Newtral


El reloj de la investidura: los plazos para elegir presidente
Siguiente

El reloj de la investidura: los plazos para elegir presidente

Mientras Pedro Sánchez sigue buscando apoyos para su investidura como presidente del Gobierno, los partidos aguardan a que la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, fije la fecha para la sesión en el pleno. Tras la constitución de las Cortes, el pasado 21 de mayo, el Rey inició la ronda de contactos con las formaciones políticas para proponer a un candidato a presidir el Gobierno, tal y como indica el artículo 99 de la Constitución. El elegido fue Pedro Sánchez, que anunció en rueda de prensa que aceptaba el encargo del Monarca. Desde el pasado 11 de junio, la iniciativa aguarda su debate en el Pleno. 

El «reloj de la democracia»

Una vez que Felipe VI ha propuesto candidato, el siguiente paso es la convocatoria del Pleno. Pero es Batet quien controla los tiempos. Nada dice el reglamento de la Cámara Baja sobre cuándo debe celebrarse el Pleno. El artículo 170 solo señala que «una vez recibida en el Congreso la propuesta de candidato a la Presidencia del Gobierno, el Presidente de la Cámara convocará el Pleno».

Es por ello que, sobre el papel, la socialista puede demorarse cuanto quiera en convocar el Pleno de investidura de Sánchez, aunque lo lógico es que se fije lo antes posible, en cuanto el candidato haya logrado los apoyos. La portavoz del Gobierno en funciones, Isabel Celaá, ha dicho este jueves que «julio debiera ser un tiempo razonable para poder hacer la investidura«.

Pero hay un reloj que sí se pondrá en funcionamiento: cuando Sánchez se someta a la investidura, si no logra los apoyos suficientes, se abrirá un plazo de dos meses para que el Rey proponga a cuantos candidatos considere y alguno de ellos logre la confianza de la Cámara. De no ser así, se tendrían que convocar nuevas elecciones. Es lo que ocurrió en 2016 tras la investidura fallida de Pedro Sánchez, que aceptó ser candidato después de que el candidato más votado, Mariano Rajoy, declinase el ofrecimiento del Rey. Así se puso en funcionamiento «el reloj de la democracia», tal y como marca la Constitución.

Constitución Española. Artículo 99

Si transcurrido el plazo de dos meses, a partir de la primera votación de investidura, ningún candidato hubiere obtenido la confianza del Congreso, el Rey disolverá ambas Cámaras y convocará nuevas elecciones con el refrendo del Presidente del Congreso.

El Pleno de investidura

Una vez convocado, su funcionamiento está regulado en los artículos 170 a 172 del Reglamento del Congreso. En primer lugar, el candidato a presidente del Gobierno expone ante la Cámara su programa de Gobierno y solicita al Congreso la confianza para hacerlo. No tiene límite de tiempo para hacerlo.

Después responden los representantes de los distintos grupos parlamentarios, de menor a mayor número de diputados, para exponer su posición y debatir con el candidato. Tienen un turno de 30 minutos y una segunda intervención de otros 10 minutos. Sánchez puede responder uno a uno o a todos de forma agrupada.

Tras el debate, hay una primera votación, en la que el candidato necesita el apoyo de la mayoría absoluta de la Cámara (176 diputados) para ser elegido presidente del Gobierno. Si no la obtiene, hay una nueva votación pasadas 48 horas. En esta segunda vuelta basta con que el candidato logre más votos a favor que en contra, la mayoría simple. Si tampoco lo logra, el reloj comienza a correr.

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente