Newtral
El aire se queda pequeño: ¿por qué el 5G me ha desintonizado la tele?
Siguiente

El aire se queda pequeño: ¿por qué el 5G me ha desintonizado la tele?

España está volviendo a resintonizar sus televisores. Tiene que ver con el llamado segundo dividendo digital y la progresiva implantación de las redes de telefonía 5G. Te explicamos qué cambia y qué queda igual en la TV. Y por que las ondas del teléfono del futuro son como el vuelo de un colibrí.



Hubo un tiempo (con y sin TV) en que el mundo se comunicaba mediante palomas mensajeras. Al menos, una parte del mundo, normalmente, en guerra. Fue el primer uso de los cielos para transportar mensajes. No habría, hoy, palomas en el universo para transportar los teras y teras de datos que nos intercambiamos por el aire cada día los humanos. Sobre todo con el móvil.

El vacío de nuestros cielos se queda pequeño. Pero en una carrera infinita por conquistar el éter, hemos conseguido achicar y achicar esas palomas que son las ondas para que nos quepa cada vez más información. Valga esta metáfora para explicar qué ocurre en la sopa de ondas en que vivimos instalados en la era de la comunicación instantánea. Toca hacer un hueco en el aire a las redes 5G, aunque no sólo.

«El motivo lo va creando la necesidad», aclara a Newtral.es Noelia Miranda, responsable de Desarrollo Técnico y Formación del Colegio Oficial de Ingenieros de Telecomunicación.»Es una novedad el uso de bandas milimétricas en telefonía móvil», precisa.

¿Qué es eso de las ondas milimétricas?

Cuando hablamos de ondas milimétricas estamos refiriéndonos, literalmente, a ondas entre cuyas crestas y valles hay apenas milímetros. Es decir, son vibraciones de electricidad y magnetismo (no sonidos, no necesitan de un medio y el éter no es más que un recurso literario) que se propagan agitándose muy rápido.

Eso la diferencia de las ondas métricas, como las de la radiodifusión convencional. Vibran con menos energía, pero con ondulaciones más largas, lo que las hace llegar más lejos. El problema de estas es que en ellas cabe menos información, menos datos, menos matices de sonido o imagen.

La mejor manera de visualizarlo es con la metáfora que planteamos en el vídeo que encabeza esta información. Piensa que es la diferencia entre el batir largo de alas de un ganso, que llega muy lejos, y el frenético de un colibrí, que no suelen hacer grandes migraciones.

La cobertura de una antena del futuro 5G será menor, si emite con frecuencias más altas. Pero se espera combinar varias celdas y tecnologías de seguimiento de nuestros dispositivos.

Ese ‘aire’, en sentido figurado, tiene un hueco limitado para nuestro humano disfrute radioeléctrico. Es lo que llamamos espectro, un conjunto de ondas que podemos usar para emitir y recibir señales. Un trozo del espectro se ve muy gráficamente en los antiguos diales de las radios analógicas.

La banda de FM, por ejemplo, va de los 88,0 MHz (88 millones de ciclos de onda por segundo) a los 108,0 MHz. La UHF, donde emite la televisión terrestre, está un poco más a la derecha del dial. Son ondas que miden metros.

Eso apenas ha cambiado en años. Pero el crecimiento de la telefonía móvil en los últimos 25 años ha hecho muy golosos algunos de los espacios ocupados hasta ahora por la televisión.

¿Voy a tener menos canales de TV por hacer hueco al móvil?

No. «Consumimos más datos, pero para recibir más y en menos tiempo necesitamos más capacidad. Las bandas bajas son muy buenas para dar cobertura pero tienen poco ancho», precisa Miranda. Es decir, cabe menos información en ellas.

«Las milimétricas tienen menos capacidad de propagación pero el ancho es enorme». ¿En qué se traduce esto? En que tenemos que desplazar a la izquierda del dial a algunos de nuestros canales de televisión terrestre para hacer hueco, a la derecha, con ondas más cortas y energéticas (milimétricas) para el móvil.

Varias cadenas emitirán, ahora, en un número de canal menor. Nada que ver con el número del mando. Eso lo elige cada cual en su televisor.

Es decir, de cara a la recepción de la tele no cambia nada más que el lugar donde se sintoniza. Hay que adaptar antenas, ni siquiera reorientarlas. La calidad de la señal será la misma. Si acaso, esta llegará un poquito más lejos en algunos casos.

¿El 5G va a llegar por la antena de la tele?

No. Nada que ver con la TDT. Por ahora puede funcionar sobre la infraestructura actual. Y habrá que instalar nuevas antenas emisoras o celdas.

«Ir a un despliegue único de 5G será gradual. Hay una red que hay que mantener, con sus inversiones y amortizarlas, como pasó con el resto de redes», precisa la ingeniera.

El interior de Torrespaña antes del inicio de la emisiones de la TDT en 2010 | Cellnex

Una de las peculiaridades del 5G es que puede operar con unas señales mucho más dirigidas. A diferencia de las redes actuales, cuyas antenas emiten en todas las direcciones, tratando de ganar la máxima cobertura, es posible lanzar haces de ondas mucho más dirigidos hacia un dispositivo.

Hay que tener en cuenta que las frecuencias altas (ondas más cortas) se atenúan con más facilidad según van recorriendo un espacio, pese a ser más energéticas y portar más datos. Se cansan antes, siguiendo con la metáfora del colibrí.

«Al final, la cobertura se conseguirá combinando varias celdas, como hasta ahora. Hay celdas que dan cobertura en el interior, en el 5G también existirá eso», precisa Miranda. «Dependiendo de la banda de frecuencias de cada zona, será más o menos punto a punto».

¿Y lo de la TDT de nueva generación?

No tiene nada que ver con este proceso.  «Este es un proceso que viene de un mandato europeo (referido al llamado segundo dividendo digital). El real decreto que regula la liberación de la banda promueve que en el futuro tengamos la llamada HDDTV, pero son procesos distintos».

La radiación 5G y la salud

La evidencia científica señala que la exposición esperada a las radiaciones no suponen un peligro. Pero eso no quita para que haya despertado recelos, ya que promete un despliegue nunca conocido de antenas y dispositivos pequeños por todos sitios.

Como contamos aquí, con el 5G se están repitiendo los miedos, ya desmontados, a partir del despliegue de una nueva tecnología, como ocurrió con las antenas del GSM, el 3G y el 4G después, además del wifi. Y ninguna de estas, con base a estudios epidemiológicos, ha devastado poblaciones, algo esperable dado a su despliegue a nivel global.

El propio Colegio Oficial de Ingenieros de Telecomunicación lo ha confirmado en un estudio publicado este 19 de febrero.




3 Comentarios

  • No portan más datos porque sean más energéticas, sino porque el ancho de banda utilizado es mayor y eso significa más cantidad de datos. No es lo mismo ocupar 20 MHz en 400 MHz, que es un 5% de ancho de banda, que ocupar 1 GHz en 300 GHz, que es un 0.3% de ancho de banda, pero tiene mucho más espacio para datos.

  • Creo que esta frase es incorrecta “a banda de FM, por ejemplo, va de los 88,0 MHz (88 millones de ciclos de onda por segundo) a los 108,0 MHz. La UHF, donde emite la televisión terrestre, está un poco más a la derecha del dial. Son ondas que miden metros.”
    La banda de VHF, donde está la FM tiene una longitud de onda de 10-1m. Se conocen como ondas métricas
    La banda de UHF, donde se sitúa la TDT, tiene una longitud de onda entre 1 m y 10 cm. Se conocen como ondas centimetricas

    • Decimétricas. Las ondas entre 300 MHz y 3 GHz reciben el nombre de decimétricas, las que van de 3 GHz a 30 GHz, centimétricas y las que van de 30 GHz a 300 GHz milimétricas. Es la banda conocida como «microondas»

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente