Newtral
La prórroga y las condiciones del estado de alarma vuelven a enfrentar al Gobierno y la oposición
Siguiente

La prórroga y las condiciones del estado de alarma vuelven a enfrentar al Gobierno y la oposición

Pedro Sánchez llama a la “unidad” como vía para “salvar vidas”, “empresas” y “puestos de trabajo”, Casado propone una alternativa y, CS y ERC, más medidas sociales

Ballesteros (EFE)

Crecen las reservas o el rechazo de los grupos a la prórroga del estado de alarma y persiste, con esto, la defensa del Gobierno a esta situación y a su extensión en las próximas semanas. Las dos lecturas de la gestión de la crisis se han visto de nuevo este miércoles en la sesión de control al Gobierno del Congreso, donde el líder de la oposición, Pablo Casado, ha confirmado lo que ya anunció hace semanas: el PP se opondrá a la próxima extensión del estado de alarma. “Señor Sánchez, hasta aquí hemos llegado. Le hemos apoyado dos meses para salvar vidas pero no le volveremos a apoyar para arruinar España”, ha asegurado Pablo Casado. 

Frente a la gestión del Gobierno, ha hablado de su programa ‘Activemos España’ que contempla medidas en tres ámbitos: sanidad, economía y libertades, justicia e interior. “Ayer presentamos ese plan B que usted no encuentra”. Sin embargo, según Sánchez, este debe buscarse y quedar fraguado en la Comisión para la Reconstrucción que ya ha empezado a reunirse. “El camino para adelantar esa recuperación económica es la unidad. La unidad salva vidas y también puede salvar empresas y puestos de trabajo”.

Un paso más allá ha ido VOX, que ha acusado al ministro de Interior, Grande-Marlaska, de ser el “brazo ejecutor del ataque contra el orden constitucional”. Su diputado Gil Lázaro ha tildado el actual estado de alarma de “estado policial”; la gestión del Ejecutivo, de “poder autoritario”; y, las medidas de confinamiento imperantes, de “un auténtico encierro generalizado de la población con anulación absoluta de derechos y libertades”. Contra todo ello, impulsarán una manifestación en coches para el 23 de mayo, según ha dicho.

La gestión de las competencias durante la desescalada

Sobre la siguiente etapa, la llamada por el Ejecutivo “nueva normalidad”, ha centrado el PNV sus dudas. Para Aitor Esteban la gran incógnita es cómo se desescalarán las limitaciones de competencias entre gobiernos: “No puede haber restricciones en el ámbito de los derechos, ni debe haber restricciones o cambios en los derechos competenciales e institucionales”. 

Aunque en ese caso la pregunta iba dirigida al presidente del Gobierno, tiempo después el ministro de Sanidad -autoridad competente durante el estado de alarma- ha negado cualquier tipo de cortapisa en este sentido: “Respeto absoluto al marco competencial y a la autonomía política de las comunidades autónomas, que nunca se ha visto en cuestión ni tan siquiera durante el estado de alarma por mucho que otros quieran ver lo contrario”.

Frente a estas declaraciones de la oposición, Pedro Sánchez, Carmen Calvo y Margarita Robles han defendido la necesidad de mantener esta situación excepcional durante la fase de desescalada. Y lo han hecho basándose en tres pilares: es una opción recogida en el artículo 116 de la Constitución, es “la única manera” para poder mantener el confinamiento conforme a la Carta Magna y la aprobación de sus prórrogas dependen de la Cámara Baja, por lo que -alegan- no supone una decisión unilateral de Moncloa. Así lo ha resumido el presidente del Gobierno: “El estado de alarma es una necesidad, no un proyecto político” y, como tal, lo considera clave para poder “culminar esta etapa”.

ERC y Ciudadanos exigen más medidas sociales

Con un tono claramente distinto -uno votó en contra de la última extensión del estado de alarma y el otro propició su aprobación-, Gabriel Rufián y Edmundo Bal han reclamado que se tomen más medidas sociales para mitigar el impacto de la crisis del coronavirus en los trabajadores. 

El portavoz de ERC ha reclamado que se conceda una prestación a los padres que deban acudir a sus puestos de empleo y no tengan con quién dejar a sus hijos. En paralelo, el representante de Ciudadanos ha pedido a la ministra de Trabajo que, como se hizo con los ERTE, se desvincule las ayudas a los autónomos de la duración del estado de alarma. 

Los papeles, sin embargo, se han mantenido en la línea del último pleno y en contraste con los inicios de la legislatura: Bal reivindicado el acuerdo (“hemos demostrado que el pacto es posible y el pacto es bueno”) y Rufián manteniendo un tono duro contra el Gobierno cuya formación posibilitó. “La gente no come anuncios, no come ruedas de prensa, no come esperanza (…) En definitiva, abandone el artificio y vuelvan a la realidad”.

Rifirrafe entre Calvo y Álvarez de Toledo y, de nuevo, entre Iglesias y VOX

Con todo, el momento más tenso de la sesión lo han protagonizado la vicepresidenta primera y la portavoz popular, quien ha instado a Carmen Calvo a que deje el cargo: “Lideramos el exceso de muerte porque lideramos el defecto de previsión (…) Si por esto no se dimite, ¿entonces por qué?

Ignorando esta exigencia, Calvo ha acusado a Cayetana Álvarez de Toledo de criticar “todo siempre de todo el Gobierno y en todas las situaciones” por costumbre. “¿Qué le pasaría si encontrara que en algo coinciden conmigo. Se descompondrá su marco mental”, ha sentenciado.

Por otro lado, este miércoles se han repetido el intercambio de reproches entre el vicepresidente segundo y María Ruiz, de VOX. La diputada ha realizado una interpelación sobre si pretendía “utilizar la actual crisis para debilitar los fundamentos de la democracia española”.

En su argumentación, Ruiz ha acusado el Gobierno de suministrar a los ancianos en la residencias no “medicación para curar” sino “medicación para morir” (“morfina” y “sedantes”). Con ello, ha culpado a Pablo Iglesias de “politizar el dolor”: “Aprovechan el sufrimiento para buscar culpables en las filas de aquellos a los que quieren eliminar, sacando rédito político de esos juicios sumarísimos de manual marxista-leninista”. En su opinión, el vicepresidente “no es un demócrata” y, apelando al resultado del 10-N, ha asegurado: “Tenemos muchos más apoyos que usted y más autoridad para subir a esta tribuna».

Ante estas acusaciones, el vicepresidente del Gobierno ha tildado a la formación liderada por Santiago Abascal de “caraduras” y “antidemócratas”: «Ustedes están en contra de la democracia y de la Constitución española».

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente