Newtral


Las curvas en la economía que heredará el próximo gobierno tras el 10N (si es que hay)
Siguiente

Las curvas en la economía que heredará el próximo gobierno tras el 10N (si es que hay)

Desaceleración económica, reducción de la deuda pública y del déficit, contención del gasto… Estos son los retos económicos a los que se enfrentará el nuevo Gobierno que salga tras las elecciones del 10N

Foto de archivo

Tras las elecciones del 10 de noviembre tocará formar Gobierno. Pese a que aún no se sabe quiénes serán los encargados de hacerlo, lo que sí se conoce es a qué tendrán que hacer frente en el panorama económico. El martes 22 de octubre, la Comisión Europea (CE) volvió a reprender a España por el borrador de los Presupuestos que mandó cinco días antes a Bruselas [y que se puede consultar aquí].

¿El motivo? Piensan que el país incumplirá los objetivos de deuda y déficit públicos. La CE entiende que el borrador que ha enviado España es una prórroga presupuestaria debido a que el Gobierno se encuentra en funciones y pendiente de unas elecciones, por lo que «el calendario español está rezagado respecto a su velocidad normal», según publica en una misiva [que se puede leer aquí, en inglés].

Aún así, adelanta que estos presupuestos no respetarían los requisitos comunitarios de reducción del déficit estructural, control del gasto y reducción de la deuda pública, que se encuentra en el 97,38% del PIB, según los últimos datos del Banco de España referentes a agosto de 2019. De hecho, aseguran que las cuentas de España suponen un incremento del gasto del 3,8%, es decir, por encima del 0,9% que había puesto como tope la Comisión. Además, el déficit estructural solo mejorará un 0,1% del PIB, frente al 0,65% que exige la UE.

Con esto, España deberá realizar unos ajustes de unos 6.500 millones de euros en el futuro si quiere cumplir con los objetivos de Bruselas, algo que tendrá que arreglar el Ejecutivo resultante de las próximas elecciones. Es decir, o hace magia para mejorar los ingresos de Hacienda vía impuestos o saca la tijera y hace recortes. O ambas cosas.

Desaceleración de la economía

El principal escollo al que va a tener que hacer frente el nuevo Gobierno va a ser el ciclo de desaceleración económica, «que no afecta solo a España, sino que se trata de un fenómeno global que afecta especialmente a la Unión Europea», como explica a Newtral.es Raymond Torres, director de Coyuntura y Análisis Internacional de Funcas.

«Alemania está cerca de la recesión, Italia también y España va creciendo por encima de la media europea. Sin embargo, todo el contexto exterior de una guerra comercial, la incertidumbre por un Brexit que nunca termina… todo afecta al mercado internacional y a las exportaciones y repercute en la economía», dice. Torres recuerda que Bruselas pide a España «más claridad en la política de reducción de déficit público».

«Es un punto importante al que va a tener que hacer frente el Ejecutivo, pero menos que la desaceleración. Aún así hay una presión de la UE y hay que evitar crear más desequilibrios», añade y comenta que entre 2015 y 2018 mantener la deuda y conseguir una reducción de déficit era más fácil porque crecía mucho la economía, «aunque no se hizo todo lo que se debería», alega.

Precisamente, en la carta Bruselas adelanta que cree que España incumplirá el objetivo de déficit y de deuda «El más importante es el déficit», explica y asegura que es normal que los países tengan una serie de gastos e inversiones, pero que para ello «necesitan una serie de recursos e ingresos o ajustar otro tipo de gastos que no se justifican». En estos últimos destaca las reducciones de impuestos y las exenciones de cotizaciones sociales «que no parecen cumplir los objetivos que proponen».

Presupuestos prorrogados

Lo mismo opina Antonio Pedraza, presidente de la comisión financiera del Consejo General de Economistas, que comenta a Newtral.es que «va a ser un año complicado y muy difícil cumplir con el reto del déficit». «El Banco de España habla de que se cerrará con el 2,4%, a pesar de que el Gobierno mantiene todavía el 2,2%, lo que sigue muy por encima del objetivo. Eso significa que como están las circunstancias, el año que viene tampoco lo vamos a cumplir», adelanta y asegura que esto se debe a que «no hay ingresos».

La falta de ingresos, según Pedraza se agrava porque el Gobierno que salga de las urnas «tendrá las manos muy pilladas» y «muy poco margen de actuación». Así, cree que es posible que no de tiempo a introducir otros presupuestos, por lo que se prorrogarán los actuales, que son del 2016. «Estamos con los presupuestos de 2016 y por lo tanto desde entonces no se ha hecho un ajuste a la realidad que tiene el país, que es de menor crecimiento».

Además, alega que el Gobierno va a tener «poca capacidad sobre los ingresos». «Y hay que tener en cuenta que los gastos son muy difíciles de reducir», añade y explica que ese, junto a la deuda pública, es otro de los temas a los que tendrá que hacer frente el nuevo Ejecutivo, la «contención del gasto». Pedraza recuerda que «por decreto se puede establecer cosas», pero que aún así «no serían ajustables a la realidad».

Pixabay

Así, recalca la «poca posibilidades de actuación de un futuro Gobierno» que deberá a hacer frente a presupuestos prorrogados, gastos difíciles de contener y un aumento de ingresos «que no se sabe de dónde van a salir». «No se puede actuar desde la política fiscal de una forma contundente ya que para haber entrado en vigor a 2020 ya se tendría que haber aprobado las medidas», alega.

Para el presidente de la comisión financiera del Consejo General de Economistas, otra de las cosas importantes a las que va a tener que hacer frente un nuevo Ejecutivo será la confianza de los inversores. «Deberá incentivar la inversión pública y vamos a estar muy cortos de margen para impulsarla de forma que sea productiva y cree empleo y por otra parte también impulsar la inversión privada», algo con lo que no es optimista porque asegura que «la confianza de lo inversores está cayendo».

Pedraza recuerda que la inversión extranjera bruta «a pesar que a España se le ha mejorado el ratio y la prima de riesgo», ha caído el 81,9% en el segundo trimestre de 2019, hasta 3.662 millones de euros brutos, de acuerdo con los datos del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo.

Por su parte, Torres introduce otro desafío que «se lleva arrastrando muchos años»: las reformas. «Se han retrasado mucho al no haber tenido un Gobierno estable estos últimos años: la reforma de las pensiones, del precio de la electricidad, la reforma fiscal…», expresa. Así, asegura que cuando haya un Gobierno se deberá conseguir consensuar una larga serie de reformas.

Puntos de resistencia

Pese a esta coyuntura, Torres explica que «hay puntos de resistencia» en la economía Española que permiten al país mantenerse y seguir creciendo. Entre ellos señala que están el consumo interno, el empleo que «va creciendo al mismo ritmo que la economía», la competitividad de la economía española «con empresas bastante desendeudadas y que realizan sólidos beneficios» y que no estamos en época de burbuja.

Sin embargo, los últimos datos de paro referentes al tercer trimestre de 2019 de la Encuesta de Población Activa (EPA), publicada por el INE, reflejan que hay un enfriamiento en el mercado laboral. Así, el empleo registró en verano de 2019 el crecimiento más bajo desde 2013: se crearon 69.400 empleos, un 0,3% más que en el trimestre anterior.

Lo mismo ocurre con el paro, que bajó en 16.200 personas en el tercer trimestre del año, lo que supone un 0,5% menos que en el trimestre anterior, con un total de desempleados de 3.214.400 personas. Este descenso es su peor cifra en el tercer trimestre desde 2012. Aún así, el número de parados se encuentra en su mínimo en 11 años, mientras que el número de trabajadores está en su máximo.

Torres también recuerda que los presupuestos españoles cuentan con más margen de maniobra recaudatoria. Según los datos de Eurostat, el volumen de recursos de las administraciones públicas en España en 2018 fue del 38,9% del PIB, por debajo de los grandes países del euro.

También Pedraza da una visión optimista del panorama económico al recordar que España crecerá posiblemente el 1,8%, por encima de lo que lo hace Europa, que se sitúa en el 1,2%. También asegura que las exportaciones están aguantando, debido a que «la inflación española es muy baja», lo que, con la subida del salario mínimo interprofesional a 900 euros, «ayuda a que la renta disponible de los hogares esté aumentando».

Fuentes:

  • Antonio Pedraza, presidente de la comisión financiera del Consejo General de Economistas
  • Raymond Torres, director de Coyuntura y Análisis Internacional de Funcas
  • Comisión Europea
  • Banco de España
  • Plan presupuestario 2020 del Reino de España
  • Carta de la Comisión Europea a la ministra de Economía en funciones, Nadia Calviño
  • Ministerio de Industria, Comercio y Turismo
  • Eurostat
  • Encuesta de Población Activa (EPA) del INE

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente