Newtral
La promesa de anexionar el 30% de Cisjordania, en el aire
Siguiente

La promesa de anexionar el 30% de Cisjordania, en el aire

Tras posponer la anexión parcial de Cisjordania, Netanyahu tendrá que hacer frente a oposiciones internas y externas para llevarla a cabo tal y como planeaba.

Foto: GALI TIBBON | EFE

Uno de los puntos críticos del conflicto israelí-palestino es la reivindicación por ambas partes de Cisjordania como propia, a pesar de que Israel tenga 140 asentamientos y control absoluto sobre el 60% del territorio.

Benjamín Netanyahu, primer ministro de Israel desde hace 11 años, sigue apostando por cumplir su promesa electoral de “ejercer la soberanía en Judea y Samaria”, actual Cisjordania, tras haber acordado con su nuevo socio de gobierno, Benny Gantz, anexionar parcialmente el 1 de julio, al amparo del plan diseñado por Washington el 28 de enero.

Sin embargo, después de reunirse el 30 de junio con el embajador americano en Israel y con el enviado de la Casa Blanca, Netanyahu se limitó a decir que seguirá trabajando en ello con EE.UU. “en los próximos días”, aplazando así la anexión y no eliminándola. Dadas las resistencias a nivel nacional, regional e internacional, no le será fácil aprobar una anexión, ya sea la diseñada por EE.UU. o una de menor extensión.

Lo más importante

El plan que el presidente estadounidense, Donald Trump, presentó a finales de enero, llamado el “acuerdo del siglo”, concede a Israel gran parte de sus aspiraciones históricas ya que le autoriza la anexión del 30% de Cisjordania, incluyendo dos centenares de asentamientos y el valle del Jordán, a cambio de ceder a los palestinos el 70% restante de forma permanente.

Además de conceder a la Casa Blanca la responsabilidad de delimitar las zonas afectadas, el proyecto exige al Gobierno israelí reconocer un futuro Estado palestino y congela la construcción de nuevos asentamientos durante los próximos cuatro años, a cambio de legalizar los ya existentes.

Reconocer a Israel como un Estado judío, desarmar a Hamás o implementar un sistema de gobierno con un estado de derecho que garantice las libertades individuales, son algunos de los criterios que los palestinos deberán cumplir para que se les permita formar un Estado independiente, con la ayuda de fondos internacionales que recibirían durante 10 años.

¿Cuál es el contexto?

  • Se abre una ventana de oportunidad de expandir la soberanía israelí en Cisjordania:
  • El 20 de abril, tras tres elecciones en menos de un año en las que no ha conseguido una mayoría en el parlamento israelí llamado Knesset, el partido que Netanyahu dirige, Likud, formó con Alianza Azul-Blanco, partido centrista liderado por Benny Gantz, un “gobierno nacional de emergencia”. 

Según el plan de Trump, Washington reconocerá inmediatamente la expansión de soberanía de Israel si hay consenso entre Netanyahu y su socio de coalición. Esta mayoría de escaños a favor permitiría declarar formalmente la anexión parcial en la Knesset.

Ahora que cuenta con una mayoría parlamentaria y con unos socios de coalición que aceptaron en un principio la anexión de los asentamientos en Cisjordania, Netanyahu quiere aprovechar la oportunidad de expandir su soberanía.

  • El primer ministro israelí tiene prisa por aprobar una aplicación de soberanía antes de las elecciones presidenciales estadounidenses del próximo 3 de noviembre. Si Trump deja la Casa Blanca, su rival Joe Biden no autorizará la anexión.

¿Qué hay que tener en cuenta?

Desde que Trump dio a conocer el plan de paz el 28 de enero hasta el 1 de julio, fecha de anexión impuesta por Netanyahu en el acuerdo de coalición con Gantz, la situación ha cambiado mucho.

  1. Formación de un gobierno dividido al respecto
  • Benny Gantz, ministro de Defensa y sucesor de Netanyahu en el cargo de primer ministro en 2021, apoya la anexión de los asentamientos si es fruto de consenso interno y acuerdo con los palestinos para evitar dañar las relaciones con países vecinos, así como ataques palestinos o sanciones europeas. 
  • El dirigente centrista afirmó que “el 1 de julio no es una fecha sagrada”, dando prioridad a la crisis sanitaria y económica provocada por el coronavirus. 
  • Aunque Gantz no tiene poder de veto de la iniciativa y la propuesta de anexión podría obtener una mayoría de ministros y diputados en la Knesset aún sin su apoyo, este último es una condición para que EE.UU. reconozca la anexión.
  1. El apoyo de Donald Trump está en el aire
  • Ya se ha pospuesto una vez la incorporación del 30% de Cisjordania porque Washington no dio el visto bueno, dadas las grandes brechas entre los socios de Gobierno que los enviados estadounidenses destacaron tras la reunión del 30 de junio.
  • Trump solo apoyará las ambiciones de Netanyahu si esto beneficia su campaña.
  • La aprobación de Washington es un requisito en el acuerdo de coalición para implementar la anexión.
  1. Oposición externa
  • Se teme que la medida eche a perder los esfuerzos internacionales para lograr la paz entre palestinos e israelíes.
  • El presidente palestino, Abu Mazen, rechazó el plan estadounidense antes de ser publicado, por ser una violación de los Acuerdos de Oslo, diseñados para resolver el conflicto israelí-palestino, y de la Ley internacional, que prohibe toda anexión. El grupo islamista en Gaza, Hamás, avisó que la anexión sería “una declaración de guerra contra el pueblo palestino”.
  • António Guterres, secretario general de la Organización de las Naciones Unidas, pidió al gobierno israelí que abandonase sus planes de anexión
  • Josep Borrell, jefe de diplomacia de la Unión Europea (UE), mayor socio comercial de Israel, previno a Netanyahu que la anexión “no quedará sin respuesta”. Heiko Maas, ministro de exteriores alemán, alertó que los miembros de la UE estarían dispuestos a imponer sanciones y reconocer un Estado Palestino.
  1. Resistencia de colonos y del sector más nacionalista
  • Se niegan a aceptar un Estado palestino en el 70% de territorio restante y a cesar de construir viviendas dentro de los asentamientos tal como el “Acuerdo del Siglo” impone. 
  • Algunos líderes de asentamientos han establecido el 15 de julio como fecha de caducidad del proyecto de anexión.

#Fact

El reparto territorial no está cerrado y podría incluir menos del 30% que la Casa Blanca autoriza en su plan. Netanyahu parece ahora más inclinado a incorporar sólo los tres bloques de asentamientos más importantes por su tamaño y situación estratégica para lograr más consenso en Israel.

Descárgate Pronóstika
iOS | Android

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente