Newtral
La COVID-19 destruye en el mundo el equivalente a más de 400 millones de empleos a tiempo completo
Siguiente

La COVID-19 destruye en el mundo el equivalente a más de 400 millones de empleos a tiempo completo

Según los datos de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), en el segundo trimestre del año ha disminuido la cantidad de horas trabajadas a escala mundial un 14%.

Foto | Christian Bruna (Efe)

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) ha publicado la quinta edición del Observatorio de la OIT: COVID-19 y el mundo del trabajo, en el que alerta del impacto “sin precedentes” de la pandemia en el mercado laboral mundial y de que todavía se “corre el riesgo de ver una pérdida constante de empleos a gran escala”. 

La OIT había estimado en mayo que durante el segundo trimestre del año se perderían un 10,7% de horas de trabajo en todo el mundo, lo que equivaldría a 305 millones de empleos. Sin embargo, con los datos en la mano, el escenario supone “una incidencia mayor de la prevista”, explica la organización.

Finalmente, se ha registrado una disminución de la cantidad de horas de trabajo a escala mundial del 14%, equiparable a 400 millones de empleos a tiempo completo, 100 millones más de lo previsto, recalca la OIT en su informe. 

Además, el 93% de los trabajadores de todo el mundo, es decir, casi la totalidad, siguen residiendo en países que aplican algún tipo de medida de cierre de lugares de trabajo. Una situación que se ha mantenido de forma “estable” desde mediados de marzo aunque las medidas “han sido cada vez más laxas”. 

“En la actualidad, la mayor cantidad de restricciones que afectan a trabajadores y lugares de trabajo se producen en América”, relata la organización. 

El mayor impacto a nivel porcentual se lo lleva el continente americano, que ha perdido un 18,3% de horas de trabajo, frente a la estimación a principios de año del 13,1%. Equivale a 70 millones de empleos a tiempo completo

“Se trata de la mayor pérdida de horas de trabajo en las principales regiones geográficas y de la mayor revisión al alza”, recalca la OIT. Estima, además, que en la subregión de América meridional (América del Sur) en particular, se registró la mayor cantidad de horas de trabajo perdidas en el segundo trimestre, el 20,6%. 

A América le siguen Europa y Asia central. La cantidad de horas de trabajo en el segundo trimestre en ambas regiones disminuyeron en un 13,9%, equiparable a 45 millones de empleos a tiempo completo. 

Después, en Asia y el Pacífico la cantidad total de horas de trabajo perdidas es de alrededor de un 13,5% y equiparable a 235 millones de empleos a tiempo completo, valor superior a la previsión del 10% que se había realizado previamente. 

Por otro lado, la cantidad de horas de trabajo perdidas en los países Árabes en el segundo trimestre de 2020 ha disminuido aproximadamente un 13,2%, equiparable a 8 millones de puestos de trabajo a tiempo completo

Por último, en África la cantidad total de horas de trabajo perdidas es del 12,1%, equiparable a 45 millones de empleos a tiempo completo, lo que representa un aumento del 9,5% con respecto a la anterior estimación. 

Los factores que determinan la pérdida de horas de trabajo, explica la OIT, “varían sustancialmente” dependiendo de los países. Los empleados en situación de baja laboral temporal contribuyeron, en algunos países, “ampliamente a la cantidad de horas de trabajo perdidas”. Sin embargo, en otros, “el factor determinante fue la situación de desempleo e inactividad”. 

Repercusión “desproporcionada” en las mujeres

El informe también pone de manifiesto que “la crisis de la COVID-19 afecta de forma desproporcionada a las mujeres trabajadores de muchas maneras” y que, por este motivo, “existe el riesgo de que se produzca un retroceso con respecto a algunos avances logrados en los últimos decenios” y de que aumente “la desigualdad de género en el mercado laboral”. 

Poniéndole números, al menos el 40% de las mujeres trabajadoras (casi 510 millones en el mundo) lo hacen en los sectores “más afectados” por la pandemia. “En particular los de la hotelería y la alimentación, los comercios al por mayor y al por menor, así como en los servicios inmobiliarios, empresariales, administrativos y productivos”, explica la OIT. Esa proporción es del 36,6 en los hombres. 

Por regiones, la proporción de mujeres que trabajan en los sectores más afectados es particularmente elevada en América Central (58,9%), Asia Sudoriental (48,5%), Europa Meridional (45,8%) y América Meridional (45,5%). 

La OIT también recalca que “la distribución dispar del aumento de la demanda de servicios de atención social durante la crisis” incide de forma desproporcionada también en las mujeres”. 

“En períodos de normalidad, las mujeres llevan a cabo alrededor de tres cuartas partes del trabajo de prestación de cuidados no remunerado. El tiempo que dedican las mujeres a dicho trabajo aumenta si hay niños en el hogar”. 

Perspectiva para la segunda mitad del año

La OIT ha puesto sobre la mesa tres posibles escenarios para la segunda mitad del año, aunque avisa de que en esta ocasión “prever la evolución del mercado laboral es una tarea compleja” debido “a la falta de precedentes para determinar la rapidez a la que pueden recuperarse los mercados laborales frente a una crisis de estas características”. 

Sin embargo, es importante “tener en cuenta varias vías de recuperación posibles” y en este sentido atisba tres casos hipotéticos de cara al futuro: uno más favorable, otro más desfavorable y otro intermedio que le llama “de referencia”. 

En cuanto al caso hipotético más favorable, “la pérdida de horas de trabajo disminuiría hasta 34 millones de empleos a tiempo completo” a finales de año, con tan solo una diferencia del 1,2%  con respecto al cuarto trimestre de 2019. 

El más desfavorable, en cambio, supondría que, aunque se aplicaran medidas de respuesta política más eficaces, se seguiría registrando una pérdida de horas de trabajo a escala mundial de más de 11% o lo que es lo mismo, de 340 millones de empleos a tiempo completo. 

Y por último según el caso hipotético de referencia, la pérdida de horas de trabajo a escala mundial disminuiría frente al valor máximo registrado este segundo trimestre de 2020, hasta alcanzar el 4,9% a final de año.

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente