Newtral


Vox, las listas y las cinco bajas en quince días
Siguiente

Vox, las listas y las cinco bajas en quince días

En plena conformación de las listas de cara al 10-N, el partido de Santiago Abascal ha registrado ceses y dimisiones en Toledo, Baleares, Zamora y Albacete

En cuestión de quince días, Vox ha sufrido cinco bajas de dirigentes a escala nacional, provincial y local. Ya se trate de dimisiones o ceses -en algunos casos no quedan claras las circunstancias- la joven formación atraviesa una sangría en sus filas en plena elaboración de las listas al Congreso y al Senado para las elecciones del 10-N. Tampoco se puede hablar de denominadores comunes, pero al menos tres de las cinco salidas coinciden en hablar de “decepción”, “falta de libertad de expresión” y hasta de “traición”. Hay quien, entre este grupo de desertores, describe Vox como un partido “homófobo”, “extremista” y “antisistema”.

Lo más importante

No prevemos cambios importantes ni en las personas ni en los mensajes”, decía el presidente de Vox, Santiago Abascal, en una entrevista publicada el pasado fin de semana en el diario ABC. En rigor, no iba  a ser posible replicar las listas al 100%; hasta ese momento ya se habían registrado dos salidas en Vox Toledo a mediados de septiembre, las del portavoz municipal Alberto Romero y su compañero en la bancada verde, Luis Miguel Núñez. A principios de esta semana se sumaba la única diputada de Vox por Baleares, Malena Contestí; el miércoles, la de la presidenta de Vox en Albacete, Rosario Velasco, y el jueves, la del presidente de Vox en Zamora, Javier Alcina.

En este contexto, el partido nacido a finales de 2013 para encajar en el espectro ideológico de la ultraderecha, aborda el desafío en las elecciones del 10-N de someterse a las urnas y, por lo tanto al escrutinio de su electorado, habiendo pasado esta vez por las instituciones. Y sobre todo, ante la previsión de subida del PP que auguran las encuestas.

¿Cuál es el contexto?

Una vez presentados los exintegrantes de Vox que han abandonado las filas del partido en las últimas dos semanas, merece la pena analizar en qué condiciones ha salido cada uno:

  • Con el portavoz municipal de Vox Toledo, Alberto Romero, estalló todo. Tras tres meses en el consistorio justificó su salida por tener poco margen de maniobra. «Vine y llegué a aportar y para intentar construir con gran ilusión pero me encontré dificultades y obstáculos con los que no contaba y lógicamente me fue imposible trabajar», explicó Romero, que salió tanto del Ayuntamiento como del partido.
  • Su compañero en la bancada verde, Luis Miguel Núñez, le siguió un día después, pero en este caso solo dejaba la formación, manteniendo el acta de concejal como no adscrito. “Pasó de ser un partido a una seudosecta”, dijo, y afirmó que lo dejó por “diferencias irreconciliables” con la cúpula de una formación en la que, según dijo, “la libertad de expresión no existe”. El partido le acusó de haber mantenido contactos con el PP y de haber dejado que sus intereses personales pesaran más que su papel como servidor público, una gestión que consideró “muy pobre”.
  • La única diputada de Vox por Baleares, Malena Contestí, ha sido la más explícita describiendo su “decepción” y su sensación de haber sido «traicionada». A través de un comunicado, renunciaba a repetir como cabeza de lista de “un movimiento extremista y antisistema” que practica un “proselitismo totalitario” y criminaliza a las mujeres cuando pasan un aborto. La abogada se presentó en abril como cabeza de lista de la coalición de la formación de Santiago Abascal con Actúa Baleares. Contestí, que había sido fundadora de ese partido, renunció a todos sus cargos relacionados con esa formación a raíz de la aparición de supuestos cobros irregulares por asesorías. La exdiputada agrega que en Vox hay múltiples escándalos “que no solo no se investigan sino que se protegen”. 
  • La presidenta de la gestora de Vox en Albacete, Rosario Velasco, presentó su dimisión el miércoles a través de las redes sociales, y ha avanzado que mantendrá el acta de concejal y el rol de portavoz en el consistorio de Albacete. Sin embargo, no ha añadido información sobre si se trata de un cese o de una dimisión y solo le dedica buenas palabras a su equipo. 

 Albacete es una plaza delicada para Vox. Durante las elecciones pasadas, el candidato de Vox al Congreso por la circunscripción manchega, Fernando Paz, tuvo que renunciar por sus polémicas declaraciones sobre terapias de reconversión para niños homosexuales, charlas en grupos ultraderechistas y argumentos revisionistas sobre el Holocausto. Su sustituto, Rafael Lomana, no logró ningún escaño. De acuerdo con eldiario.es, días atrás se filtró un informe que el secretario de Vox Albacete envió a la dirección en el que denunciaba irregularidades en la gestión económica.

  • Y este jueves, el presidente de Vox en Zamora, Javier Alcina, anunció su dimisión en una carta en Twitter. Alcina ha evitado entrar en detalles y se ha limitado a afirmar: “Pienso que, hoy en día, mi marcha es mejor que mi permanencia en el partido”. Según precisa, ya había solicitado su dimisión a la secretaría nacional de Vox España el 17 de septiembre.

¿Qué hay que tener en cuenta?

El diseño de las listas es clave porque es precisamente el factor rebote por no haber sido incluido en ellas el argumento que utiliza el partido para explicar estas salidas.  El caso de Malena Contestí ha levantado más polémica que los demás, quizá por su condición de diputada, por la contundencia de sus críticas y su exposición mediática en entrevistas como la que concedió a El Mundo el miércoles. En ella, rechaza un discurso que ensalzaba al exministro italiano del Interior Matteo Salvini y explicaba su frase “el dogmatismo golpea como un yunque los ideales de Vox”, en alusión “metafórica” a la secta El Yunque. 

Ella afirma que iba en las listas porque “nadie” le dijo nunca lo contrario. “No es verdad pero es la única excusa que tienen”. En el partido verde no se quedaron callados: la calificaron como una “lianta”, señalaron fuentes baleares a El Español. “Al ver que no iba a repetir, pues de repente sufre esta caída del caballo y cambia de opinión”, aseguró el portavoz de Vox, Iván Espinosa de los Monteros. Por otra parte, Contestí ha dejado la puerta abierta al PP y Cs, siempre que se defienda la unidad de España, la libertad para estudiar en español  y la bajada de impuestos, entre otros asuntos, pero admite que no tiene ninguna oferta. “A mí la política me interesa mucho porque realmente me interesa hacer algo por este país”, declaró en el diario Última Hora.

#Fact

El anterior recuento se ciñe a los últimos quince días, pero no son las únicas bajas en Vox. En Cáceres, las dificultades para pactar en los ayuntamientos y los resultados de las elecciones del 26 de mayo forzaron entre 20 y 30 bajas, recuerda El Correo. Y en Málaga, al menos 12 personas salieron de la formación verde en agosto.

Pronóstika pregunta…

En Pronóstika hemos planteado una pregunta sobre este asunto que será resuelta el 15 de octubre,cuando serán publicadas en el BOE las candidaturas definitivas, ya aceptadas y en su caso, corregidas, por las Juntas Electorales Provinciales.

 ¿Acabará Malena Contestí, exdiputada de Vox por Baleares, en las listas de algún otro partido de cara al 10-N?


Descárgate Pronóstika
iOS | Android


¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente