Newtral


El riesgo de repetir la aritmética en el Congreso
Siguiente

El riesgo de repetir la aritmética en el Congreso

Por el momento, las encuestas no auguran grandes cambios en la distribución de los asientos en el Congreso de los Diputados después de las elecciones del 10 de noviembre ¿Qué consecuencias tendría?

Pedro Sánchez en su última intervención en el Congreso | EFE

Junto con la baja participación, uno de los principales temores que acarrea la repetición electoral de 10 de noviembre es que todo quede como estaba. A la espera de conocer más resultados demoscópicos que midan la intención de voto de los ciudadanos tras demostrarse la incapacidad de los políticos para llegar a un acuerdo, quedan los estudios que elaboran un promedio de los sondeos desde abril, como el que calcula Kiko Llaneras en El País, y los primeros paneles de Electomanía.

¿Por qué es importante?

El 28 de abril, el PSOE logró sumar 123 escaños. Los socialistas obtuvieron un gran margen -sin llegar a sumar el doble de escaños– sobre el PP, que consiguió 66, pero la suma con su entonces “socio preferente”, Unidas Podemos, más los escaños obtenidos por En Comú Podem, llegaba a 165, a 11 escaños de los 176. Como se ha podido comprobar, la aritmética no era del todo favorable pero tampoco ha sido posible el entendimientoDe acuerdo con Llaneras, el compendio de encuestas apuntaría a los 134 diputados, seguido por el PP (83), Cs (42), UP (36) y Vox (18). Esto dibuja unas mayorías muy similares a las actuales, puesto que el PSOE podría sumar con la formación morada y ERC, pero también llegar a la mayoría con Ciudadanos. Según el panel de Electomanía del 19 de septiembre, la representación del socialismo en el Congreso bajaría a 115 diputados. El PP remontaría de los 66 a los 93 escaños y en cambio los naranjas perderían 12 escaños con respecto a los 57 cosechados en abril. Unidas Podemos registraría un descenso de 4 sillones.

¿Cuál es el contexto?

El divorcio entre Unidas Podemos y el PSOE es más tumultuoso que nunca. Si bien durante los cinco meses de bloqueo y escasas negociaciones, el tono de los intercambios de mensajes en medios ha sido de todo menos amable. Pero en este punto, los ataques entre los secretarios generales del PSOE, Pedro Sánchez, y de Podemos, Pablo Iglesias, se acentúan a medida que se acercan las elecciones y que crece la llamada batalla por el relato. 

Si Sánchez decía el jueves en laSexta que “no dormiría tranquilo” si hubiera concedido los ministerios que pedían los morados, Iglesias replicaba el viernes que se cambiara de colchón. “Pedro me mintió, me dijo antes y después de las elecciones generales que haríamos un gobierno de coalición y yo confié en él», afirmó en una entrevista en Antena 3.

¿Qué hay que tener en cuenta?

Los trasvases de votantes son otra obsesión de los partidos en este contexto. De acuerdo con el panel de Electomanía, que también publicó el lunes una estimación de escaños, Sánchez perdería seis diputados, los mismos que ganaría Ciudadanos. Pero la previsión de los partidos, que trabajan con las encuestas anteriores a la repetición de elecciones y el CIS, es diferente, y divisan una sangría de apoyos para los naranjas. Llaneras advierte de que “las señales de entusiasmo y convicción son volátiles cuando no hay elecciones”, por lo que los buenos augurios para la izquierda del recuento de encuestas anteriores pueden contrastar con las que se publiquen tras el anuncio del adelanto electoral.

#Fact 

Parece que 123 es una cifra recurrente en el hemiciclo español. Tras las elecciones de diciembre de 2015, el PP de Mariano Rajoy consiguió 123 diputados, con los que tampoco pudo formar Gobierno.


¿Superará el PSOE los 123 escaños obtenidos en las elecciones del 28 de abril?
Descárgate Pronóstika
iOS | Android

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente