Newtral


Vero Boquete: “Gracias al fútbol soy mejor jugadora pero también mejor persona”
Siguiente

Vero Boquete: “Gracias al fútbol soy mejor jugadora pero también mejor persona”


La niña a la que con 5 años no dejaban jugar partidos oficiales ha exhibido su talento por España, Estados Unidos, Rusia, Suecia, Alemania, Francia y China

Vero nació con las botas puestas. Aprendió de ellos: de su padre que era entrenador de fútbol y de su hermano, tres años mayor que ella, que practicaba este deporte. Así fue como con 5 años la pequeña Boquete comenzó a dar sus primeros toques al balón aunque solo fuera en los entrenamientos del equipo de su barrio. Una norma prohibía jugar a las niñas en partidos oficiales y Vero veía los enfrentamientos desde la grada. Aunque aún era muy pequeña lo tenía claro, quería ser futbolista, y no le importaba las barreras que tenía que derribar para conseguirlo.

Si hubiera podido elegir, hubiera optado por desarrollar toda su carrera en un mismo club. Desde que debutó en 2005 en la Superliga con el Prainsa Zaragoza, 13 clubs diferentes han disfrutado de uno de los mayores referente del fútbol femenino español. Con 16 años acudió por primera vez a una convocatoria con la selección española sub-19 y ganó el Campeonato europeo. Fue durante su participación con el conjunto nacional cuando comenzó a acercarse al fútbol internacional y vió que si quería dedicarse profesionalmente al deporte rey, debía hacer las maletas. Y así fue. Su ambición deportiva se lo pedía. 

Estados Unidos, Rusia, Suecia, Alemania, Francia y China han disfrutado de la calidad de esta futbolista que decidió abandonar los terrenos de juegos españoles para poder dedicarse profesionalmente a su pasión: el fútbol. Tenía claro que en España era muy difícil ser mujer y ser futbolista. 

Primeros títulos

Tras pasar por las filas del Espanyol y conseguir dos Copas de la Reina decidió comenzar su particular gira internacional. En junio del 2010 terminó la temporada con el equipo perico y se fue directa a la liga estadounidense para disputar los últimos tres meses de competición. En Estados Unidos, la temporada de fútbol dura seis meses, de abril a octubre. Vero aprovechó para conocer la liga estadounidense y después, tras finalizar la temporada allí, volvió a competir con el Espanyol en la liga nacional. Y así estuvo varios años, entre Estados Unidos y España. Una pasión partida en dos.

En 2012 decidió plantar sus botas en terreno europeo. Se marchó a Suecia y en el Tyresö FF compartió vestuario con uno de sus referentes, la brasileña Marta Vieira da Silva. Allí disputó la final de la Liga de Campeones y marcó el segundo tanto de su equipo en la final, pero no fue suficiente para hacerse con el título. Un título que llegaría un año después, en 2015, en Alemania, con el Frankfurt y se convirtió en la primera española en conseguir alzarse con la Women´s Champions League. 

Vero no tiene límites y continuó la aventura europea, primero en el Bayern de Münich donde conquistó la Bundesliga y más tarde en el París Saint Germain. De ahí a China, al BG Phoenix, la primera española que jugaba en la primera división china. Y ahora, otra vez deslumbra con su fútbol en Estados Unidos, en el Utah Royals. 

La selección

Su paso por la selección lo recuerda como fantástico, el despegue del fútbol femenino. Vero nunca imaginó meter el gol que clasificó por primera vez a la selección absoluta para un europeo, ni mucho menos disputar por primera vez un mundial con España. Es historia del fútbol femenino español y una de las mejores exponentes de esta cultura en el mundo.

Boquete lo tiene claro. El crecimiento del fútbol femenino en España pasa por el profesionalismo de las jugadoras, dar las condiciones necesarias para que puedan dedicarse de manera profesional. Además, valora de manera muy positiva el crecimiento que ha tenido este deporte en los últimos años y lo vincula a la creación de referentes femeninos. “Las niñas tenían que verse identificadas con mujeres futbolistas y profesionales y ver que llegar al máximo nivel era posible”, y poco a poco se está consiguiendo. Las niñas ya suenan con ser Vero Boquete, tocar el balón con su calidad y disfrutar del fútbol sin tener que hacer las maletas. 

Ahora Vero busca que el fútbol femenino español tenga el reconocimiento que durante años no ha tenido. Ella disfruta del trabajo bien hecho. Un ejemplo de ambición por conseguir su objetivo: vivir de su pasión y emocionar a los espectadores. Mientras tanto, en España soñamos con volverla a ver por los terrenos de juego, deslumbrando con su calidad y disfrutando de su pasión. 

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente