Newtral


Desaceleración, enfriamiento, recesión… ¿cómo sabemos cuando viene una crisis económica?
Siguiente

Desaceleración, enfriamiento, recesión… ¿cómo sabemos cuando viene una crisis económica?

Elementos como el PIB, el consumo, los datos del paro o la inversión, pueden ser indicativos de si estamos cerca de que se produzca una crisis económica.

Uno de los argumentos que subrayan la gravedad de que vayamos a eleciones el 10N y de que no se haya constituido un gobierno es, en palabras del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, la necesidad de poder atender desde la administración «al enfriamiento de la economía». Algo que, en funciones, se hace difícil. Y sin presupuesto, aún más. ¿Qué datos fundamentan la advertencia de Sánchez? ¿Cómo sabemos si vamos a una crisis o no? Lo explicamos…

Hay varios indicadores que muestran la situación económica de un país. Así, elementos como el Producto Interior Bruto (PIB), el consumo (tanto de las personas como de las empresas) o la inversión (del sector público o el privado), pueden ser indicativos de si estamos cerca de que se produzca una crisis o, si por el contrario, nos encontramos en un momento fuerte de crecimiento. Pese a que aún no se sabe con seguridad si se avecina una recesión, los distintos organismos, analistas y economistas coinciden en que lo que existe es una desaceleración económica. Se crece, pero más lento.

Crecimiento del PIB

Uno de los indicadores más claros de la marcha de la economía es el Producto Interior Bruto (PIB), que se utiliza para medir la riqueza o el crecimiento de un país. Se trata de un indicador económico que refleja el valor monetario de todos los bienes y servicios finales producidos por un país o región en un determinado periodo de tiempo, normalmente un año. Este mismo martes, el Banco de España presentó sus proyecciones macroeconómicas de la economía española 2019-2022 en las que bajó su previsión 4 décimas para el crecimiento del PIB español en 2019, situándolo en el 2% frente al 2,4% que había pronosticado con anterioridad.

Según explica a Newtral Antonio Pedraza, presidente de la comisión financiera del Consejo General de Economistas, este descenso, aunque cree que es extraño porque «normalmente en la economía no se produce este tipo de pinchazos tan fuerte», se entiende tanto por factores externos como internos. «Se explica por el proteccionismo a nivel mundial, el pulso comercial entre china y EEUU, precio del petróleo, pero también por la incertidumbre política, el desaceleramiento del empleo, un menor consumo y la caída de la confianza empresarial, lo que frena la inversión», comenta y añade: «Todo esto hace que haya un pesimismo exacerbado y que los parámetros se estén tornando negativos».

A esto se une que la Zona Euro creció en el segundo trimestre del 2019 un 1,2% respecto al año anterior, menos de la mitad de lo que registra España. Esto, según Pedraza, es muy negativo para la economía nacional porque la mayoría de las exportaciones españolas van a Europa. «En los últimos años España se ha beneficiado de los vientos a favor del resto de la economía Europea: petróleo bajo, crecimiento de nuestros vecinos… sin embargo ahora el panorama está cambiando. La crisis va a depender de dos cosas: cómo evolucione el resto del mundo y qué termina ocurriendo con la incertidumbre política en España», alega.

Así, la situación económica de Alemania -que se ha visto afectada por la caída de su industria automovilística y decreció el 0,1% en el segundo trimestre de 2019-, la recesión en Italia y la incertidumbre por el Brexit que alberga la posibilidad de una salida del Reino Unido de la UE sin acuerdo, son factores que afectan también a la posibilidad de una crisis económica.

Desaceleración del mercado laboral

Lo mismo ocurre con el empleo, que también sirve de indicador para ver el pulso de la economía. El Banco de España prevé que la creación de empleo se ralentice hasta el 1,8% en 2019, dos décimas menos que en las proyecciones que ellos mismos habían hecho en julio. Según los últimos datos del Ministerio de Trabajo correspondientes a agosto de 2019, el paro registrado es de 3,06 millones de trabajadores y aumentó en 54.371 personas. Pese a que agosto suele ser un mes en el que se destruyen más empleos por la estacionalidad, en esta ocasión el incremento del paro es el más alto en este mes desde 2010.

Por otra parte, la afiliación a la Seguridad Social registró este año 212.000 trabajadores menos, hasta los 19,32 millones. Estas cifras han ido mejorando desde la crisis, cuando se llegó a un mínimo de 16,17 millones en enero de 2014. Sin embargo, el problema es que el crecimiento se está frenando o incluso cayendo. En agosto de 2019 se ha producido la mayor caída en un mes de agosto desde 2008.

Esto también se explica, según Pedraza, porque «el ritmo de desaceleración en Europa en la primera parte del 2019 ha provocado una contracción en la actividad del sector industrial, a la vez que un aumento en el sector servicios empezó desacelerar».

Consumo interno

Cuando las exportaciones se han comportado de manera más débil en la economía española en los últimos años, el crecimiento ha ido impulsado por el consumo interno. Sin embargo, el que ha sido uno de los pilares de la economía, también muestra ahora síntomas de debilidad. «Hay que tener en cuenta que una vez que las exportaciones se redujeron, el consumo tenía un 60% de incidencia pero si el consumo se resiente por el empleo y la capacidad adquisitiva, se nos desmonta», explica Pedraza.

En el informe «Situación consumo» del BBVA Research, este ha advertido que el gasto de los hogares se situará en el 2,1% este año, tres décimas menos que en 2018, y en el 1,8% en el año 2020. Además, la confianza de los consumidores -medida con el Índice de Confianza del Consumidor (ICC) y publicado por el CIS– en la economía descendió en agosto y se hundió 11 puntos, hasta el 86,3, su nivel más bajo desde 2014 (y que supone que está en negativo, al no superar el 100) ante el empeoramiento de la evaluación de la situación actual y de las expectativas de futuro.

El CIS también detectó un empeoramiento y bajaron tanto las expectativas de consumo (5,2 puntos) y ahorro (5,3), como la perspectiva de un futuro aumento de los tipos de interés. Además, en sus respuestas, los encuestados que aseguran tener una situación económica familiar peor que hace seis meses (18,4%) superan a quienes la ven mejor (14,5%) y un 45,4% de ellos afirma llegar justo a final de mes.

Lo mismo ocurre con la caída de la compraventa de viviendas: en el primer semestre de 2019 solo 263.557 personas firmaron la compra de una casa, según datos del INE, lo que supone el peor semestre desde 2014. Solo en junio la compraventa cayó un 18,9%.

Inversión y confianza empresarial

A Pedraza, el indicador que más le preocupa es el de la confianza de los inversores y los consumidores. «Cuando hay incertidumbre en el tema fiscal, social, jurídico, los inversores deja de invertir y esto repercute gravemente en la economía», explica. Así, defiende que «el ánimo de los inversores ha caído». «En los españoles se nota que ha caído porque la adquisición de bienes de equipo que antes era elevada por las exportaciones derivadas de la industria han caído», comenta.

De hecho, el índice general de producción industrial ha sufrido fuertes oscilaciones en los últimos meses, con caídas en abril (2%) y junio (1,9%) y subidas en mayo (1,6%) y julio (2,9%), según datos del Instituto Nacional de Estadística. Pedraza defiende que la inversión extranjera bruta «a pesar que a España se le ha mejorado el ratio y la prima de riesgo», ha caído el 81,9% en el segundo trimestre de 2019, hasta 3.662 millones de euros brutos, de acuerdo con los datos del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo.

Por otra parte, y con datos más positivos, el Indicador de Confianza Empresarial Armonizado (ICEA), cuya publicación corresponde también al INE, refleja que la confianza subió un 1,6% en el tercer trimestre de 2019 en relación al trimestre anterior. Así, el 21,4% de los gestores de establecimientos empresariales considera que la marcha de su negocio será favorable en el tercer trimestre de 2019, el 16,7% opina que será desfavorable y el 61,9% restante considera que será normal.

Contrarrestar los efectos de una crisis

Para contrarrestar los efectos de una posible nueva crisis, España cuenta con menos margen de actuación que en crisis anteriores. Esto se debe a que, pese a que ha conseguido salir en 2019 del procedimiento de déficit excesivo en el que estuvo durante 10 años al situarlo por debajo del 3%, hay factores como la deuda pública que roza los máximos históricos. Así, mientras que antes de la crisis de 2008 la deuda de España se encontraba en el 34,8% del PIB (en el primer trimestre de 2008), ahora está en torno al 98,7%, según datos del Banco de España referentes al primer trimestre de 2019.

Además, la deuda externa bruta de España se situó en 2,10 billones de euros a cierre del segundo trimestre de 2019, lo que supone el 171,3% del PIB, por encima del 169,8% marcado tres meses antes, según los datos publicados por el Banco de España.

A esto se suma que organismos como el Banco Central Europeo (BCE) han activado protocolos para impulsar la economía que no han funcionado de la forma que esperaban, lo que ha llevado que se alarguen en el tiempo. Así, el BCE ha aprobado amplios paquetes de estímulos monetarios para hacer frente a las incertidumbres políticas y económicas que están frenando el crecimiento de la Zona Euro. Entre ellos, está el mantenimiento de los tipos de interés al 0% (el precio al que se presta el dinero) para intentar conseguir impulsar la economía, incrementar desde el 0,4% al 0,5% el tipo de interés que cobra a los bancos por sus depósitos y retomar su programa de compra de bonos, como anunció la semana pasada.

Fuentes:

  • Banco de España
  • Antonio Pedraza, presidente de la comisión financiera del Consejo General de Economistas
  • Instituto Nacional de Estadística (INE)
  • Banco Central Europeo (BCE)
  • Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social
  • Centro de Estudios Sociológicos (CIS)
  • BBVA Research
  • Anfac
  • Ministerio de Industria, Comercio y Turismo

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente