Newtral


No hay planeta B, sí hay cumbre B
Siguiente

No hay planeta B, sí hay cumbre B

Fuera de lo que consideran el «encorsetamiento de la COP25», parte del activismo ha organizado una semana de movilizaciones y talleres en Madrid. La primera se ha producido el mismo día inaugural.


Este lunes, casi mientras el Presidente del Gobierno en funciones Pedro Sánchez celebraba simbólicamente su brindis oficial en el interior de Ifema, un grupo de activistas se plantaba en la puerta principal del recinto. Y dio comienzo la otra canción de la cumbre: «contra la extinción, rebelión».

Porque Madrid será, sobre todo desde el próximo viernes, el escenario B de la Cumbre Social del Clima que tendrá por plataforma principal Chile. Naciones Unidas acoge en España, por un lado, las reuniones técnicas y políticas (el llamado espacio azul) y también a activistas –llamémosles, veteranos, como WWF, Greenpeace, etc.– y empresas (espacio verde).

Y es que, aunque lo han bautizado como azul, dentro de los pabellones el silencio gris enmoquetado dibuja la COP25 más institucional, bajo el zumbido permanente del sistema de calefacción ‘al ralentí’. Un Fitur climático de stands que ponen algo de color circundando la sala del plenario, donde esta tarde Pedro Sánchez ha ejercido de maestro de ceremonias, en una cumbre presidida remotamente desde Chile.

Sustaina Claus | M.V.
La COP25 tiene algo de feria. Una especie de Fitur climático por países.  Aquí, el Sustaina Claus, un actor recurrente en las cumbres.

Pero fuera se prepara una cumbre paralela al margen del circuito organizativo, en la que los protagonistas serán claramente el movimiento de Fridays For Future –con Greta Thunberg a la cabeza– y Extinction Rebellion, protagonistas del primer aperitivo celebrado a las 17:00, simultáneamente, en varias ciudades. En Madrid, sin incidentes, entre cánticos y tras pancartas y voces políglotas.

«Hemos venido a darle la bienvenida a los políticos», cuenta a Newtral Saúl Flores, portavoz de la organización en España. Centra el foco esta organización global, que considera que los estados han desprotegido a la población más vulnerable.

El centenar de manifestantes, concentrados ‘espontáneamente’ banderas en mano, ha coreado sus habituales cánticos que culminarán el próximo día 7 en «una gran acción (secreta) pacífica» en Madrid.

«Queremos dejar claro que la ciudadanía está exigiendo a los políticos que no pierdan más el tiempo y que legislen en pro de una justicia social y climática», precisa Flores.

«La paz de la Tierra, en peligro»

La mañana ha arrancado en Ifema con otra apelación, no muy diferente, a la clase política presente en Madrid. En palabras del presidente del Panel Intergubernamental de Científicos del Cambio Climático (IPCC) Hoesung Lee: «Las malas decisiones que se tomen (…) pondrán en grave peligro la paz de la Tierra».

Extinction Rebellion promete acciones pacíficas y contundentes a lo largo de los próximos días

En línea de lo publicado en su último informe, «no estamos haciendo lo suficiente para combatir esta crisis; ni nos acercamos». Mensaje coincidente con los grupos ecologistas presentes dentro y fuera de la COP25.

El secretario general de la ONU, António Guterres, ha continuado: «Para hacer frente a la emergencia climática tenemos que cambiar la manera en que hacemos los negocios, la manera en que generamos la electricidad y construimos las ciudades, nos movemos y alimentamos el mundo». Y no ha dudado en dejar claro que para ello es necesario dejar los combustibles fósiles «bajo tierra».

Sánchez: «Sólo un puñado de fanáticos niega el cambio climático»

El presidente en funciones Pedro Sánchez ha destacado este lunes el compromiso de España en su lucha contra el cambio climático, conforme a los acuerdos de París.

«Sólo un puñado de fanáticos niega ya la evidencia del cambio climático», ha dicho para recalcar después el compromiso de España por ser neutral en carbono en 2050 y reducir sus emisiones «un 20% respecto a 1990». Algo que no es nuevo y que organizaciones ecologistas piden que se eleve hasta el 55%.

Los deberes de la Cumbre de Madrid

El mundo de la investigación y del activismo climático pone deberes a los dos centenares de países presentes en el Ifema de Madrid del 2 al 13 de diciembre. Es la última oportunidad para ejecutar los Acuerdos de París, ¿pero se han quedado cortos?.

«No es suficientemente bueno», decía una de las activistas concentradas en la puerta de la COP25 esta tarde mientras Sánchez se dirigía a la prensa dentro. Extinction Rebellion es clara: «Cero emisiones de gases de efecto invernadero en 2025 y que digan la verdad sobre crisis climática y ecológica», señala Flores.

En el terreno de las «mentiras climáticas» sitúan a mandatarios como Donald Trump. Su país ha estado este lunes en Madrid encarnado por la presidenta de la Cámara de Representantes Nancy Pelosi.

La tercera autoridad del país norteamericano, que se ha visto con Pedro Sánchez, ha sido contundente: «Estados Unidos sigue dentro». A pesar de que Trump inició el mes pasado los trámites para abandonar el acuerdo de París, no estará fuera hasta dentro de un año y no parece que vaya a mantener una posición de bloqueo en las negociaciones de Madrid de la semana que viene.

La contracumbre, desde día 6

La performance a la entrada de Ifema ha sido el particular calentamiento para una semana de acciones que tendrán por eje una el día 7 en Madrid, un día después de la manifestación de la juventud, con Fridays for Future, a la que está previsto que acuda la activista Greta Thunberg, procedente de Lisboa.

Las protestas se han convocado en más de 1.700 localidades, según la organización, aunque en el caso concreto de Madrid Santiago de Chile, los actos se concentrarán el viernes 6 de diciembre. En la capital española esperan igualar al menos los 150.000 participantes de la concentración de septiembre.

«Buscamos salvaguardar nuestro futuro, ahora mismo en cuestión», explican, por su parte, desde la organización de la Cumbre Social, que pretende huir de la rigidez institucional de la COP25.

«Basta de miedos electorales, de medidas a corto plazo y de engaños oportunistas. Exigimos el derecho a la vida: somos la naturaleza que se defiende a sí misma».

Exigimos el derecho a la vida: somos la naturaleza que se defiende a sí misma

Cumbre Social del Clima

Si el presidente Piñera consideró que las calles de Chile no eran aptas para la cumbre, la llamada Cumbre Social mantendrá su escenario en tierras andinas al que se suma Madrid. Señalando al eurocentrismo, las manifestaciones del día 6 se mantendrán a ambas orillas del Atlántico.

2020 Rebelión por el Clima aglutina una treintena de organizaciones ecologistas que preparan charlas, talleres y acciones, dentro y al margen de la organización, que les cede espacios tanto en la zona verde de Ifema como el Paseo de Recoletos.

Del 7 al 13 de diciembre, la Cumbre Social ha preparado un programa de actividades que van de: una plantación popular de árboles en Colonia Jardín, a talleres de agroecología, narrativas climáticas en el sur global, feminismo e impacto de ls Crisis del clima en comunidades de mujeres o colonialismo eléctrico.

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente