Newtral


España cumple 41 años de la adhesión al Estatuto de los Refugiados
Siguiente

España cumple 41 años de la adhesión al Estatuto de los Refugiados

Manifestación a favor de los refugiados | Pixabay

Casi 25,9 millones de refugiados han tenido que abandonar sus hogares en todo el mundo.

14 de agosto de 1978. España se adhiere a la Convención de Ginebra de 1951 sobre el Estatuto de los Refugiados y el Protocolo de 1967. De este modo, España se inicia en el Derecho Internacional Humanitario (DIH) y reconoce el alcance internacional del problema de los refugiados y sus derechos. 

Tras la Segunda Guerra Mundial, la Asamblea General de Naciones Unidas aúna en un conjunto de normas e instrumentos internacionales las necesidades específicas de los refugiados. El fundamento lo encontramos en la Convención de Ginebra sobre el Estatuto de los Refugiados de 1951. Allí se define internacionalmente el término de refugiado y se establecen los derechos y la obligación asistencial y protectora de los Estados que lo ratifican, que en la actualidad son 142 países

El Estatuto de los Refugiados del Convenio de Ginebra de 1951 ofrecía, por primera vez, un marco jurídico de protección internacional para los refugiados. De forma que el refugiado pasó a ser la persona que se encuentra fuera de su país de origen y que se ha visto en esa situación como resultado de acontecimientos ocurridos antes del 1 de enero de 1951 en Europa u otro lugar. Aunque novedosa, esta definición se quedó corta con la descolonización de África a finales de los años 50 y principios de los 60. Por lo que se hizo imprescindible ampliar el término. Así se elaboró el Protocolo de Convención de 1967

Manifestación a favor de los refugiados | Pixabay

Hasta entonces, los convenios dedicados al derecho internacional humanitario, también conocidos como Convenios de Ginebra, actualizados y ampliados entre 1864 a 1949, se centraron en heridos y enfermos de fuerzas armadas en campaña, náufragos de las fuerzas armadas en el mar, prisioneros de guerra y personas civiles del mismo país de la guerra.

Un concepto más amplio de refugiado

El Protocolo de Nueva York de la Convención de Ginebra de 1967 eliminó la limitación de tiempo y espacio del refugiado, definiéndolo como «aquel que tiene fundamentados temores de ser perseguido por motivo de raza, religión, nacionalidad, pertenencia a determinado grupo social u opiniones políticas” y “que se encuentra fuera del país de su nacionalidad y que no puede acogerse a la protección de ese país o regresar a él a causa de dichos temores”. 

Una de las principales ampliaciones que se lleva a cabo en 1967 radica en que se cubren todas los derechos y obligaciones del refugiado. Además, se refuerza el derecho, obligaciones y cooperación de los Estados con la Agencia de la Organización de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) en el ejercicio de sus funciones, así como la supervisión por parte de ACNUR de la aplicación del convenio, estipulado en el artículo 35 de la Convención y artículo II del Protocolo. 

Hoy en día hay 70,8 millones de personas en todo el mundo se han visto obligadas a huir de sus hogares. Entre ellas, casi 25,9 millones de personas son refugiadas. Esto supone, según datos de la Comisión de Española de Ayuda al Refugiado (CEAR),  el número más alto jamás registrado desde la Segunda Guerra Mundial.

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente