Newtral
‘Coronabonos’ y medidas económicas de la UE: Preguntas y respuestas
Siguiente

‘Coronabonos’ y medidas económicas de la UE: Preguntas y respuestas

Países como España e Italia piden que la eurozona lance deuda de forma conjunta, mientras que Holanda y Alemania se oponen. Explicamos por qué

Web de la Comisión Europea

El martes 7 de abril se reúne el Eurogrupo, formado por los ministros de Economía y Finanzas de los países de la Zona euro, para presentar propuestas para paliar el impacto económico del coronavirus.

Esta reunión se celebra después de que los distintos países no llegaran a un acuerdo sobre cuáles son las mejores iniciativas para frenar el coronavirus, por lo que se dieron dos semanas de plazo para volver a reunirse y presentar nuevas medidas

Así, el objetivo de la reunión es «presentar propuestas para reforzar la respuesta política de la UE al Covid-19″, según ha asegurado Mário Centeno, el presidente del Eurogrupo, en su cuenta personal de Twitter.

[El Consejo Europeo estudia la emisión de ‘coronabonos’]

¿Qué ocurre con la UE?

En la reunión del martes cada país ofrecerá una propuesta con medidas económicas para poder hacer frente a los problemas que se deriven de las crisis sanitaria del coronavirus.

«Todas las medidas de urgencia que se están tomando por el coronavirus repercuten en el déficit público y, más directamente, en la deuda pública», recuerda a Newtral.es Raymond Torres, director de Coyuntura y Análisis Internacional de Funcas. Es decir, Torres explica que «los Estados van a tener que acudir a los mercados para financiar todos estos los planes de choque económicos». 

Hasta este momento, esa financiación se ha visto facilitada por las políticas económicas que ha lanzado el Banco Central Europeo (BCE), con programas de liquidez y de compra de bonos públicos, pero, el experto de Funcas asegura que «todo el mundo es consciente de que esas medidas no van a ser suficientes si el agujero presupuestario alcanza niveles muy elevados».

[El Banco Central Europeo sale al rescate]

Así, el punto de partida es que las medidas de urgencia disparan el déficit público de los países, y este hay que financiarlo. Hasta el momento ha sido posible con la ayuda del BCE, pero a más largo plazo se va a plantear el problema de cómo financiar ese déficit público si sigue aumentando.

¿Qué es mutualizar la deuda?

Una de las principales discrepancias entre los distintos países de la Eurozona es si aplicar la mutualización de la deuda para hacer frente a las necesidades económicas a raíz del coronavirus.

«Mutualizar la deuda consiste en que toda la deuda que resulte directamente de la crisis sanitaria, de alguna manera, se presente como una deuda europea, de todos los países«, comenta Torres. Así, mutualizar consiste en compartir los costes y los riesgos de emitir deuda.

Esta mutualización se consigue a través de los eurobonos, o como se están renombrando en esta ocasión, coronabonos.

¿Qué son los eurobonos o ‘coronabonos’?

«Los eurobonos -al igual que los coronabonos– serían emisiones de deuda, ya no de cada país, sino del conjunto de países de la eurozona para tener una financiación lo más barata y lo más cómoda posible», comenta Torres.

¿Por qué pide España que se aplique esta medida?

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, junto a los líderes de Francia, Italia, Bélgica, Portugal, Irlanda, Grecia, Eslovenia y Luxemburgo, enviaron una carta a Charles Michel en la que reclaman la implementación de «un instrumento de deuda común emitido por una institución europea» con el que poder hacer frente a la crisis del coronavirus. Es decir, eurobonos.

En la misiva aseguran que es «una crisis global que requiere una respuesta coordinada a nivel europeo», por lo que piden un instrumento para que la búsqueda de fondos en los mercados se pueda hacer con las mismas condiciones para todos los países de la UE.

«Como es una pandemia global y afecta a todos los países, vamos a salir todos a competir por esta deuda pública en el mercado financiero y ocurrirá que si cada país va por su lado, los tipos de interés que conseguirán los menos endeudados como Alemania van a ser mejores que los que consiga España», explica a Newtral.es Josep Lladós, experto en economía internacional y profesor en la Universitat Oberta de Catalunya (UOC).

España tiene mucha deuda pública, por lo que es menos atractiva para los inversores

Esto se debe a que España está muy endeudada -su deuda pública está cercana al 100% del PIB-, lo que hace que sea menos atractiva para los inversores y, por tanto, tenga que pagar un tipo de interés más alto para conseguir esa inversión. Este tipo de interés es lo que llamamos la prima de riesgo y se basa en la confianza que tienen los mercados de que un país va a poder hacer frente a sus obligaciones. 

Para que las primas de riesgo sean más bajas, por un lado estaría recurrir al BCE, que se ha comprometido a comprar la deuda pública necesaria. Por otro lado, cuando esto no sea suficiente, están los mercados. Cuando se mutualiza la deuda, se paga el mismo tipo de interés por la financiación y se comparten los riesgos. Es decir, en caso de que España no pudiera pagar, tiene el aval de Europa detrás, por lo que son operaciones más seguras para los inversores, y por tanto tienen un tipo de interés más bajo.

«Es un problema que no hemos creado nosotros, es exógeno, que no es porque un país haya actuado mal, sino que ha llegado de fuera, entonces ¿por qué cada uno de nosotros hemos de ir a nuestra cuenta y riesgo a buscar financiación cuando todos podemos compartir el riesgo haciendo una emisión de deuda que sea conjunta?», se pregunta Josep Lladós.

Así, pide que se emitan bonos «que no lleven el nombre de Francia, Italia o España, sino de Europa» y que luego el dinero vaya «para los países que lo necesiten». «Esto, que tiene mucha coherencia, es menos atractivo para los países del norte que están menos endeudados y ellos ya pueden entrar en el mercado financiero sin tener que pagar altas primas, con un tipo de interés bajo.

¿Se ha mutualizado la deuda alguna vez?

En 2012 se planteó, pero se opusieron los países que tenían una situación de superávit y no estaban endeudados pese a la situación de crisis económica. «Ha sido una cosa de la que llevamos hablando años. En la anterior crisis también se habló de ello y se propuso pero nunca hubo acuerdo, prácticamente por las mismas razones que ahora: los países que están en mejor situación no quieren mutualizar deuda con aquellos que están en peor situación», explica Torres.

Estos países que están en contra alegan que existen otros mecanismos para financiar a los países como Italia y España: el MEDE.

¿Qué es el MEDE?

Es el Mecanismo Europeo de Estabilidad. «Es el mecanismo de rescate financiero, con un capital de 410.000 millones de euros, pero con una diferencia con respecto a los coronabonos: tiene condiciones. Es decir, se comparten riesgos y hay una mutualización, pero es una mutualización bajo la vigilancia estrecha del MEDE, es como si fuera un rescate», resume Raymond Torres, de Funcas. 

Así, se trata de un sistema de fondos de emergencia que se creó tras la crisis financiera y que vienen a ser fondos de rescate con condiciones. «En caso de que la deuda se financie con el MEDE, ahí sí que recurrirían a ello solo los países del sur, porque los del norte pueden ir directamente al mercado de capitales con un tipo de interés bajo», explica Josep Lladós, el profesor de la UOC.

Torres, por su parte, comenta que los países que se niegan a los coronabonos «como mucho están dispuestos a que se pueda recurrir al MEDE con condicionalidades más suaves que en épocas anteriores«.

«Otra alternativa complementaria al MEDE es el Banco Europeo de Inversiones, que de alguna manera consiga más financiación a los mercados y con esa financiación adicional pueda ayudar a la reconstrucción de los países más afectados, como una financiación para la recuperación de las economías», alega Lladós.

¿Qué países piden los eurobonos y cuáles están en contra?

España e Italia, junto con países como Bélgica, Francia, Portugal, Irlanda, Grecia, Eslovenia y Luxemburgo, abogan por la emisión de deuda mutualizada, argumentando que esta es una crisis que afecta a todos los países pero no es culpa de ninguno, al tiempo que recelan de usar el MEDE por las condiciones que conlleva toda ayuda del fondo de rescate.

En el lado contrario, Holanda -que mantuvo la posición más dura-, Alemania o Austria rechazan la posibilidad de emitir eurobonos por la mutualización de riesgos que conllevan y preferirían que se hiciera uso del MEDE.

«Países como Holanda y Alemania dicen que no quieren mutualizar la deuda porque ellos ya habían hecho esfuerzos anteriormente para tener niveles de deuda muy reducidos, con lo cual, en este momento no encuentran problema de financiación, ni los van a encontrar. No quieren compartir esos coronabonos con otros países que ‘no hayan hecho los deberes'», explica el experto de Funcas.

¿Si se mutualiza la deuda, los países del norte le estarían pagando el coste del coronavirus a los del sur?

«No, pero sí es verdad que el norte aceptaría unas condiciones de financiación peores que las que tendría si va por su cuenta y riesgo», contempla el profesor Lladós. Es decir, ellos tienen más credibilidad en el mercado por lo que les van a dar buenas condiciones, «pero si van de la mano de los países del sur más endeudados, como puede ser España, no van a tener condiciones tan buenas», añade.

Esto se debe a que «mutualizar quiere decir que solidariamente se lanzan bonos desde Europa, y si hay un impago en algún momento de esos eurobonos o coronabonos todos los países solidariamente sufren las pérdidas», recuerda Raymond Torres. En cambio, cuando son emisiones nacionales en caso de impago en algún momento es ese país el que va a tener que hacer frente a eso solo, por lo que el interés que se le aplique irá en función de la credibilidad del país, que en caso de los países del norte, es mayor.

Esto es importante porque los inversores tienen que evaluar el riesgo de impago de cada país, y cuanto más alto el riesgo, más deben poder ganar con la inversión para que esta les merezca la pena, y para ello se aumenta el interés del préstamo, es decir, el dinero que se tendrá que devolver por poder acceder a este préstamo (en este caso la compra de bonos). Si los bonos los emite solo un país, como es el caso de España, el riesgo de impago es más alto que si se emiten como eurobonos, que la responsabilidad de pago recaería sobre toda Europa, por lo que es más seguro que se pueda pagar ese préstamo en un futuro, por lo que es en este segundo supuesto en el que los intereses serán más bajos.

En resumen, la mutualizada sería una deuda que serviría para determinados países que lo necesiten y estos son los que tendrían que devolver la inversión, no toda Europa. No obstante, de cara a los mercados en el momento de emitir es muy importante saber quién avala esa deuda, quién la garantiza. En este caso, mutualizar la deuda le ofrecería una prima de riesgo menor de la que pagarían por su cuenta a los países del sur, pero previsiblemente una mayor de la que obtendrían por su cuenta a los países del norte.

¿Qué ayudas ha anunciado de momento la Unión Europea?

El Banco Central Europeo ha puesto en marcha un programa de compra de bonos públicos y privados por valor de 750.000 millones de euros. Según explicó la institución presidida por Christine Lagarde, la iniciativa tiene por objetivo facilitar que países y empresas puedan financiarse sin subidas muy altas en los tipos de interés y se prolongará como mínimo hasta finales de 2020.

El jueves 2 de abril, la presidenta de la Comisión Europea presentó unas ayudas a los ERTEs, que todavía no están aprobadas. Estas funcionarían como ayuda directa. Así, sin necesidad de tener que convertirlo en deuda pública directamente, estas medidas ayudarían a sostener las ayudas para los afectados laboralmente por el coronavirus.

«Esto básicamente es el seguro europeo de desempleo, pero se vería específicamente para los ERTE. En este caso serviría para complementar lo que hace cada país de manera que, según propone la Comisión Europea, es que todos los países solidariamente, en función de su PIB sumen 100.000 millones de euros y esos se utilizarían para financiar los ERTEs», explica Torres. Pero los detalles de esta iniciativa están por especifica. Además, se teme que los países decidan multiplicar los ERTE porque los financie Europa.

«Estamos ante un fenómeno absolutamente excepcional porque la mejor medida de contención es la gente en casa, entonces las políticas típicas que se harían para sostener actividad y empleo, no pueden funcionar porque tú mandas a la gente a casa y no se puede mantener todo el empleo. Entonces, como es un terreno desconocido, se va experimentando y eso provoca que cada día hay novedades. No se ha planteado como una ayuda a fondo perdido -que no haya que devolver- pero lo que se plantee en un futuro no se sabe», alega Lladós.

Además, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, y el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, están trabajando en un plan de recuperación tras la pandemia.

«Habrá que ver si Bruselas vuelve al pacto de Estabilidad una vez se vuelva a la normalidad. En ese caso, todos los que hayan aumentado su deuda tendrán que volver a reducirla a partir, por ejemplo, del año que viene. Y eso determinará si volvemos a la austeridad o no«, comenta Torres.

¿Son suficientes estas medidas que se han aprobado hasta el momento?

Para Josep Lladós la respuesta es clara: «No». «Es una crisis extraordinaria excepcional y tendrá una intensidad muy dura y esta intensidad depende de tres cosas: eficacia de las medidas de contención, que cambien las condiciones de los mercados y las medidas de política económica que estamos implementando», afirma.

El profesor critica que «hasta el momento se ha dejado que cada país gestionara la respuesta por su cuenta», mientras que la respuesta de la Comisión «fue muy tímida al igual que la del BCE, pero este último rectificó», recuerda.

Sin embargo, desde el ámbito fiscal no se ha coordinado y, a su parecer, las medidas que ha habido hasta el momento «han sido muy pobres», por lo que alega que «se necesita que se de una señal a los mercados de que se quiere hacer una respuesta coordinada».

«Cada día que pasa tenemos nuevos datos y por lo tanto se toman nuevas decisiones. Todos los países han modificado las primeras medidas que tomaban empezando por Alemania, siguiendo por Francia, Italia y España que aprueba constantemente nuevas medidas. Esto es así porque no hay una respuesta coordinada y mucho menos suficiente desde la UE», señala Lladós, que defiende que «hay que sostener la actividad como se pueda y ser contundente», lo que traduce «en muchas decenas de miles de millones».

Además, asegura que tiene que ser una respuesta rápida. «Cuanto más tarde en aplicarse, mayor será el impacto económico», comenta el profesor.

¿Qué consecuencias puede tener el coronavirus para el conjunto de la UE?

Raymond Torres cree que «ya está habiendo consecuencias». «Hay un desplome de la actividad prácticamente en todos los países, sobre todo en el sector de servicios. El 70% de la economía europea son servicios y el índice de actividad de estos ha caído en un solo mes mucho más de lo que cayó en la crisis financiera», lamenta el experto de Funcas, que cree que las consecuencias dependerán de «las medidas que se adopten de los planes de emergencia y su financiación». «Y después por supuesto, de lo que dure el virus», añade. 

[PIB: ¿Por qué crecemos por debajo del 2% por primera vez en 5 años?]

Por su pare, Josep Lladós recuerda que «la economía ya venía muy maltrecha, con cifras de crecimiento muy bajas e incluso con países que ya venían en recesión». «Los países que estaban en peor situación ahora son los que tienen más números para que el impacto sea mayor, como por ejemplo Italia. Pero luego había otros países que estaban más o menos en situación de estancamiento pero que tienen más margen fiscal para gastar, como Alemania, y otros que tenían más crecimiento pero menos margen para actuar en política fiscal, como España», enumera.

«España caerá desde más arriba porque estaba en una situación en la que estaba creciendo, pero claro, tampoco tiene tanto margen ahora para gastar dinero», sentencia el profesor de la UOC.

Fuentes:

  • Raymond Torres, director de Coyuntura y Análisis Internacional de Funcas
  • Josep Lladós, experto en economía internacional y profesor en la Universitat Oberta de Catalunya (UOC)
  • Medidas anunciadas por la Comisión Europea
  • Medidas anunciadas por el Banco Central Europeo (BCE)

1 Comentario

  • Buenas noches. Me ha sorprendido que no mencionaran en el artículo la limitación constitucional que entiendo tiene Alemania para dar luz verde a la mutualización de deuda. Un saludo.

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente