Newtral


Campos de batalla del 26J: los escaños más peleados en 2016
Siguiente

Campos de batalla del 26J: los escaños más peleados en 2016

La batalla por los escaños en las últimas elecciones generales del 26J no fue igual de cruenta en todos los territorios. Con al menos cuatro partidos con opciones en casi todas ellas (PP, PSOE, Unidos Podemos y Ciudadanos), hubo provincias en las que el último diputado se decidió por apenas un puñado de votos. Es el caso de Madrid, Murcia, Álava y Salamanca, la diferencia entre las papeletas conseguidas por el último diputado electo y la candidatura más próxima fue inferior a 1.000.

En tres de estas cuatro provincias, el escaño lo pelearon PP y Ciudadanos. En la otra, fue el PSOE quien se lo jugó con Unidos Podemos. Pero no solo en estas cuatro circunscripciones estuvo tan ajustado. Teniendo en cuenta el número de electores de cada circunscripción, se cuelan en la lista de las más disputadas también Barcelona, Sevilla y Vizcaya. En la primera, Ciudadanos ganó el último diputado al PSC por 12.804 papeletas, que suponen solo el 0,3% de los llamados a votar en la provincia. En Sevilla fue Unidos Podemos quien se lo arrebató a Ciudadanos por 5.022 sufragios, el 0,34% del electorado, y en Vizcaya fueron 4.050 papeletas, el 0,15% de los votos, las que sirvieron a Podemos para conseguir el último voto frente al PNV.

Madrid

Madrid es la provincia que repartió más escaños el 26J, 36,  y eso ayuda a la proporcionalidad (esto es, que el número de votos se corresponda con los escaños conseguidos). Así, siguiendo la proporcionalidad, a Unidos Podemos le correspondían los 8 escaños que consiguió; al PSOE, los 7 que tuvo… pero la batalla se libró entre PP y Ciudadanos. A los azules les habrían correspondido 14 escaños, si el sistema fuese enteramente proporcional, y a Ciudadanos, 7. Sin embargo,  los naranjas se quedaron a 2.146 votos de arrebatar un escaño a los populares, que lograron su diputado número 15 en detrimento de los naranjas.

En cuanto a la diferencia entre las papeletas conseguidas por el último diputado electo y la candidatura más próxima, en Madrid fue solo de 306, pero el número de votos que necesitaba esa candidatura para arrebatar el escaño teniendo en cuenta el sistema D’Hondt fue de 2.146.

Murcia

En Murcia, el último diputado se decidió por una distancia de 462 votos. Y también se lo disputaron Ciudadanos y el PP, pero esta vez fueron los naranjas los que se hicieron con él. Murcia reparte 10 diputados, y la mitad de ellos se fueron para el PP que dobló en votos al siguiente más votado, el Partido Socialista. Pero además, los azules estuvieron a punto de arrebatarle a Ciudadanos su segundo diputado y sumar hasta seis. Pero al PP le faltaron 2.778 votos y se acabaron sentando en el Congreso dos diputados de la formación naranja.

En cuanto a la diferencia entre las papeletas conseguidas por el último diputado electo y la candidatura más próxima, en Murcia fue solo de 462, pero el número de votos que necesitaba esa candidatura para arrebatar el escaño teniendo en cuenta el sistema D’Hondt fue de 2.778. 

Álava

Una provincia vasca, Álava, también fue una de las más disputadas en el reparto de escaños. En ella están en juego cuatro diputados, lo que dificulta que el reparto sea proporcional. De hecho, Unidos Podemos logró casi el doble de votos que el PSE o el PNV, y aun así lograron los mismos escaños: uno. Fue con el PSE con quien Unidos Podemos peleó su segundo diputado: la coalición morada habría necesitado obtener solo 934 votos más para que los socialistas se quedaran sin representación en la provincia.

En cuanto a la diferencia entre las papeletas conseguidas por el último diputado electo y la candidatura más próxima, en Álava fue solo de 468, pero el número de votos que necesitaba esa candidatura para arrebatar el escaño teniendo en cuenta el sistema D’Hondt fue de 934. 

Salamanca

En la provincia castellano-leonesa de Salamanca son solo cuatro los escaños en liza. Y 679 votos los que impidieron a Ciudadanos hacerse con alguno de ellos frente al Partido Popular. Los naranjas tuvieron 31.878 papeletas, y los populares las triplicaron.

Toledo

En Toledo, el último escaño fue para el PSOE, pero estuvo a punto de perderlo por Ciudadanos. Los naranjas se quedaron a 1.162 votos de lograr representación y arrebatar a los socialistas uno de sus dos asientos.

Albacete

En Albacete, con cuatro diputados en juego, fue Ciudadanos el que se quedó a 1.533 votos de conseguir el que se había llevado Unidos Podemos.  El dato coincide en este caso con la diferencia de votos que hubo entre los dos partidos.

Hubo dos provincias en las que, lejos de haber batalla por el último escaño, éste estaba más que decidido. En Asturias y Cuenca, el PP logró el último escaño sin que nadie se lo disputara. El motivo es que, en virtud del sistema D’Hont, el siguiente partido al que le correspondería en el reparto es el propio PP.

Los populares pelearon por el último escaño en 31 de las 52 provincias. Ganó en 15 de ellas. Podemos peleó en 25, de las que ganó 14 y el PSOE en 21 de las que venció en solo 9. Ciudadanos se disputó el último escaño de 19 provincias y lo logró en 10.

*En una primera versión de este texto, solo se explicaba la diferencia entre las papeletas conseguidas por el último diputado electo y la candidatura más próxima en 2016. Posteriormente hemos añadido también el número de votos que necesitaba esa candidatura para conseguir el escaño teniendo en cuenta el sistema D’Hondt 

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente