Newtral


Emergencia climática: más inundaciones en el norte, lluvias torrenciales en el sur
Siguiente

Emergencia climática: más inundaciones en el norte, lluvias torrenciales en el sur

Un estudio internacional demuestra que ante la emergencia climática, hay más inundaciones por desbordamiento de grandes ríos en el noroeste de Europa y riadas más violentas en los países del sur.

Desbordamiento en Hirschhorn (Alemania) | Raymond Zoller (CC-BY)

Los episodios de lluvias violentas, desbordamientos, inundaciones y riadas se suelen atribuir a la emergencia climática, cuando, en realidad, no hay estudios de atribución concluyentes. Siempre ha habido ‘gota fría’ en la costa levantina y, más científicamente, depresiones en altura (DANA) que terminan descargando su furia de agua y granizo en zonas muy concretas de la península.

Ahora, sin embargo, un estudio liderado por la Universidad Tecnológica de Viena (Austria) y en el que participa la UPM, ha encontrado que los cambios en las magnitudes de inundación observados en las últimas décadas se pueden atribuir claramente al cambio climático. ¿Significa esto que va a haber más inundaciones en todas partes? No. Podría ser justo al contrario en España.

El efecto sobre las inundaciones no es el mismo en todas las regiones de Europa: las inundaciones son cada vez más graves en el noroeste de Europa, mientras que son más leves en el sur y este de Europa. Los resultados fueron publicados en Nature el 28 de agosto. La idea no es que España o Grecia salgan mejor paradas. Es que tenemos ríos menos caudalosos. Una alteración de la pluviosidad se puede traducir, en realidad, en lluvias más destructivas por su torrencialidad. Algo que ya barajan algunos modelos con los datos históricos en la mano.

Una investigación anterior del mismo grupo, publicada en la revista Science en 2017, descubrió que está cambiando el momento o momentos del año en que ocurren las inundaciones. Pero, la pregunta clave es: ¿La emergencia climática también afecta a la magnitud de las inundaciones?

Según Luis Jesús Mediero, miembro del equipo investigador y profesor de la ETSI de Caminos Canales y Puertos de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM), “anteriormente, no se había podido dar respuesta a esta pregunta a escala continental en Europa. Sin embargo, ahora podemos responder con confianza que sí, que efectivamente el impacto del cambio climático sobre la magnitud de las inundaciones es claramente visible a escala europea».

Inundaciones ante suelos húmedos

Para realizar el estudio se han utilizado los datos registrados en 3.738 estaciones de medida de caudal en Europa, desde 1960 a 2010, recogidos en la European Flood Database. El análisis de los datos reveló diferentes resultados según la región de Europa considerada.

En Europa central y noroccidental, desde Islandia a Austria y República Checa, las inundaciones han aumentado en las últimas décadas como consecuencia de un aumento en la magnitud de las precipitaciones y de que los suelos están más húmedos al inicio de las tormentas.

Sin embargo, en el sur de Europa, desde la península ibérica hasta Turquía, las inundaciones tienden a disminuir, ya que el cambio climático ha provocado una reducción en la magnitud de las precipitaciones, junto con unos suelos más secos debido al aumento de las temperaturas, que provocan una mayor evaporación del agua en el suelo.

En Europa del este, desde Polonia a la zona occidental de Rusia, con un clima más continental, las inundaciones también están disminuyendo, debido a la reducción en la profundidad de las capas de nieve en invierno como consecuencia del aumento de las temperaturas.

“Hay patrones de cambio de inundaciones consistentes en toda Europa y están en la misma línea que las previsiones de cambio climático a gran escala. Esto indica que ya estamos en medio del cambio climático”, afirma Günter Blöschl, líder del equipo investigador.

España, bajo la DANA

En la mayor parte de España, se ha observado una disminución de la magnitud de las inundaciones en las últimas décadas. La corriente en chorro subtropical del hemisferio norte también está ascendiendo en latitud, modificando las trayectorias de las tormentas que normalmente provocan las inundaciones en la Península.

Además, en un estudio anterior a escala nacional, realizado por la UPM, también se atribuyó la reducción de la magnitud de las inundaciones en España al aumento de las tasas de evaporación por el incremento de las temperaturas, provocando que los suelos estén más secos al inicio de las tormentas.

[blockquote align=»left» author=»Luis Mediero (UPM)»]Se espera un aumento en la magnitud de las inundaciones pluviales en zonas urbanas y fluviales en barrancos y ramblas[/blockquote]

“Estos cambios se producen en ríos con cuencas vertientes de tamaño medio y grande, ya que la base de datos utilizada no incluye las cuencas más pequeñas de unos pocos kilómetros cuadrados, que normalmente no están monitorizadas”, explica Luis Mediero. “En estas cuencas más pequeñas”, continúa, “las inundaciones están provocadas por tormentas convectivas de corta duración y gran intensidad», explica a la Agencia Sinc. «Con el cambio climático se espera que estas tormentas sean más severas, ya que al aumentar las temperaturas, el aire es capaz de almacenar una mayor cantidad de vapor de agua. Por tanto, se espera un aumento en la magnitud de las inundaciones pluviales en zonas urbanas y fluviales en barrancos y ramblas”.

Químicos en agua de lluvia | M.V., Masoner
Químicos en agua de lluvia | M.V., Masoner

Esto tiene como consecuencia, no sólo los destrozos y víctimas en zonas donde típicamente se ha hablado de la ‘gota fría’.  Sino un arrastre de sustancias contaminantes hacia el mar, dando lugar a episodios de contaminación por bacterias en playas en determinados momentos.

Sin embargo, estas tendencias no se pueden extrapolar fácilmente en el futuro más inmediato, para los próximos años. “Las condiciones atmosféricas no son estables en el tiempo, es decir, todos los años no llueve lo mismo, ni en la misma fecha. Por ello, la variabilidad del clima y de los eventos meteorológicos extremos puede provocar oscilaciones de periodos más húmedos con inundaciones de mayor magnitud, seguidos de periodos más secos con inundaciones más leves”, declara Luis Mediero.

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente