Newtral
Cheops, la misión española para ver las entrañas de otros mundos
Siguiente

Cheops, la misión española para ver las entrañas de otros mundos

España pone en órbita la misión Cheops, que se dirigirá desde Torrejón de Ardoz, para ver la densidad de planetas recientemente descubiertos.



Como les pasaba a los antiguos egipcios, desde hace un par de décadas sabemos a ciencia cierta que hay otros mundos. Tantos que, quizás sean incontables. Miles de planetas fuera de nuestro sistema solar. Hemos descubierto por ahora más de 4.000. Pero como en el más allá egipcio, no sabemos que ahí allí.

A diferencia del faraón Keops (Cheops, en inglés) que dilapidó el erario en su fastuosa pirámide, España construyó, con diseño suizo, un satélite low cost del tamaño de una lavadora pero con la misma intención de visitar el más allá. Desde hoy, vuela ya en un viaje de 700 km hacia el espacio.

El satélite Cheops no buscará nuevos planetas. Ya sabe que existen. «No tenemos que esperar de Cheops un gran salto», explica el astrónomo cazador de planetas Ignasi Ribas, director del Institut d’Estudis Espacials de Catalunya (IEEC) y descubridor del planeta Barnard B «Podemos esperar que sea capaz de darnos datos ultraprecisos de planetas (recién descubiertos) muy valiosos».

Datos sobre su radio y su masa para calcular su densidad media, conocer si «son rocosos o gaseosos», por ejemplo. Un primer paso para detectar indicios de vida.

La nave de Cheops cuenta con un telescopio que, desde nuetra órbita terrestre, apuntará hacia exoplanetas que producen minieclipses en sus estrellas al pasar delante de sí, desde nuestra perespectiva. Gracias a eso podemos caracterizar algunos de sus materiales, como los gases que lo componen.

Esto puede dar pistas de si hay o no ingredientes biológicos. «En un futuro, algunos de los planetas que analizará Cheops pasarán al siguiente estadio: ver los compuestos de su atmósfera», explicaba Ribas en la presentación del satélite tras su llegada a Barajas, en su última fase de ensamblaje antes de partir a su lanzamiento.

Torrejón, el Houston español

La misión se está comandando desde el Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial (INTA), nuestra pequeña NASA. Si fuera tripulada –que no es el caso–, podríamos escuchar un «Torrejón, tenemos un problema».

Con Cheops, es la primera vez que España va a asumir el control de un satélite europeo desde la fase inicial de su lanzamiento hasta el final de su misión, ha recordado el Ministerio de Defensa en un comunicado.

El INTA ha sido responsable de la puesta en órbita y operatividad del Cheops, construido en España por Airbus (la antigua CASA), y lanzado esta mañana (hora española), tras retrasarse un día por problemas en la lanzadera Soyuz, en la Guayana Francesa.

Misión Cheops | ESA
Misión Cheops | ESA

El satélite tendrá una vida útil de tres años y medio y se situará en una órbita de 700 kilómetros alrededor de la Tierra heliosíncrona, es decir, ocupando una región terrestre que reciba luz solar constantemente, según ha recordado la agencia aeroespacial a Efe.

Desde 2009, nuestro país no lidera una misión a este nivel junto a la ESA. En 2018 puso en órbita el satélite de observación PAZ (no es exactamente un satélite espía aunque lo puede ver casi todo desde las alturas), también controlado desde el INTA.

El debate en la comunidad astronómica es si hacemos bien en destinar grandes recursos a la búsqueda de indicios de vida fuera o dentro de nuestro sistema solar.

Hay una parte de la astronomía que cree que es más práctico bucar vida en exoplanetas que dentro del sistema solar.

Hay quien cree que, probabilistaicamente, es más fácil ver algo con vida fuera de nuestros confines solares (más de 4.000 planetas y subiendo) y hay quien piensa que, sin desdeñar los esfuerzos de misiones con vistas extrasolares, podemos tenerno a la vuelta de la esquina con condiciones confirmadas.

El es caso de la astrónoma Luisa Lara, del IAA-CSIC que explicaba a Newtra.esl hace unos meses cómo tenemos que entender la idea de habitabilidad planetaria.

Con los futuros telescopios en órbita James Webb o Ariel se podrá definir más claramente si hay biosfera activa. O lo que es lo mismo, imaginar vida extraterrestre.

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente