente hay temperaturas más elevadas de lo normal tanto en verano como en invierno, aunque «lo que importa para estas especies sobre todo a partir de octubre», señalaba entonces el experto en frutales del Centro de Edafología y Biología Aplicada del Segura (CEBAS/CSIC) José Egea.

Los árboles con flores necesitan un cierto periodo de frío antes de que se active el proceso de floración. Este rango de tiempo varía según cada variedad de árbol. Por ejemplo, los almendros requieren un período de frío más corto, sus procesos de floración ahora se han acelerado a medida que las temperaturas comienzan a calentarse. 

Para el melocotonero, por ejemplo, «no hay segunda floración. Habrá brote, pero no va a llegar a haber fruto este año», recuerda por su parte el también representante de Fruta de Hueso de UPA Antonio Moreno. Su tocayo fotógrafo va más allá: «muchos se secarán, están agotados», dice Cura. Los árboles florecidos están tirando de su reserva de savia de sus tallos y madera, porque estaban sin hojas tras el temporal.

«Las hojas son su fábrica de comida natural». No esto. Cada temporada hay dos procesos en la floración. El primero, el que termina en forma de fruto. El segundo, el que deja listas las yemas vegetativas del año siguiente. Estas últimas son las que se han abierto, quizás por primera vez, en el mismo año de su formación.

«[El cambio climático] está yendo mucho más rápido de lo que pensábamos pero no hay años suficientes para saber con certeza absoluta que esto es así. Sin embargo, hay evidencia de que estamos en algo más rápido a un proceso natural de calentamiento», en palabras del investigador José Egea.

La ciencia clama tras el octubre más cálido de la historia

La comunidad científica no duda en atribuir este síntoma, como muchos otros, a la acción humana. Más de 11.300 investigadores han lanzado una alerta conjunta: se acaba el tiempo para frenar la economía del carbono.

Según Moreno Saorín, «el cambio climático es algo que tenemos muy presente en estos campos. Seguro que es un fenómeno que se va a repetir porque cada año se alarga más el verano».

El pasado octubre ya fue, oficialmente, el más caluroso de la historia en todo el planeta, y uno de los más cálidos de España. Hay varias especies que dependen del frío para tener una floración abundante, como en el caso de los ciruelos.

Según datos de AEMET, desde 2011 todos los años han sido muy cálidos. Todos los meses menos uno, la temperatura ha estado entre el 20% de los más cálidos de la serie en Región de Murcia. De 1961 a 2014, la temperatura media se ha incrementado unos 0,7 ºC.

Las temperaturas se han caído ya en la comunidad en las últimas horas. En Blanca no se espera que este viernes se superen los 17ºC, según AEMET, mientras que el mercurio está descendiendo por debajo de los 8ºC al amanecer.

«Con estas temperaturas, por debajo de 12ºC, el árbol ‘duerme'», asegura Moreno Saorín. Estos brotes no van a ninguna parte. «Lo que no es normal es que el otoño no dure ni 20 días».

Floración anómala de melocotoneros en una finca de Blanca (Murcia) en noviembre | Foto: A. Moreno Saorín ‘Cura’

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente