Newtral


Vivir para editarlo. ¿Quién soy yo para escribir la historia?
Siguiente

Vivir para editarlo. ¿Quién soy yo para escribir la historia?


Esta es la pregunta que Patricia Horrillo, experta en comunicación y redes sociales, trata de responder cada lunes a los asistentes a su grupo. Desde 2015 coordina Wikiesfera, un espacio en el que enseña a editar contenido en plataformas como Wikipedia y donde se reflexiona sobre la escritura colectiva y la documentación de la historia.

Dentro de su línea de investigación sobre periodismo ciudadano averiguó los frenos que impedían a la gente editar contenido en la enciclopedia digital más consultada del mundo y decidió cambiarlo. Así puso en marcha Wikiesfera, con la intención de ayudar a la gente a resolver estos problemas y luchar contra la inercia de dejar que sean otros los que decidan qué es historia.

“Es necesario el conocimiento de la propia herramienta, es decir, saber que Wikipedia es una herramienta terciaria, no primaria. En Wikipedia hay fallos, pero en lugar de pensar que no te puedes fiar de ella hay que aprender a usarla para que de esa forma algo que está mal o incompleto pueda estar bien”, explica Horrillo.

Uno de sus principales objetivos es la reducción de la brecha de género en Wikipedia donde el número de editoras no llega al 10%. Esto afecta directamente al contenido, que en el caso de las biografías de mujeres es aproximadamente del 16% respecto al 84% de biografías de hombres. Una de sus vías de trabajo son las editatonas, unos maratones de edición a los que se aplica la perspectiva de género para tratar de combatir los sesgos detectados en la Wikipedia. En estos encuentros se establece una temática y una experta desarrolla cuál es la situación de las mujeres en ese ámbito para después pasar a la edición e incorporar nuevas biografías.

Gracias a estos talleres han conseguido visibilizar a mujeres como Ana María Prieto, la primera programadora española; o Alicia Calderón, una física que forma parte del equipo que detectó el bosón de Higgs. Pero el trabajo no acaba aquí, por eso Patricia tiene un espacio en Medialab Prado donde enseña a la gente a editar y a documentar para fomentar la construcción del relato colectivo de la historia.

Sus objetivos también se trasladan a otro tipo de brechas que están más invisibilizadas. Es el caso de las culturas basadas en la tradición oral, ya que parecen no tener cabida en el planteamiento actual de la enciclopedia libre.

Con 250 personas inscritas, 20 editatonas con un total de 500 participantes y unos 350 artículos creados, Patricia insiste en la importancia que tiene cada línea, cada fecha o cada nombre nuevo que aparece en la enciclopedia digital porque “nadie hablará de nosotras si no estamos en Wikipedia”.

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente