Newtral
Caso Arandina: por qué la intimidación ambiental es clave para la condena por agresión sexual
Siguiente

Caso Arandina: por qué la intimidación ambiental es clave para la condena por agresión sexual

Los tres exjugadores de La Arandina acusados de violar a una menor han sido condenados a 38 años de prisión. Hoy jueves se ha hecho público el fallo judicial, aunque la sentencia aún no es firme. Te explicamos las claves

Fuente: EFE

«Entendemos que el hecho de que la menor se encontrarse en un domicilio ajeno, con la luz apagada y rodeada por tres varones de superior complexión y edad, los cuales se habían desnudado, y quitándole a ella también la ropa […], cogiéndole de las manos y la cabeza […] constituye una situación de intimidación ambiental, y por ello resulta creíble que la menor, por su falta de madurez y sorpresa, no supiese reaccionar, quedándose bloqueada, y paralizada, temiendo que si se negaba los tres acusados pudieran reaccionar en forma violenta».

Este párrafo —extraído de la sentencia judicial emitida hoy jueves sobre el Caso Arandina [puedes consultar la sentencia aquí]— describe los hechos que los tres magistrados de la Audiencia Provincial de Burgos han calificado de «intimidación ambiental». Este concepto jurídico ha sido clave a la hora de aplicar el Código Penal en casos de delitos contra la libertad sexual como este.

La «intimidación ambiental» unida a la «doctrina de la cooperación necesaria» —concepto que aparece también en la sentencia— han provocado que la pena de cárcel para cada uno de los tres acusados —los tres, exjugadores de La Arandina Club de Fútbol— sea de 38 años.

¿Por qué? Por un lado, la intimidación ambiental supone que el delito sea considerado agresión sexual (violación) en vez de abuso sexual. Por otro, la cooperación necesaria implica que cada uno de los condenados lo es como autor de la agresión sexual (pena de 14 años) pero también como cooperador necesario para que la intimidación —y, por tanto, la agresión sexual— se llevase a cabo. Esta segunda condena es de 24 años. En total, 38 años de prisión cada uno, y 114 sumando las tres condenas.

¿Qué es el Caso Arandina?

El Caso Arandina se remonta a diciembre 2017, cuando la madre de la víctima —una menor de 15 años— denunció a tres jugadores de La Arandina Club de Fútbol por haber agredido sexualmente a su hija en el piso de los acusados (Raúl Calvo, Victor Rodríguez y Carlos Cuadrado), en Aranda del Duero (Burgos).

Aunque los acusados siempre mantuvieron que desconocían la edad de la víctima y que esta era menor —los tres son mayores de edad—, la sentencia, según informa Europa Press, «considera probado que conocían que la denunciante tenía menos de 16 años e iba al colegio con uniforme».

¿Cuáles son las condenas?

Como explicábamos, los tres acusados han sido condenados a 38 años de prisión: 14 por un delito de agresión sexual y 24 por un delito de cooperación necesaria de los delitos de agresión sexual cometidos por los otros acusados. Es decir, la condena contempla que se trata de una agresión sexual (o violación) grupal y que aunque cada uno tenga responsabilidad individual del delito, este ha sido posible por la complicidad y aprobación de los tres. Es decir, que cada uno de ellos tiene también responsabilidad subsidiaria por la agresión sexual cometida por los otros dos acusados.

El fallo también contempla inhabilitación absoluta durante el tiempo de la condena, la prohibición de comunicarse con la víctima —ni de manera telemática, ni escrita, ni verbal, ni visual— y la prohibición de acercarse a ella, a su domicilio, a su colegio y a cualquier otro lugar que sea frecuentado por la víctima a una distancia inferior a 1.000 metros. Esta orden de alejamiento es de 15 años para Carlos Cuadrado, y de 13 para Raúl Calvo y Víctor Rodríguez.

Según el fallo, «el máximo cumplimiento de la pena de prisión se fija en 20 años conforme a lo dispuesto en el Código Penal». 

Los tres acusados han sido absueltos del delito de proposición de actividades sexuales. Además, uno de los acusados ha sido absuelto del delito de agresión sexual continuada —no agresión sexual, sino agresión sexual continuada, delito tipificado de manera diferente— del que se le acusaba (y que habría incrementado la pena). 

«En concepto de responsabilidad civil», prosigue el fallo, «los acusados indemnizarán en forma conjunta y solidariamente a la menor, a través de sus padres, en la cantidad de 50.000 euros más los intereses legales por el daño moral causado».

¿Es sentencia firme?

No. La sentencia todavía no es firme, por lo que puede ser recurrida ante el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León o, en última instancia, ante el Tribunal Supremo.

¿Irán a prisión?

De momento no. No está previsto el ingreso inmediato en prisión, según informa Europa Press, ya que antes debe celebrarse una vistilla en la que se decida que no tendrá lugar hoy jueves 12 de diciembre.

¿Y qué es intimidación ambiental?

Actualmente, el Código Penal diferencia entre agresión y abuso sexual, y considera la penetración un agravante. En ninguno de los dos casos hay consentimiento por parte de la víctima, así que la diferencia radica en que en el primer caso (agresión) se emplea la violencia o intimidación, y en el abuso no —artículos 178 y 181.1—.

La agresión sexual es lo que, según explica a Newtral la jueza Lucía Avilés, «entendemos por violación».

En el caso de la violación grupal de Pamplona, el problema radicaba en cómo se interpretaba el concepto de intimidación. Y aquí podría haber sucedido algo similar, tal y como expone la jueza Avilés, fundadora de la Asociación Mujeres Juezas de España (AMJE):

«El problema que se planteaba en el caso de Pamplona era que como el Código Penal no define legalmente qué es intimidación, se aplicaba el concepto de intimidación más generalizado, que es el de una amenaza grave y directa que pone en peligro la vida o la integridad física de la víctima. El ejemplo más claro o más recurrente es que te pongan una navaja en el cuello», señala Avilés.

Sin embargo, el Tribunal Supremo abrió el concepto de intimidación, como también ha ocurrido en este caso: «El concepto de intimidación ambiental pone de manifiesto que no es necesario usar un arma para generar violencia y provocar ese miedo o esa intimidación, sino que la sola presencia de uno, dos, tres, cuatro o cinco hombres ya genera una sensación de indefensión o intimidación en la víctima», prosigue la jueza Lucía Avilés.

Si los magistrados de la Audiencia Provincial de Burgos no hubiesen considerado que se produjo intimidación ambiental —como ocurrió con la primera sentencia para el caso de La Manada de Pamplona—, la condena en el Caso Arandina habría sido de abuso sexual, en vez de agresión sexual.

De hecho, como recuerda la jueza Lucía Avilés, esta sentencia «se enmarca en toda una corriente transformadora que se consolida a través de la sentencia de ‘la Manada’ dictada por el Tribunal Superior de Navarra, que incide también en la intimidación ambiental».

Esto entronca directamente con la doctrina de cooperación necesaria, tal y como expresa este párrafo de la sentencia:

«En la llamada ‘intimidación ambiental’, debe haber condena de todos los que en grupo participan en estos casos de agresiones sexuales múltiples porque la presencia de otra u otras personas que actúan en connivencia con quien realiza el forzado acto sexual forma parte del cuadro intimidatorio que debilita o incluso anula la voluntad de la víctima para poder resistir, siendo tal presencia, coordinada en acción conjunta con el autor principal, integrante de la figura de cooperación necesaria del apartado b) art. 28 Código Penal»

Puedes consultar la sentencia del Caso Arandina aquí

Fuentes:

  • Código Penal
  • Sentencia del Caso Arandina
  • Lucía Avilés, jueza y fundadora de la Asociación Mujeres Juezas de España (AMJE)
  • Europa Press

6 Comentarios

  • Totalmente desproporcionado, 38 años en un caso en el cual hay tanta disparidad en la versión.
    Testimonios que se contradice y para el colmo existe conversación de la chica, audios ella divulgando que se habia acostado con ellos.
    Amenazandoles que hasta mentiras iba a inventar, es de locos poner 38 años desporpocionado.
    Ellos se merecen condena debido a que tuvieron relaciones con una menor pero 38 años es una injusticia

  • ¿Desproporcionada, tú sabes lo que estás diciendo?

    Tres tipos y una niña y ¿dices que es desproporcionada?

    Yo lo que espero es que, por separado, les hagan a ellos lo mismo en la carcel varias veces al mes y tipos más fuertes y grandes que ellos. Y luego me cuentas si es desproporcionado.

    Hay que ser idiota para no ver dónde están las líneas que no hay que cruzar nunca y si encima al otro lado de la línea hay una menor … pues se merecen que les pase lo peor.

    • Seria coml poco «curiso» que te violen en la carcel sin ningún tipo de forzamiento fisico y que luego como víctima te vayas a la celda de uno de los agresoros de forma voluntira a mantener relaciones sexuales con el….

  • Una sentencia desproporcionada y claramente influenciada por el estado de alarma social que hay con estos temas hoy en día.

    • Este tipo de comentarios me hacen pensar que las personas que los emiten se imaginan como posible participar en algo así en su vida y sienten empatía por los agresores.

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente