Newtral
Turismo, Imserso y dinero público
Siguiente

Turismo, Imserso y dinero público

El turismo aporta casi 150.000 millones de euros a la economía española: más del 12% del PIB. Proteger este sector es una prioridad de cara a la recuperación económica

Foto: Juan Herrero | EFE

A partir del mes de julio, España se abrirá al turismo extranjero. Así lo anunció este sábado el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. España es la segunda potencia mundial en turismo, tanto en recepción de visitantes, solo por detrás de Francia, como en ingresos obtenidos a través de turistas internacionales, por detrás de EE.UU. El turismo aporta casi 150.000 millones de euros a la economía española, lo que representa más del 12% del PIB. Y en 2018, visitaron el país 83 millones de personas.

Una de las claves de la recuperación económica por la crisis del COVID-19 será recuperar el turismo. Existen ayudas estatales concretas para el sector, que además se puede beneficiar de las medidas generales que el Gobierno ha puesto en marcha. 

En cuanto a lo concreto, por ejemplo, existe la línea de financiación Thomas Cook, que se creó para ayudas a empresas turísticas después de que el operador británico quebrara. Ahora ha sido fortalecida con 200 millones de euros adicionales. El sector también se puede acoger a medidas generales para la economía, como puede ser la flexibilización de los ERTE, o también el aplazamiento de impuestos y cotizaciones.

Qué se hace fuera de España

Los competidores turísticos de España han optado por medidas similares: líneas de crédito, aplazamiento de pagos, flexibilización de los despidos temporales… No obstante, existen otro tipos de propuestas. Italia, por ejemplo, ha aprobado un fondo de 2.400 millones de euros para financiar el bono de vacaciones, con el que se dará un incentivo de hasta 500 euros a familias con ingresos de hasta 40.000 euros para que lo utilicen en alojamientos turísticos dentro del país.

En Francia, el sector turístico dispone de un fondo de crédito de 1.300 millones de euros financiados por el Estado, dentro de un plan global de inversiones de 18.000. Además, en cuanto a política fiscal, el sector se puede beneficiar de la exonerización de cargas sociales y el aplazamiento de algunas cotizaciones empresariales.

Portugal ha dispuesto para el sector una extensión en los plazos del pago de impuestos y contribuciones, además de una línea de crédito específica para el turismo, por valor de 1.760 millones de euros. Esta línea crediticia beneficia también a las microempresas del turismo. Además, se ha dispuesto una campaña de promoción para el turismo local, bajo el sello Clean and safe: Limpio y seguro.

El Imserso, financiado al 21% por el estado

La pandemia afectó muy pronto a uno de los programas turísticos emblemáticos de España: el Imserso. Los viajes del Imserso se cancelaron muy pronto, debido a que sus beneficiarios son población de riesgo. Está previsto que el programa se retome en julio, pero no parece descabellado pensar que vaya a haber nuevas cancelaciones.  

Y eso genera un problema: aunque la cara visible del Imserso es el beneficio para la población mayor y el fomento del llamado envejecimiento activo, en términos económicos es una política de empleo. El objetivo con el que se creó este programa, hace ya más de 30 años, es beneficiar al sector turístico llevando a los jubilados a los hoteles en temporada baja. 

Este programa, según los datos del último informe que está publicado en la web del Imserso (2018) arrastra de los Presupuestos Generales del Estado 117 millones de euros dedicados a alojamiento, buffet y otras ventajas residenciales. Esa cantidad costea solo una parte del programa: cerca del 21%. Cuando arrancó el programa, en 1985, Benidorm ocupó la primera posición entre los solicitantes, seguido por Palma de Mallorca. En 2018, del cerca de un millón de plazas ofertadas, 200.000 beneficiarios se decantaron por la Comunidad Valenciana

Benidorm, en dificultades

El sector hotelero ya advirtió de que la cancelación de los viajes del Imserso iba a ser un agujero para el turismo de esa región. Y las perspectivas se mantienen poco optimistas. Antonio Mayor, portavoz de Hosbec Benidorm, destaca que el Imserso ha servido para “mantener durante 30 años los puestos de trabajo fijo”. 

En las circunstancias actuales, sostiene Mayor, “va a ser difícil que lleguemos vivos al año que viene”. Su esperanza es que “para San Valentín, en la época del carnaval de febrero, y con la ayuda de algún fármaco o vacuna que consiga reducir este virus a algo parecido a un resfriado común, podamos empezar otra vez”.

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente