Newtral
Bloqueo político: así lo evitan otros países
Siguiente

Bloqueo político: así lo evitan otros países

El bono de escaños griego o la barrera electoral alemana pueden ser algunos modelos a considerar para evitar futuros bloqueos

Reichstagsgebäude, Plenarsaal

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, tiene esta promesa marcada en la agenda: reformar las leyes para evitar el bloqueo político. Después de atravesar cinco procesos de investidura, dedicó sus primeras palabras del debate a reiterar su compromiso para que no vuelva a haber un vacío político después de las elecciones

“En los últimos cuatro años España ha carecido de un gobierno en plenas facultades durante un total de año y medio (…) es inadmisible que una situación así se repita en el futuro. Por eso, una vez concluya esta sesión, creo que será el momento oportuno de buscar mecanismos para que ese vacío que hemos vivido no se vuelva a producir”, aseguró Sánchez.

Pese a la recién estrenada coalición, la mayoría de los partidos grandes se han mostrado a favor de hacer cambios jurídicos para garantizar la formación de gobierno. Aunque algunas comunidades autónomas tienen sus propias fórmulas, como te contamos en este artículo, algunos ya empiezan a mirar soluciones ensayadas en Europa.

Más allá de los modelos clásicos, como Reino Unido o Francia, donde el mismo diseño electoral favorece la formación de gobierno, otros países han incorporado mecanismos parlamentarios para evitar el bloqueo sin necesidad de hacer una reforma completa al sistema electoral.

Jugar con ventaja

Siguiendo esa idea, Grecia aprobó una ley por la que el partido ganador recibía un bono de 50 escaños en el parlamento para alcanzar una mayoría amplia. Aunque la medida ya se ha eliminado, en las elecciones de 2019 dio una mayoría rotunda al partido Nueva Democracia con 158 escaños frente a los 86 de Syriza, pese a que los resultados fueron más ajustados, con el 39,9% y el 31,6% de los votos, respectivamente.

El líder del Partido Popular, Pablo Casado, propuso este modelo en julio, durante una reunión con Sánchez. Sin embargo, este sistema ha sido problemático en los países en los que se ha utilizado, señala Carlos Fernández Esquer, experto en sistemas electorales de la Universidad Autónoma de Madrid. “Es una manera de construir mayorías absolutas, pero sin tener en cuenta la distancia con los otros partidos o el nivel de apoyo”, por lo que no garantiza la estabilidad.

Italia es testigo. El país, que suma 67 gobiernos en 73 años, adoptó el modelo de primas y lo desestimó después de 2013. Desde 1993 ha reformado su sistema electoral en cuatro ocasiones, convirtiendo la reforma electoral en un debate permanente y dando lugar a una gran inestabilidad sobre las reglas de juego, explica Fernández Esquer a Newtral.es.

La opción de las monarquías parlamentarias

Otro de los modelos puestos sobre la mesa ha sido el conocido como ‘parlamentarismo negativo’, que se emplea en monarquías como Reino Unido, Noruega o Dinamarca. Este sistema supone que el rey nombra al primer ministro sin una votación de investidura. Si no se activa una moción de censura en contra, se presume la confianza del ganador de la mayoría simple, lo que facilita la formación de gobiernos.

En Suecia sucede algo similar. El Presidente del Riksdag (el parlamento sueco), sondea a los representantes de los grupos parlamentarios y presenta a un candidato. Si la mitad de los parlamentarios no votan que no, queda nombrado presidente. A diferencia de España, no se trata una votación de investidura, sino más bien una moción de «no censura» o de «no desconfianza». Holanda también recurre a la figura de un mediador para facilitar la formación de coaliciones y evitar el impasse.

Alemania ha buscado alcanzar mayorías estables aumentando el umbral de entrada al Parlamento a un 5% de los votos. Ciudadanos propuso una barrera similar que elevara el 3% actual que existe a nivel circunscripción. Pero aunque esta medida favorece un parlamento menos fragmentado, perjudicaría a los partidos regionales y nacionalistas, dejándolos fuera del tablero. 

El ejemplo más paradigmático de representatividad territorial lo tiene Suiza con su ‘fórmula mágica’. El país helvético elige 200 diputados y 46 senadores, y reparten los siete cargos del Consejo Federal (el consejo de ministros) entre los principales partidos, rotándose el cargo de presidente. Aunque en los últimos años se ha cuestionado su funcionamiento por el cambio de fuerzas y la entrada de un nuevo partido.

En cualquier caso, todos los sistemas tienen fallos, explica Jordi Rodríguez Virgili, especialista en sistemas políticos contemporáneos de la Universidad de Navarra, para quien la democracia se debe gestionar en la heterogeneidad. “Queremos un sistema electoral proporcional, que recoja la diversidad política del país, y queremos un sistema con eficacia en la formación de gobiernos, y estas dos cuestiones son difíciles de llevar a cabo a la vez”, asegura.

El experto advierte que hay mucha tensión sobre las instituciones, llevando medidas extraordinarias a la política ordinaria, como convocar a nuevas elecciones sin nombrar gobierno o el ejemplo del impeachment, en Estados Unidos.

Desafío: reformar la Constitución

El presidente, Pedro Sánchez, ya dijo en el anterior debate de investidura del 22 de julio que el artículo 99 de la Constitución, que regula la investidura, se ha convertido en un “problema estructural”. Sin embargo, dependiendo del modelo que se elija, podría no ser necesario hacer una reforma constitucional, que requeriría el apoyo de tres quintos de cada una de las cámaras.

Pero, en cualquier caso, reformar la ley electoral también requiere de un consenso amplio, advierte a Newtral.es María Garrote, especialista en sistemas políticos comparados de la Universidad Complutense. “Es un problema político, no es un problema jurídico, eso no se va a solucionar con normas o reglas”, y los gobiernos autonómicos han dado el ejemplo de las coaliciones, señala.

“Estas cuestiones tan complicadas están muy bien tal y como están, muy poco reguladas y muy abiertas”, agrega Garrote, para quien la clase política tiene que ser consciente de la trascendencia que tiene una reforma de este tipo.

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente