Newtral


Trump estudia prohibir los vapeadores con sabor por los posibles daños pulmonares
Siguiente

Trump estudia prohibir los vapeadores con sabor por los posibles daños pulmonares

Washington (United States), 11/09/2019.- US President Donald J. Trump (2-R), with Acting Commissioner of Food and Drugs Norman Sharpless (L), First Lady Melania Trump (2-L) and Secretary of Health and Human Services Alex Azar (R), delivers remarks following the announcement of new restrictions on the sales of non-tobacco flavored vaping products during a press briefing in the Oval Office of the White House in Washington, DC, USA, 11 September 2019. President Trump's announced ban on the sales of non-tobacco flavored vaping products is an effort to get minors to quit in the wake of recent deaths attributed to the products. (Estados Unidos) EFE/EPA/SHAWN THEW

Una sexta muerte en Estados Unidos vinculada al consumo del vapeo con sabor ha sido el detonante para que Donald Trump esté planteándose prohibir la comercialización de estos productos en el país

Donald Trump y Melania Trump en el Despacho Oval anunciando que la Administración se plantea prohibir los vapeadores con sabor | Foto: Shawn Thew (EFE)

«No podemos permitir que la gente enferme. Y no podemos dejar que nuestro niños estén tan expuestos», decía el presidente de Estados Unidos Donald Trump ayer miércoles. Trump formuló estas declaraciones después de que se diese a conocer la sexta muerte en el país vinculada al consumo de vapeo con sabor. Así, el presidente aseguró que la Agencia del Medicamento (FDA por sus siglas en inglés) plantearía un plan en las próximas semanas para retirar del mercado la gran mayoría de los cigarrillos con sabores, según recoge la agencia EFE.

También la primera dama Melania Trump se mostró «profundamente preocupada» a través de su cuenta de Twitter por el consumo de este producto, un consumo que calificó de «epidemia». La realidad es que en Estados Unidos las autoridades sanitarias también consideran que es una epidemia, ya que se estima que diez millones de personas vapean, según una encuesta publicada en Annals of Internal Medicine. De los usuarios, la mitad son jóvenes de entre 18 y 24 años.

El anuncio llega después de que la semana pasada Michigan se convirtiese en el primer estado de EEUU en prohibir el uso de vapeadores o cigarrillos electrónicos de sabor, según informaba el Washington Post. La alerta llegaba poco después de que las autoridades sanitarias de Estados Unidos comenzaran a investigar alrededor de 100 casos de enfermedades pulmonares misteriosas relacionadas con el uso de vapeadores en 14 estados.

Según informba EFE, «los escáneres de pulmones de pacientes con enfermedad de vapeo muestran lo que parece una neumonía viral o bacterial grave, pero las pruebas para confirmar esas enfermedades dan negativo». En Estados Unidos, añade la nota de EFE, estos cigarrillos electrónicos «se venden sin restricciones de edad y se ofrecen con sabores como zumos de frutas, caramelos y gomas de mascar».

Según publicaba la Organización Mundial de la Salud en 2010: «Los estudios disponibles demuestran que, por lo general, el vapor contiene compuestos carcinógenos y otras sustancias tóxicas que se encuentran en el humo del tabaco, pero en niveles medios de 1 a 2 órdenes de magnitud inferiores al humo de tabaco tradicional, aunque superiores al de un inhalador de nicotina, utilizado como medicamento-dispositivo para dejar de fumar».

Según explicaba a Newtral Antonio Vallejo, enfermero y vicepresidente de la Sociedad Española de Especialistas en Tabaquismo (SEDET), no hay documentos concluyentes sobre los efectos que producen los cigarrillos electrónicos, ya que «se necesitarían estudios longitudinales». Sin embargo, añade: «Sí podemos afirmar que los cigarrillos electrónicos contienen sustancias potencialmente cancerígenas y tóxicas para el pulmón que, a largo plazo, pueden provocar enfermedades graves. En consulta aún no hemos detectado la relación entre vapear y padecer una patología respiratoria. El fenómeno del cigarrillo electrónico es muy reciente y el número de consumidores, aunque in crescendo, es limitado y, por tanto, se necesita tiempo para poder observar sus efectos en la salud».


No lo llames vapear, llámalo fumar. Preguntas y respuestas

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente