Newtral
Un incendio, contaminantes en el aire y dos personas desaparecidas: ¿qué ha sucedido en el vertedero de Zaldibar?
Siguiente

Un incendio, contaminantes en el aire y dos personas desaparecidas: ¿qué ha sucedido en el vertedero de Zaldibar?

Doce días después de que se produjera el derrumbe del vertedero en Bizkaia, el Gobierno vasco todavía desconoce las causas. Esto es lo que sabemos hasta ahora

Labores de búsqueda de los dos desaparecidos en Zaldibar | Foto: EFE/Juan Herrero

El 6 de febrero el vertedero de Zaldibar, en el País Vasco, se derrumbó. Doce días después, continúan los trabajos para rescatar los cuerpos de los dos trabajadores que desaparecieron en la avalancha y el monitoreo de los contaminantes detectados en el aire.

Las irregularidades que había presentado la empresa a cargo del vertedero y la falta de información han suscitado dudas y quejas por igual a la espera de un informe en el que se aclare cómo ha sucedido el incidente.

Mientras, el Gobierno enfrenta las acusaciones por la gestión de la crisis que se ha desatado y que podría pasarle factura al PNV a dos meses de las elecciones en el País Vasco. Te explicamos lo que se sabe hasta el momento.

¿Cómo sucedió?

Hacia las 16:00 horas del 6 de febrero, medio millón de metros cúbicos de tierra y residuos industriales del vertedero de residuos no peligrosos se deslizaron ladera abajo y cayeron hasta sepultar parte de la autopista, cerca de las localidades de Ermua, Eibar y Zaldibar, que albergan a cerca de 48.000 habitantes.

Aunque todavía no se ha explicado cuáles son las causas que provocaron el derrumbe, los indicios apuntan a que una pared agrietada del vertedero reventó, abriendo paso a la masa de residuos. El origen del incendio podría estar en la fricción entre los materiales que cayeron y, al liberarse, las bolsas de metano que existen en el vertedero podrían haber avivado las llamas. 

Las autoridades encontraron niveles de contaminantes en el aire por encima de lo normal, lo que hizo que aconsejaran a la población mantener las ventanas cerradas y no realizar actividades físicas al aire libre.

Como consecuencia del derrumbe, dos trabajadores de la empresa Verter Recycling 2002 están desaparecidos y una parte de la AP-8 que une Bilbao y San Sebastián quedó sepultada durante horas.

El Departamento de Medio Ambiente también estudia si la lluvia pudo haber arrastrado agentes contaminantes al agua, por lo que se han reforzado los controles de fuentes y manantiales en la zona, aunque hasta ahora ningún análisis ha mostrado contaminación en el agua de consumo.

¿El incendio continúa?

El incendio ya está sofocado, según ha informado el Gobierno vasco. La inestabilidad del terreno había dificultado las labores de los cuerpos de bomberos, que tuvieron que habilitar pistas de acceso para llegar a los focos más preocupantes. 

Pero el sábado los equipos de trabajo pudieron ingresar a la zona con maquinaria pesada para sofocar el incendio arrojando tierra, lo que facilitó las labores, como ha explicado la viceconsejera de Medio Ambiente Elena Moreno.

¿Son peligrosos para la salud los gases que se están emitiendo?

El servicio vasco de salud, Osakidetza, asegura que los altos niveles de dioxinas y furanos detectados el pasado viernes en el aire no suponen un riesgo inminente para la salud, pero recomiendan a los vecinos de Eibar, Ermua y Zaldibar que mantengan cerradas las ventanas y que limiten las actividades al aire libre de manera preventiva.

El jueves se conocerán los resultados de las nuevas muestras. Mientras, el gobierno ha reforzado los controles de la calidad del aire con una segunda unidad móvil y muestreos manuales diarios en los barrios más próximos al vertedero.

Trabajos para hallar a los operarios desaparecidos en Zaldibar | Foto: EFE/Juan Herrero

En el día a día, las dioxinas están omnipresentes como «exposición de fondo». La OMS señala que la exposición breve del ser humano a altas concentraciones de dioxinas puede causar lesiones cutáneas, tales como acné clórico y manchas oscuras, así como alteraciones funcionales hepáticas, pero solo en altas concentraciones. Pero las consecuencias graves se producen cuando existe una exposición prolongada, no en periodos cortos. 

«Estamos manejando niveles bajos que casi no es capaz de detectar la herramienta analítica», explica Begoña Jiménez, experta del CSIC a cargo de los análisis de la calidad del aire, quien añade que es importante «transmitir un mensaje de tranquilidad».

¿Qué son las dioxinas y cómo afectan?

Los niveles de dioxinas y furanos que se han encontrado en la zona están en torno a 40 o 50 veces por encima de los valores promedio, con 719 femtogramos por m3. Pero el Gobierno vasco asegura que los efectos a corto plazo no se asocian a este tipo de exposiciones, «salvo que fueran concentraciones muy elevadas, situación en la que no nos encontramos».

La OMS clasifica a las dioxinas en la llamada «docena sucia», un grupo de productos químicos peligrosos que forman parte de los llamados contaminantes orgánicos persistentes (COP), preocupantes por su elevado potencial tóxico si se encuentran en cantidades muy superiores.

Las dioxinas son una mezcla de cerca de 20 compuestos y, para analizar su concentración, el experto en Química Ambiental en el CSIC Joan Grimalt explica a Newtral.es que se analiza cada uno de manera individual y se multiplica por un factor de toxicidad determinado por la OMS. «La cifra que se da es el equivalente tóxico que establece la OMS».

Al igual que el Gobierno vasco, Grimalt señala que lo grave sería una exposición crónica, «pero una exposición puntual a un nivel alto, bueno no es, pero tampoco habrá un problema de salud inmediato». 

Jiménez también coincide en que no hay establecidos unos niveles de riesgo para las dioxinas como parámetro de calidad ambiental. «Existe una normativa europea que establece unos valores límite para plantas incineradoras de 0,1 nanogramo por m3, que es un millón de veces superior a los 700 femtogramos registrados aquí», pero «por fortuna, a día de hoy los niveles son muy bajos», añade la experta.

La OMS también advierte que «la incineración descontrolada de desechos (sólidos y hospitalarios) suele ser la causa más grave» de liberación de dioxinas al medio ambiente, dado que la combustión es incompleta. 

¿Un ejemplo poco acertado?

Durante una rueda de prensa, el director de Salud Pública, Juanjo Aurrekoetxea, insistió en que la concentración del químico no es grave y, para ello, puso como ejemplo que el Gobierno ruso empleó un compuesto con dioxinas similares para tratar de asesinar al expresidente ucraniano Victor Yushchenko en 2002, «aunque en unas cantidades mucho más elevadas», precisó. «No consiguieron asesinarle, pero sí le desfiguraron la cara. La dosis que le dieron fue brutal», añadió.

Grimalt precisa que esta comparación «no tiene sentido», ya que se desconocen las dioxinas que se utilizaron contra el expresidente de Ucrania y, además, «las tomó por la boca», «le entraron en el cuerpo de forma mucho más permanente que al ser respiradas». 

La OMS cita otro caso como ejemplo. A finales de 2008 Irlanda retiró del mercado toneladas de carne de cerdo y productos porcinos porque detectó que las muestras analizadas contenían hasta 200 veces más dioxinas que el límite de inocuidad prescrito. Aún así, la evaluación de riesgos realizada por Irlanda indicó que no existía peligro para la salud pública.

¿Había amianto en el vertedero?

Los resultados de las muestras del CSIC confirmaron la ausencia de fibras de amianto en el aire. Sin embargo, sí había placas de cemento con amianto dentro del vertedero.

La consejera de Seguridad, Estefanía Beltrán, aseguró que «en el mismo momento en que se conoció los riesgos se tomaron medidas para que las personas que estaban interviniendo lo hicieran con la mayor seguridad posible». La consejera señaló que en torno a 150 efectivos de Emergencias y de seguridad que iniciaron las labores de rescate pudieron estar en contacto con este mineral. 

En respuesta a las fotos de bolsas con ropa contaminada, Beltrán confirmó que siguieron los protocolos y se envió a una empresa especializada en ese tipo de limpieza, al igual que 60 vehículos precintados.

¿Por qué se ha suspendido un partido de fútbol y no el colegio?

El departamento de Salud del Gobierno Vasco recomendó el viernes pasado no hacer deporte al aire libre ni ventilar la casa, sobre todo por la noche, a los vecinos del entorno del vertedero de Zaldibar tras recibir los informes sobre la calidad del aire. Las recomendaciones afectaron a unos 48.000 vecinos de los municipios de Ermua, Eibar y Zaldibar. 

Tras estas recomendaciones, «a instancias de la LaLiga y la RFEF, y atendiendo a las recomendaciones del Departamento de Salud del Gobierno Vasco, que ha aconsejado que no se practique deporte al aire libre en las zonas de Eibar, Ermua y Zaldibar, la Real Sociedad y la SD Eibar han acatado la decisión de que mañana no se dispute el encuentro que ambos equipos debían disputar en Ipurua», señalaron los clubes en un comunicado. 

Sobre por qué no han cancelado las clases, el domingo el Gobierno vasco insistió el domingo en que solo la exposición prolongada a las dioxinas generadas por el incendio en el vertedero de Zaldibar puede afectar a la salud de las personas. 

«Las recomendaciones del viernes eran genéricas y amplia en clave preventiva con los resultados de las muestras recibidas de niveles superiores a los habituales», explican desde el Gobierno vasco. «Lo que sí se recomienda, de forma preventiva, fue la de tomar acciones a reducir la exposición al aire», añaden, para así reducir la exposición. En cuanto a la posibilidad de cancelar las clases, añaden que es cada colegio el que ha decidido tomar medidas más o menos drásticas. 

Este martes por la mañana, explican desde el departamento de Educación, ha habido una reunión con los directores técnicos del departamento de Salud y los centros educativos de la zona para aclarar dudas «basándose en las recomendaciones del departamento de Salud», pero, insisten, son recomendaciones. 

¿Tardó el Gobierno en reaccionar?

El mismo día que anunciaba el adelanto de la convocatoria electoral, el lehendakari Íñigo Urkullu tuvo que dedicar sus primeras palabras sobre el derrumbe de Zaldibar, un acontecimiento que calificó de «fatal y fatídico accidente laboral». Era el 10 de febrero, cuatro días después de que se produjera el accidente. 

El lehendakari, Íñigo Urkullu | Foto: Lehendakariza

En aquella comparecencia, hablaba de la puesta en marcha de una «comisión técnica» para determinar la forma de proceder a partir de ahora. En ese foro que se reunió por vez primera, cuatro días después del accidente, estuvieron presentes el propio lehendakari, cuatro de sus consejeros, el diputado general de Bizkaia y su responsable de Transporte, así como los alcaldes de Zaldibar, Ermua y Eibar.

En esa misma rueda de prensa, el lehendakari, cuestionado sobre por qué no había visitado todavía el lugar donde se produjo el accidente, Urkullu respondió: «No se trata de estar por estar. Se trata de ser operativos. Por mi experiencia personal, intentó deslindar cualquier tipo de presencia que suponga solamente una escenificación». Dos días después, el presidente del Gobierno vasco visitaba la zona. 

¿El Gobierno rechazó la ayuda de la Unidad Militar de Emergencias?

Desde Lehendakariza confirman a Newtral.es que, en efecto, la semana pasada el Gobierno vasco recibió el ofrecimiento desde Madrid para enviar una serie de efectivos y ayudas como el de la Unidad Militar de Emergencias. Aseguran que, debido a la imposibilidad de operar o entrar en el terreno a buscar a las personas desparecidas por la «inseguridad» del terreno, no se aceptó la ayuda y, de hecho, tampoco se continuó en ese momento las labores de rescate por los problemas de estabilización del terreno. 

Sobre si solicitarán ayuda al Gobierno central, aseguran que «en estas circunstancias no se rechaza ninguna ayuda, no tendría sentido, porque el Gobierno Vasco la ofrece en situaciones equiparables». Si es necesario se solicitará ayuda al Gobierno español o a quien hiciera falta, añaden. Sobre las actuaciones actuales en el terreno y las ayudas aceptadas, explican que han solicitado imágenes vía satélite, helicópteros para apagar el fuego o la colaboración del CSIC para el análisis de dioxinas y furanos. 

Insisten en que «no se trata de un problema de recursos. El problema es la garantía de seguridad para trabajar en el terreno». 

¿Se han suspendido las labores de búsqueda de los dos desaparecidos?

El pasado 8 de febrero, dos días después del derrumbe, se paralizaron las labores de búsqueda de los dos trabajadores desaparecidos por decisión de los geólogos que inspeccionaron la zona. 

Las labores de búsqueda han continuado, aunque de forma intermitente, debido a la inestabilidad del terreno. De hecho, se han buscado a los desaparecidos en zonas donde el terreno es más estable, aunque haya menor probabilidad de encontrar ahí los cuerpos. Desde el Gobierno vasco insisten en que «primero hay que estabilizar los terrenos para que las máquinas puedan entrar a trabajar». 

Cada equipo de trabajo, tanto de búsqueda, como de extinción del incendio, van acompañados de un geólogo que supervisa cada paso que dan. Y en la ladera se han instalado con helicópteros 19 sensores que monitorizan de forma permanente la estabilidad del terreno para alertar de cualquier deslizamiento y poder evacuar en caso de riesgo a los trabajadores y poder cortar el tráfico de la autopista.

¿La empresa contaba con los permisos?

En la última inspección al vertedero, en julio de 2019, el gobierno hizo un requerimiento a Verter Recycling 2002 para subsanar «distintos aspectos», como recoge el gobierno. Unos meses después, el 11 de octubre de 2019, la empresa entregó un estudio de una consultora especializada que aseguraba que el «vertedero es estable con la configuración actual», pero también incluía algunas recomendaciones, así como un mayor control.

Trabajos para hallar a los operarios desaparecidos en Zaldibar | Foto: EFE/Juan Herrero

Por ahora, el gobierno ha exigido a la empresa que entregue un plan de actuación para remediar el derrumbe del vertedero y ha abierto un expediente sancionador por las infracciones cometidas. A la par, un juzgado de Durango ha abierto diligencias previas por un presunto delito laboral y ambiental. 

La empresa también deberá facilitar la información a compañía aseguradora con la que tiene suscrito el seguro obligatorio de responsabilidad medioambiental y civil.

¿Qué soluciones se proponen?

El Gobierno ha adelantado que tendrán que vaciar y tratar los residuos que se deslizaron sobre la ladera. Aunque el plan para reubicar los residuos debe hacerse tratando de removerlos «lo menos posible». Para ello, ya han pedido el apoyo de la empresa holandesa Afvalzorg, especializada en almacenamiento, reciclaje y vertido de residuos.

Mientras se encuentra una solución, el Ayuntamiento de Gasteiz ofreció el vertedero municipal de Gardelegi.

¿Por qué las muestras de la calidad del aire tardan tanto?

El Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), encargado de realizar las pruebas sobre la calidad del aire, tarda entre tres y cinco días para entregar los resultados de las muestras recibidas, ya que se trata de una prueba compleja, como explicó la consejera de Salud, Nekane Murga.

En España solo hay dos centros que realizan este tipo de pruebas, y Murga señaló que se escogió el CSIC porque el otro tardaba más tiempo en entregar los resultados.

¿Sirven las mascarillas?

El gobierno no ha recomendado utilizar mascarillas, aunque algunas personas aseguraron que había desabasto en las farmacias y en la fábrica.

El experto en calidad del aire, Joan Grimalt, también desestimó que las mascarillas que se encuentran en las farmacias fueran de utilidad para protegerse de las dioxinas y furanos. «Las que se venden en las farmacias en realidad se venden para evitar que una persona enferma contamine a las demás, no son para proteger a quien se la pone. Aunque siempre filtran algo y si hay polvo, también son en parte útiles. Pero para protegerse de la contaminación en el medio ambiente se requieren cosas mucho más sofisticadas».

¿Tiene algo que ver el incremento exponencial de los vertidos?

El aumento de las cantidades de residuos que ingresaban en el vertedero ha sido señalada como una de las posibles causas del derrame, pero esto todavía no está confirmado.

La entrada de residuos en el vertedero pasó de 379.689 toneladas en 2017 a 540.667 toneladas en 2018; y a 510.994 toneladas en 2019. 

El ingreso de materiales de construcción que contienen amianto, como placas, tuberías y canaletas de fibrocemento, también aumentó al pasar de 2.954 toneladas en 2017; a 2.592 toneladas en 2018; y a 4.235 toneladas en el año 2019.

El vertedero, inaugurado en 2007, contaba con una vida útil para 35 años.

1 Comentario

  • La aceptacion de la ayuda de la Unidad Militar de Emergencia hubiera sido acertado. Las Fuerzas Armadas cuentan con técnicos y unidades para actuar en ambiente nuclear, químico y biologico y seguramente se habría minimizado el problema. Pero la soberbia de determinados gobiernos nacionalistas no desean la ayuda del Estado

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente