Newtral
Derecho a subsidio durante la crisis del coronavirus para las empleadas del hogar: preguntas y respuestas
Siguiente

Derecho a subsidio durante la crisis del coronavirus para las empleadas del hogar: preguntas y respuestas

Te explicamos en qué consiste el subsidio extraordinario para empleadas del hogar, un colectivo feminizado y sin derecho a paro

Foto: Olga Berrios (Flickr)

La Organización Internacional del Trabajo, organismo dependiente de las Naciones Unidas, define el empleo del hogar como “el trabajo realizado para o dentro de un hogar o varios hogares”.

“Puede incluir tareas como limpiar la casa, cocinar, lavar y planchar la ropa, el cuidado de los niños, ancianos o enfermos de una familia, jardinería, vigilancia de la casa, desempeñarse como chófer de la familia, e incluso cuidando los animales domésticos”, explica la OIT en su documento “Convenio sobre las trabajadoras y los trabajadores domésticos”, del 6 de junio de 2011 —también conocido como Convenio 189—.

Este colectivo en España, entre otras cuestiones, no tiene derecho a prestación económica por desempleo, por lo que se considera que es uno de los más vulnerables por su desprotección.

Este miércoles 1 de abril, tras anunciarlo el martes en el Consejo de Ministros y Ministras, el Gobierno publicaba en el Boletín Oficial del Estado (BOE) el Real Decreto por el que se crea un subsidio extraordinario para empleadas del hogar que se queden sin trabajo (de manera total o parcial) con motivo de la crisis sanitaria. Te lo explicamos. 

¿Quiénes podrán beneficiarse de esta medida?

Según los últimos datos disponibles del Instituto Nacional de Estadística (INE), correspondientes al último trimestre de 2019, en España hay 580.600 empleadas del hogar. Es un colectivo feminizado, ya que, según los datos de la Encuesta de Población Activa del INE, el 86,4% son mujeres —501.800 trabajadoras domésticas frente a 78.800 trabajadores domésticos—.

Si acudimos a los datos de afiliación de la Seguridad Social de diciembre de 2019, observamos que había 396.626 empleadas del hogar. Es decir, que el 68,3% estarían dadas de alta en la Seguridad Social, mientras que el 31,7% trabajarían en situación irregular.

Según los datos de afiliados a la Seguridad Social hasta mediados de febrero de 2020 —últimos datos disponibles—, había 394.171 trabajadoras domésticas dadas de alta. Son ellas quienes podrían beneficiarse de la medida, ya que según el Real Decreto-ley 11/2020, del 31 de marzo, tendrán derecho a este subsidio aquellas empleadas del hogar que estuviesen dadas de alta en la Seguridad Social antes del 14 de marzo, día en que se decreta el estado de alarma.

Edith Espínola, portavoz de Servicio Doméstico Activo (SEDOAC), explica a Newtral.es que esta medida “es insuficiente: llega tarde y no contempla a todas las trabajadoras del hogar”. Espínola opina que “están tratando de paliar una situación” que el colectivo de empleadas del hogar “lleva años denunciando”: “No tenemos derecho a paro, 1 de cada 3 no tenemos contrato, y somos un colectivo especialmente vulnerable no solo por estar feminizado, sino porque la mayoría somos mujeres migrantes”, añade.

¿Por qué el de las empleadas domésticas es un colectivo sin derecho a paro?

El colectivo de empleadas del hogar o trabajadoras domésticas tiene lo que se denomina una “relación laboral de carácter especial”. “La propia regulación de la Seguridad Social las excluye del régimen general: no cotizan por desempleo”, explica Virginia Castillo, abogada especializada en Derecho Laboral.

El abogado laboralista Natxo Parra, del Col·lectiu Ronda, lo resume de esta manera en conversación con Newtral.es: “Cualquier persona, cuando cotiza, destina una pequeña parte de su salario al desempleo, es decir, hay una parte de tu nómina que te descuentan como cuota de Seguridad Social. En el caso de las trabajadoras domésticas no existe esa cotización, por tanto, no existe el derecho a paro”.

Esta actividad se desarrolla en el ámbito privado (domicilios), por lo que, tal y como apunta Castillo, “es complicado que la Inspección de Trabajo pueda llegar al domicilio privado y ver si estas trabajadoras están dadas de alta o en situación irregular”.

¿En qué consiste el subsidio extraordinario?

La medida aprobada por el Gobierno consiste en una prestación económica del 70% de su base de cotización y tendrá como tope el Salario Mínimo Interprofesional (SMI), que actualmente es de 950 euros.

Tal y como explica Natxo Parra, “la base reguladora es solo lo que se cotiza, lo que se declara, por lo que solo está integrada por aquello que te pagan en A, no por lo que te pagan en B”.

Parra señala esta cuestión, aunque pueda parecer obvia porque, según detalla, “es común en esta actividad tener a una empleada trabajando cuatro horas cada día en una casa, pero solo la tienen dada de alta dos horas”: “Cuando se haga el cálculo de esta prestación, solo se hará con lo declarado. Hay una bolsa importante de trabajadoras en esta situación: cobran más de lo que se declara por ellas por lo que, evidentemente, verán menguado su subsidio”.

Este subsidio, según el Real Decreto, podrá ser percibido cuando el cese de la actividad sea total o parcial. Esto implica que aquellas trabajadoras pluriempleadas podrán acceder a este subsidio aunque solo hayan cesado su actividad en uno de los empleos, y no en todos.

Esta figura es frecuente entre las empleadas del hogar porque pueden trabajar para varios domicilios. Si se da este caso, la prestación económica será proporcional: “Por ejemplo, si dejas de trabajar en un domicilio pero sigues trabajando en otros dos, tienes derecho a cobrar la parte proporcional de prestación por ese domicilio en el que has dejado de trabajar, es decir, por los ingresos que pierdes. Siempre y cuando, entre los ingresos de los domicilios en los que sigues trabajando y el subsidio no superes el SMI”, explica Natxo Parra.

El Real Decreto establece que percibir esta prestación será incompatible con “el subsidio por incapacidad temporal y con el permiso retribuido recuperable”.

¿Qué es necesario para acceder a este subsidio?

El derecho a este subsidio está vinculado al cese de actividad por la crisis del COVID-19. Esta disminución total o parcial de servicios deberá acreditarse “por medio de una declaración responsable, firmada por la persona empleadora o personas empleadoras”.

Este cese de la actividad puede ser temporal (mientras dure el estado de alarma) o definitivo (en caso de que el empleador decida extinguir el contrato de la trabajadora). En el primer caso, “el empleador comunica por escrito a la trabajadora que se cesa temporalmente el contrato”, apunta la abogada laboralista Virginia Castillo.

En este sentido, “hay ciertas garantías para ambas partes”: “El empleador no tiene que pagar la indemnización correspondiente a un desistimiento; la trabajadora, por su parte, no pierde antigüedad y sabe que puede reincorporarse a su empleo”, apunta Natxo Parra.

En el segundo caso, es decir, si el empleador extingue el contrato de manera definitiva, las empleadas no podrían reincorporarse, pero tendrían derecho a una indemnización de siete días por año trabajado en caso de desistimiento o de 20 si es un despido improcedente.

La diferencia entre desistimiento y despido, según detalla a Newtral.es el abogado laboralista Miguel Ángel Soler, es que “el desistimiento requiere que se comunique con un preaviso y que se haga por escrito”. “Si se incumple alguna de estas cuestiones, sería improcedente y, por tanto pasaría a ser un despido, lo que conllevaría una indemnización de 20 días por año trabajado en vez de siete”, añade Soler.

En caso de que se extinga el contrato de manera definitiva, las empleadas deberán acreditarlo “por medio de carta de despido, comunicación del desistimiento de la empleadora o empleador, o documentación acreditativa de la baja en el Sistema Especial de Empleados del Hogar del Régimen General de la Seguridad Social”, tal y como recoge el Real Decreto.

Edith Espínola, portavoz de SEDOAC, advierte de “la situación en la que están las empleadas internas”: “Es probable que muchos empleadores, para ahorrarse el salario de este mes o estos meses, hagan un desistimiento de sus empleadas. Pero ellas viven en esas casas, por lo que cobrarán del SEPE pero tendrán que seguir trabajando en esos domicilios. Esto significa que si se produce una situación de abuso laboral, no tendrán derecho a reclamar nada porque, a efectos legales, no están trabajando”.

Respecto a esto, Parra señala que “sería un fraude”, pero que “no es descartable que ocurra”.

Tal y como aclara la abogada Castillo, «todavía está pendiente que el SEPE establezca los trámites para solicitarlo, tiene un mes para establecer la forma de tramitación». Una vez que se indique cómo se tiene que tramitar, las empleadas tendrán 20 días para solicitarlo.

¿Cubre a todas las empleadas domésticas?

No. Solo a aquellas que estuviesen dadas de alta en la Seguridad Social antes del 14 de marzo de 2020, día en el que se decretó el estado de alarma. Por tanto, las empleadas domésticas que no estuviesen dadas de alta antes del 14 —es decir, trabajando pero en situación irregular— no tendrán derecho al subsidio.

Si el desistimiento o despido se produjo, por ejemplo, el 9, 10, 11, 12 o 13 de marzo, estas empleadas no tendrían derecho al subsidio

Edith Espínola señala que, “aunque pueda ser una situación minoritaria, puede haber ocurrido que haya familias que ya antes del 14, al decretarse el cierre de colegios e imponerse el teletrabajo, hayan considerado que querían prescindir de la empleada doméstica”. Así, si el desistimiento o despido se produjo, por ejemplo, el 9, 10, 11, 12 o 13 de marzo, estas empleadas no tendrían derecho al subsidio.

El abogado Natxo Parra confirma lo que señala la portavoz de SEDOAC: “La disposición transitoria tercera del decreto establece el carácter retroactivo de este subsidio, pero dice específicamente que tendrá carácter reatroactivo siempre y cuando la extinción se hubiera producido posteriormente al 14 de marzo”. Es decir: tienen derecho a la prestación aquellas empleadas cuya actividad haya cesado o disminuido a partir del 14, aunque la entrada en vigor de estas medidas se produzca este miércoles 1 de abril (carácter retroactivo), pero no contempla carácter retroactivo antes del 14 de marzo.

¿Por qué las empleadas domésticas exigen la ratificación del Convenio 189 de la OIT?

En junio de 2018, el Gobierno socialista —recién llegado a Moncloa— anunciaba su intención de ratificar el Convenio 189 de la OIT. Sin embargo, aún no se ha producido. La ratificación de dicho convenio —una reclamación histórica de las empleadas del hogar y del movimiento feminista— conllevaría, entre otras cuestiones, el derecho a una prestación económica por desempleo, como establece el artículo 14:

“Todo Miembro, teniendo debidamente en cuenta las características específicas del trabajo doméstico y actuando en conformidad con la legislación nacional, deberá adoptar medidas apropiadas a fin de asegurar que los trabajadores domésticos disfruten de condiciones no menos favorables que las condiciones aplicables a los trabajadores en general con respecto a la protección de la seguridad social, inclusive en lo relativo a la maternidad”.

[Puedes consultar aquí una explicación detallada del Convenio 189 de la OIT]

Fuentes consultadas:

  • Natxo Parra, abogado laboralista del Col·lectiu Ronda
  • Virginia Castillo, abogada especializada en Derecho Laboral
  • Edith Espínola, empleada del hogar y portavoz de la asociación Servicio Doméstico Activo (SEDOAC)
  • Miguel Ángel Soler, abogado laboralista
  • Real Decreto-ley 11/2020, del 31 de marzo, por el que se adoptan medidas urgentes complementarias en el ámbito social y económico para hacer frente al COVID-19
  • Convenio 189 de la Organización Internacional del Trabajo

117 Comentarios

  • Hola hace 9 años trabajo en casa de empleada de hogar debido al covi 19 me despidieron nunca me dieron de alta 9 horas semanales tengo algún derecho?

  • Hola, envié mis documentos para pedir el subsidio, por sobre certificado que llego el 20 de mayo a la dirección de Madrid que ponía en la pagina del SEPE. Me gustaría saber si hay alguien más que lo halla solicitado así y que ya halla cobrado, gracias.

    • Hola Priscilla. Lamentablemente no hemos cobrado ninguna el subsidio de las empleadas del hogar..

  • No sé que hacer mis jefes hoy me llamaron y me dice que vuelva la trabajo..pero que trabaje hasta diciembre… Sin salida..por según ellos si salgo me contagió de coronavirus… Yo sé que no es necesario salir…pero el lo producto que desifecation de verduras,frutas, abaroteria, están los virus..así tenga que pedir delivery.. no entienden mis jefes..no se que hacer la verdad si el ministro de trabajo permite trabajar así de largó a las trabajadoras del hogar..

  • boy a solicitar el subsidio par las empleada del hogar en este periodo de estado de alarmacn fecha 20 de junio y quiero solicitar la baja y quiero saber si me la ban a conseder ¿ gracias

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente