Newtral
Cadena de favores contra el coronavirus
Siguiente

Cadena de favores contra el coronavirus

Se llaman Marga, José Luis y Óscar. Y ya sea haciendo mascarillas o conduciendo un taxi luchan cada día contra el coronavirus a base de pequeños gestos que suman. Y vencen.

Marga no sabe cómo afrontará el día de mañana. Tiene que pagar el alquiler de dos tiendas, ha hecho un ERTE y ha llamado a sus proveedores para ver si le “alargaban los plazos”, pero sigue confeccionando mascarillas.

Costurera de toda la vida, no tenía ni idea de cómo empezar a tejer este material sanitario, nos cuenta a newtral.es, pero aprendió con un tutorial de Youtube. Su negocio está cerrado desde el 14 de marzo.

“Antes de cerrar cogí telas de la tienda. Vi que mucha gente pedía mascarillas y decidí hacerlas para los comerciantes”, cuenta  Marga, que permanece confinada desde aquel día en su casa a las afueras de Vic.

Las hilanderas de Vic

“Entre todos vamos más rápido, trabajo en equipo”, explica Marga. Un equipo compuesto por su marido, que corta la tela y pone las agujas, la propia Marga, su máquina de coser, y su madre, que con 83 años se encarga de planchar los productos, una vez terminados.

Marga y su marido preparan material sanitario para donar

La rutina de esta costurera contra el coronavirus es sencilla: “yo hago cada día las mascarillas que puedo y mi marido las baja a Vic a las ocho de la mañana”.

A las nueve de la mañana en su tienda, Teixits Bascompte, “los comerciantes hacen cola como si fueran a por pan”, explican desde la asociación de comerciantes Vic Comerç.

Marga ya ha hecho un centenar de mascarillas, y junto con otras voluntarias, ya tienen a casi todos los comerciantes – que venden fruta, o carne- “cubiertos”, dice con orgullo.

Un centenar de mascarillas y doscientos gorros de quirófano

Un trabajo -no remunerado- que parece no ser suficiente nunca. Catalunya es la segunda comunidad de España con más casos de coronavirus así que Marga sigue tejiendo ayuda, también en forma de gorros de quirófano (unos 200) para las enfermeras del Hospital de Vic. Cuando ve “que se van infectando día a día…”, va directa a la máquina de coser. Otras voluntarias del pueblo hacen lo mismo.

“Hay muchas voluntarias que se han quedado sin goma y se la hemos dado sin coste alguno”. Marga no sabe cómo afrontará el día de mañana pero es optimista: “vendrán tiempos mejores”, asegura.

El cuentakilómetros, a cero

En Madrid también escasea el material sanitario. José Luis va a casa de voluntarios que fabrican viseras, las recoge y las entrega en hospitales. “El primer día que pidieron voluntarios llené mi depósito de gasolina y publiqué en redes que estaba preparado”, cuenta este taxista madrileño.

Su comunidad es la más afectada de España por coronavirus y, durante la conversación telefónica con newtral.es, no es capaz de recordar qué día fue el que empezó su particular guerra contra esta enfermedad. Debido al cansancio, Óscar ha pedido a familiares taxistas y compañeros ayuda para seguir ayudando.

José Luis traslada a personal sanitario a las visitas domiciliarias

Transporta material de protección individual y también a sanitarios que tienen que realizar consultas domiciliarias, y ahora está solo en casa: “desde el día que solicitaron voluntarios le dije a mi mujer que se fuera a casa de su madre, porque yo me ponía en riesgo”. Desde entonces solo se ven a  través de videollamada.

“No salvamos vidas pero ayudamos a hacerlo”

Autónomo y con el contador del taxi corriendo de su cuenta, José Luis considera que su sector es un servicio público y de interés general: «no somos sanitarios, no salvamos vidas pero ayudamos a hacerlo”. Como el de él, unos quinientos taxis se han puesto a disposición de la Comunidad de Madrid para hacer este tipo de traslados.

Algunas de las viseras hechas con impresora 3D

Una de las paradas habituales en la ruta de José Luis es la casa de Óscar, donde hay dos impresoras 3D funcionando a pleno rendimiento. Nueva tecnología, pero que no funciona sola: “hacemos una media de una visera por hora y me levanto por las noches cada tres horas para hacer más”, explica este director de tecnología y ciberseguridad de una promotora.

Una red de makers al servicio de los hospitales

Teletrabajo, cuatro hijos que echan una mano y hasta 60 viseras por jornada. Es lo que produce Óscar junto con su grupo de makers – así se hacen llamar- de Chamartín. Han creado toda una red de solidaridad gestionada a través de grupos de Telegram. En ellos se ofrecen taxistas, makers, y los hospitales les van trasladando sus necesidades.

Agradecimiento de personal sanitario del Hospital Clínico San Carlos. En el texto: «¡Gracias, Óscar y Hernán!», el hijo de Óscar.

Raúl es otorrino en el hospital Ramón y Cajal y ha recibido algunas de esas viseras que hace Óscar, que transporta José Luis. Un sanitario  más que acaba de salir de una guardia más, y de vuelta a casa explica preocupado a newtral.es cómo el lunes pasado dos compañeras suyas tuvieron que entrar en la UCI para practicar una traqueotomía sin mascarilla ni pantalla protectora. “Estas personas están completamente expuestas, es como si un bombero se mete al fuego sin traje”, explica.

Un bombero en el fuego sin traje

Un 13% de los infectados de coronavirus en España es personal sanitario, cifras que Raúl mira cara a cara y con protección escasa: “están entrando pacientes en la UCI con 40 años, te sientes identificado”. “No podemos estar así, nuestra función es salvar vidas”, dice Raúl. Sin el material de protección individual “no solo ponemos en peligro nuestra vida, la de nuestras familias también”.

Mensaje de agradecimiento del equipo de Neurología del Hospital Universitario Ramón y Cajal después de recibir las viseras

“Yo le voy diciendo a Óscar y a otras personas lo que necesito y lo vamos repartiendo en el hospital”, explica este médico de Madrid. Gracias a esta red colaborativa ya tienen viseras protectoras en la especialidad de Otorrinolaringología del hospital Ramón y Cajal. Los mensajes de agradecimiento entre estos desconocidos son la única forma de pago.

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente