Newtral


Fraude electoral, golpe de estado y desinformación en Bolivia
Siguiente

Fraude electoral, golpe de estado y desinformación en Bolivia

El país andino se encuentra sumido en una crisis institucional tras 14 años de gobiernos de Evo Morales. Las acusaciones de fraude electoral, por una parte, y de golpe de estado por otra, dividen a la comunidad internacional

Stringer (Efe)

Fraude electoral, dimisiones en cascada, salidas a la calle, presión de policía y Ejército, una toma de poder y acusaciones de golpe de estado. Todos estos eventos, que han ocurrido en Bolivia tras las elecciones del 20 de octubre, han sumido al país en una crisis institucional.

Después de que la Organización de los Estados Americanos (OEA) considerara que hubo fraude electoral en la votación que ganó el ahora ya expresidente de Bolivia Evo Morales, la población y la opinión internacional se ha dividido en considerar o no golpe de estado la nueva toma de poder de la ahora jefa del Ejecutivo, Jeanine Áñez.

¿Qué ha ocurrido en Bolivia?

Evo Morales ha gobernado el país durante 14 años. Durante las elecciones del pasado 20 de octubre, la Organización de los Estados Americanos (OEA) dictaminó que hubo fraude electoral. En Bolivia, para ganar a presidencia en primera vuelta, se debe sacar más del 50% de voto en las urnas o más del 40% pero superando al segundo por al menos un 10%. Si no, se va a una segunda vuelta.

En las elecciones del 20 de octubre los datos apuntaban que Morales no iba a conseguir la diferencia necesaria para ganar en primera vuelta y en ese momento se detuvo el conteo de votos por transmisión inmediata. Más adelante los servidores volvieron a estar activos, la información se hizo pública de nuevo y el presidente Morales ganaba con el 10% necesario. Esto hizo saltar las alarmas. «El equipo auditor no puede validar los resultados de la presente elección, por lo que se recomienda otro proceso electoral. Cualquier futuro proceso deberá contar con nuevas autoridades electorales para poder llevar a cabo comicios confiables», decretó la OEA que estuvo siguiendo el proceso.

En palabras de Luis Almagro, secretario general de la OEA, fue el fraude electoral el que provoca el posterior golpe de estado. El informe hecho público por la OEA señala fallos de seguridad informática y «una clara manipulación del sistema» del Tribunal Supremo Electoral (TREP), además de fallo en la cadena de custodia, la integridad de las actas y las proyecciones estadísticas. «Es un fraude electoral porque de no cometerse habría habido una segunda vuelta y para Morales esto sería arriesgarse mucho, ya que supone que se aglutine la fuerza de la oposición», comenta a Newtral.es Eduardo Saldaña, experto en Latinoamérica de El Orden Mundial.

Tras esto, hubo un clima de violencia y protestas en la calle que llevaron a la dimisión de Morales el domingo 10 de noviembre después de que el Ejército pidiera y presionara para lograr su dimisión. «Es mi obligación como presidente indígena y de todos los bolivianos asegurar la paz social. Renuncio para que Carlos Mesa y Luis Fernando Camacho no sigan maltratando a los familiares de nuestros compañeros, no sigan atacando a los ministros y diputados, para que dejen de maltratar a los más humildes», declaró Morales en referencia a los disturbios que se habían sucedido tras conocerse el amaño electoral y mencionando a los líderes históricos de la oposición.

Morales huyó del país y se constituyó un nuevo Gobierno de la mano de la opositora Jeanine Áñez. «Evo Morales siempre ha sido una figura de consenso pero eso no significa que no haya habido irregularidades en su partido», explica Eduardo Saldaña. Tras la renuncia de Morales se impulsó más aún el clima de tensión y derivó en caos y en episodios de violencia, lo que llevó a que las Fuerzas Armadas salieran a la calle para apoyar a la policía en los disturbios.

¿Quién es Jeanine Áñez?

Jeanine Áñez es la vicepresidenta del Senado y acaba de asumir la presidencia interina al suceder a Evo Morales. Esto ha sido posible por la renuncia de la línea de sucesión prevista por la Constitución de Bolivia en su artículo 169: Evo Morales a la presidencia; de Álvaro García Linera, a la vicepresidencia y de Adriana Salvatierra de la presidencia del Senado.

Áñez, que es abogada y militante del que ha sido hasta ahora el partido opositor Plan Progreso para Bolivia Convergencia Nacional, asumió el cargo solo con el visto bueno de un tercio del Parlamento y sin el quórum suficiente para hacerlo por la ausencia de los diputados del Movimiento al Socialismo (MAS) simpatizantes de Evo Morales.

Aún así, el Tribunal Constitucional Plurinacional de Bolivia ha avalado su interinidad a través de un pronunciamiento en el que ha abogado por la «inmediatez» de la sucesión constitucional. «El Tribunal Constitucional ha avalado su candidatura porque se prima la estabilidad del país. Es primordial que haya alguien en el poder», explica Saldaña.

Con esto, Áñez sustituye a Morales con la misión declarada de crear un gobierno de «transición» que convoque a unas nuevas elecciones en el menor plazo posible. «Voy a trabajar este corto tiempo porque los bolivianos merecen vivir en libertad, merecen vivir en democracia y que nunca más se les robe el voto», defendió en su discurso. Áñez ha nombrado un gabinete formado por férreos opositores a Evo Morales y también ha renovado ya la cúpula militar.

¿Dónde está Evo Morales?

El hasta ahora presidente del Gobierno, Evo Morales, ha viajado a México donde ha recibido asilo político. «Se considera que la vida de Evo Morales está en peligro por su figura de político y por eso le acogen en el país», explica Saldaña.

Al salir del país Morales prometió volver con más fuerza. Además, ha calificado el incidente de golpe de Estado. «Se ha consumado el golpe más artero y nefasto de la historia. Una senadora de derecha golpista se autoproclama presidenta del Senado y luego presidenta interina de Bolivia sin quórum legislativo, rodeada de un grupo de cómplices y apañada por Fuerzas Armadas y policía que reprimen al pueblo», criticó el expresidente de Bolivia.

¿Qué posición ha tomado la ciudadanía?

«La población está bastante dividida», comenta Eduardo Saldaña que explica que todo el proyecto del indigenismo de Morales «gira en torno a su figura». «Cuando él desaparezca hay miedo a que este desmorone, de hecho ya ha habido un movimiento racista y se han llevado a cabo hechos como la quema de símbolos indígenas», comenta.

Pese a que en Bolivia el 60% de la población es indígena, Evo Molares es el primer presidente con ascendencia indígena. «Se trata de la población más numerosa pero también la más pobre», explica Saldaña que añade que a raíz de la salida de Evo Morales el sentimiento de polarización ha aumentado en la sociedad.

Durante su mandato, Morales redujo la desigualdad con la población indígena, pero las diferencias siguen existiendo según comenta Saldaña: «es un país con muchos recursos naturales pero es muy pobre. Además, aunque haya bajado la pobreza, no significa que se haya acabado».

A esto se une que una parte de la ciudadanía ya estaba molesta por el cambio legislativo que llevó a cabo Evo Morales para poder volver a presentarse a la presidencia. Según la modificación de la Constitución que se hizo en 2008, cuando él ya gobernaba, no se podía presentar a más de dos mandatos. Sin embargo, Morales pudo presentarse a las elecciones en 2014 porque el Constitucional alegó que los mandatos previos a 2009 no contaban, al haberse «refundado» Bolivia ese año de República a «Estado Plurinacional».

Marcha en apoyo a Evo Morales en Caracas (Venezuela) | Rayner Peña R (Efe)

Nueve meses después de que Morales jurara el cargo para su tercer periodo, que arrancó en 2014, los sindicatos afines a su Gobierno presentaron un proyecto de ley para reformar la Constitución y permitir que se postulase en los comicios de 2019 por el partido Movimiento al Socialismo (MAS). El referéndum del 21 de febrero de 2016 rechazó la propuesta de reformar el artículo 168 de la Constitución para permitir a Morales acceder a un cuarto mandato: el 52% de los consultados votaron que no a esa posibilidad, frente al 48% que votó sí.

Sin embargo, parlamentarios afines al presidente recurrieron al Constitucional para pedirle que declarese inaplicables o ilegales varios artículos de la Constitución y de la ley de Régimen Electoral que impedían una nueva candidatura de Morales. Finalmente, el 28 de noviembre de 2017, este falló a favor de la reelección indefinida al declarar la inaplicabilidad del artículo 168 de la Constitución alegando que debe respetarse el derecho del presidente a ser elegido y el del pueblo a elegirlo.

División internacional

Los acontecimientos recientes han supuesto un cisma en la comunidad internacional sobre si lo que ha ocurrido en el país es o no un golpe de Estado. Así, por ejemplo, países como Estados Unidos o Colombia han reconocido la presidencia de Áñez. Por otro lado, otros como México, Venezuela, Nicaragua o Uruguay se han posicionado a favor de la legitimidad de Morales.

Por su parte, España llamó mediante un comunicado a todos los actores políticos bolivianos «a trabajar por vías institucionales y pacíficas para hacer posible la convocatoria de unas nuevas elecciones a la mayor brevedad» y pidió «evitar el recurso de la violencia». La UE, a través de la Alta Representante de Política Exterior de la Unión Europea, Federica Mogherini, ha apoyado a Añez como «solución interina» para evitar el vacío hasta nuevas elecciones.

«En mi opinión sí se trata de un Golpe de Estado porque cumple una serie de factores como que se sustituya al gobernante de manera inconstitucional, que se utilice fuerza física u otros medios para hacerlo o la intervención del Ejercito», explica Eduardo Saldaña que asegura que la oposición «se justifica diciendo que Evo había dado un golpe antes al amañar las elecciones».

Normalmente un golpe de estado implica una intervención militar. En el caso de Bolivia, fue el Ejército quien forzó la dimisión de Evo Morales aunque en esta ocasión, por ahora, no se muestra con voluntad de que su cúpula militar sea formalmente la que tome las instituciones y asuma el control directo del país.

Otras reacciones

Gobiernos como el de Brasil, Guatemala o Reino Unido han mostrado su apoyo a la presidencia interina de Áñez, como ella ha ido recogiendo en su página oficial de Twitter. Además, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, celebró la dimisión renuncia de Evo Morales tras la presión del Ejército boliviano. Trump defendió que esta renuncia enviaba un fuerte mensaje «a los regímenes ilegítimos de Venezuela y Nicaragua» de que la democracia siempre prevalece. Además, su gobierno rechaza la idea de que constituya un golpe de Estado.

Por otra parte, países como México, en el que se encuentra Evo Morales como asilado político condenan los últimos acontecimientos y los califican de golpe de Estado. «México externa su seria preocupación ante el grave quebrantamiento del orden constitucional en Bolivia, un Estado miembro de esta Organización donde ha sucedido un golpe de Estado, que México condena enérgicamente», anunció en su intervención ante la OEA la Representante Permanente de México Luz Elena Baños Rivas.

Cuando se conocieron los hechos Rusia apoyó al Ejecutivo de Evo Morales y tachó los actos de golpe de Estado. Días más tarde el país aceptó a Áñez como mandataria provisional de Bolivia pero continuó calificándolo de golpe de Estado. «Será reconocida como la nueva líder de Bolivia hasta que se resuelva la cuestión de un nuevo presidente con elecciones», declaró el viceministro de Exteriores ruso, Serguéi Riabkov a la agencia oficial rusa RIA Nóvosti. Además, Riabkov recordó que Áñez se había proclamado presidenta sin el quórum suficiente para hacerlo.

Bulos en Bolivia

Desde este verano Bolivia cuenta con dos iniciativas de verificación: Chequea Bolivia y Bolivia Verifica, que se estaban preparando para las elecciones convocadas en el país latinoamericano en octubre. Ahora, a raíz de la crisis institucional en la que se encuentra sumida Bolivia se han disparado los bulos en redes sociales y los compartidos por WhatsApp.

«Estos días, tras las elecciones del 20 de Octubre hubo una coyuntura muy diferente en el país, por lo que hemos tenido que trabajar más fuerte», comenta a Newtral.es Gabriela Weiss de Chequea Bolivia. Ellos han desmentido noticias falsas como la foto manipulada de Evo Morales con Pablo Escobar y el Chapo Guzmán, que también llegó a España y que Newtral también desmintió.

«Hemos trabajado con mucho cuidado, pero había muchas cosas que no se podían verificar al no poder encontrar la fuente primaria: audios o informaciones que circulan por WhatsApp», comenta Weiss. En estos días se han viralizado cabeceras de periódicos del país con los titulares cambiados o tuits de políticos con el texto modificado. «Cuando Jeanine Áñez tomó el poder a los 10 minutos ya circulaba un tuit racista falso que se aseguraba que había sido escrito por ella», recuerda.

En ocasiones incluso se ha revelado un número de muertos que resultó ser falso y que en ese momento hizo que «la población entrara en pánico». Sin embargo, a raíz de las verificaciones de estos días Weiss asegura que la gente está siendo más cuidadosa a la hora de creerse las noticias. «Hemos visto que a la gente no le importa mucho de dónde viene y lo comparten pero ahora se están dando cuenta de lo peligrosa que es la desinformación«, alega.

Fuentes:

4 Comentarios

  • La Organización de Estados Americanos había recomendado, antes de los comicios, el sistema de recuento rápido de votos que se utilizó y que ahora funge como excusa para respaldar el derrocamiento de Morales, aunque su resultado no tiene valor legal. El procesamiento de datos para el escrutinio definitivo no se detuvo por períodos de tiempo significativos en ningún momento.

    Esas conclusiones, entre otras, surgen de dos investigaciones internacionales independientes que se basan en el estudio estadístico de datos extraídos de las actas de los comicios y en los documentos oficiales del gobierno de Bolivia y de organismos internacionales, principalmente de la OEA, que fue protagonista del proceso electoral a través de una intervención permanente y decisiva. Los informes no solamente confirman el triunfo de Morales en las elecciones sino que avivan las sospechas sobre la premeditación del golpe de Estado que lo depuso y la participación del organismo encabezado por el uruguayo Luis Almagro en los planes para sacar al Movimiento al Socialismo del poder sin importar el resultado del voto popular.

    El primero de los dos documentos lo confeccionó el cientista político de la Universidad de Michigan Walter Mebane, considerado uno de los principales expertos en fraude electoral del mundo, y al que no se le conoce una inclinación política a favor de Morales, ni mucho menos. Titulado “Evidencia en contra de que los votos fraudulentos hayan sido decisivos en la elección de Bolivia en 2019”, la investigación establece que hay irregularidades estadísticas que podrían indicar fraude en solamente 274 de las 34551 mesas de votación y que no se diferencia mucho de patrones vistos en otros comicios en Honduras, Turquía, Rusia, Austria y Wisconsin. “Incluso removiendo los votos fraudulentos, el MAS tiene una ventaja superior al diez por ciento”, concluye este trabajo.

    Por otra parte, el CEPR, un think tank conformado por investigadores de distintas universidades de Europa, puso la lupa sobre la misión de observación electoral de la OEA y su rol en el proceso boliviano. Allí, destaca que “los resultados del recuento provisorio son consistentes con el resultado final”; que “ni la OEA ni nadie más pudo demostrar que haya habido irregularidades sistemáticas ni extendidas” en las elecciones; que ninguno de los dos recuentos muestra patrones extraños en comparación con la distribución del voto en elecciones anteriores; que el recuento provisorio se detuvo al llegar al 80 por ciento porque eso era lo acordado y se retomó, un día más tarde, por pedido de la OEA; y que por el contrario el recuento definitivo y legalmente válido “no tuvo interrupciones significativas”.

    Pero además, destaca que fue la propia organización encabezada por Almagro la que recomendó a Bolivia la utilización del sistema TREP que se utilizó para el recuento provisorio y sobre el que recaen la totalidad de las observaciones de la OEA respecto a irregularidades en el proceso electoral, aunque no tenga validez legal. En sus conclusiones, agrega que “las dudas sin fundamento que echó” ese organismo sobre las elecciones “tuvieron una influencia significativa en la cobertura mediática y por lo tanto en la opinión pública” y que “la politización de lo que es normalmente un proceso independiente de monitoreo electoral parece inevitable cuando una organización a la que se le confía esa tarea hace declaraciones sin fundamentos que cuestionan la validez del conteo electoral”.

    • eeuu confirmo en sus invstigaciones que el triunfo de evo es legal,porque los golpistas dicen que hubo fraude electoral

  • Este artículo está equivocado.
    El Secretario de la OEA dijo «el único golpe de estado se dió en BOLIVIA el 20 de octubre, y lo dió Evo Morales al cometer fraude»

    • Por favor.. Sí hubo fraude, los desinformados son uds y a lo que mal llaman golpe de estado fue el rechazo pacífico de la población a una dictadura disfrazada de democracia. La democracia no sólo se refleja en las urnas.

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente