Newtral


Justin Trudeau contra la sombra de los escándalos
Siguiente

Justin Trudeau contra la sombra de los escándalos

El primer ministro canadiense afronta unas elecciones el 21 de octubre con una imagen deteriorada por las acusaciones de corrupción

Justin Trudeau fue elegido primer ministro de Canadá el 4 de noviembre de 2015. Su discurso liberal y centrado en los derechos de las minorías del país se ganó el clamor popular en una sociedad que exigía cambio. Cuatro años después, tras varios escándalos políticos que han debilitado su imagen, el primer ministro se enfrenta el 21 de octubre a unas elecciones federales que pueden poner en peligro su mandato y devolver a los conservadores al Gobierno.

Lo más importante

Un resultado electoral parejo entre los dos partidos principales del país, el Partido Liberal, en el Gobierno, y el Partido Conservador, en la oposición, condicionaría la composición de la Cámara de los Comunes y podría provocar la formación de un Gobierno en minoría. En la contienda electoral de 2015, Trudeau triunfó por mayoría absoluta con 6,9 millones de votos –el 39,47%–, lo que permitió al Partido Liberal obtener más de la mitad de los escaños de la Cámara Baja –184 de los 338 asientos–  y formar un Gobierno en mayoría. En la pasada legislatura, los liberales pudieron aprobar leyes sin depender de otras formaciones.

Sin embargo, las acusaciones de corrupción han colocado al partido de Trudeau ligeramente por detrás de los conservadores en las encuestas. El sufragio directo por el que se rige el sistema electoral canadiense (también conocido como first-past-the-post, en inglés) establece que el candidato más votado sea automáticamente investido primer ministro, aunque no haya logrado la mayoría absoluta. Si el voto canadiense se divide de manera uniforme entre los dos partidos mayoritarios, el Gobierno emanado de las elecciones federales sería uno en minoría, venza el Partido Conservador de Andrew Scheer o el Partido Liberal de Justin Trudeau.

¿Cuál es el contexto?

El último año de la legislatura de Trudeau se ha visto salpicado de escándalos políticos que han afectado la imagen del primer ministro. Entre todas ellas destaca una en particular: el escándalo SNC-Lavalin. El Gobierno canadiense supuestamente ejerció influencia política para favorecer a la mayor constructora del país, SNC-Lavalin, empresa acusada de corrupción por sobornar a altos funcionarios libios en tiempos del ahora fallecido Muamar el Gadafi. El caso provocó en la primera mitad del año la dimisión de dos ministras y de su asesor principal, en protesta por las supuestas presiones emprendidas para que la constructora evitase una condena que le impediría competir por contratos públicos federales en Canadá.

La dimisión más trascendental se produjo el 12 de febrero. La entonces ministra de Veteranos, Jody Wilson-Raybould, presentó su renuncia tras haber sido presionada durante meses por la oficina del primer ministro para que diese un trato de favor a SNC-Lavalin, según el periódico canadiense The Globe and Mail. Las presiones supuestamente se dieron cuando se encontraba al frente del Ministerio de Justicia, responsabilidad que puso fin Trudeau el 14 de enero, cuando remodeló su gabinete y la sustituyó de su cargo en Justicia para nombrarla ministra de Veteranos. Un mes después, Wilson-Raybould, la primera mujer y la primera indígena en ocupar un cargo ministerial en la historia de Canadá, presentó su dimisión al Gobierno. Y el 27 de febrero acusó públicamente a Trudeau de presionarla durante cuatro meses para que interfiriera en el caso SNC-Lavalin.

¿Qué hay que tener en cuenta?

Pese a que en ocasiones pueden resultar engañosas, las encuestas de los últimos meses señalan una ligera ventaja de los conservadores sobre los liberales. Según los sondeos de este lunes de la cadena CBC News, el Partido Conservador obtendría el 32,4% de votos y el Partido Liberal llegaría a los 31,7%.

Tras los escándalos que han salpicado al Ejecutivo, el partido liderado por Trudeau se ha situado por detrás en las encuestas durante meses. Sin embargo, los liberales han remontado hasta lograr a principios de septiembre el empate en un 33,8% de la intención de voto con los conservadores.

En la provincia de Quebec, clave para asegurarse la mayoría en la Cámara de los Comunes, el Partido Liberal cuenta con una clara ventaja sobre el Partido Conservador: una intención de voto del 35,3% de los liberales, frente a un 21,4 % de los conservadores.

#Fact

En las elecciones federales anteriores a Trudeau, los liberales bajaron a 34 escaños, el número más bajo de su historia. Por primera vez desde la fundación de Canadá, el Partido Liberal no había sido elegido ni en el Gobierno ni en la oposición oficial. Con Trudeau, sin embargo, los liberales obtuvieron el segundo mejor desempeño en su historia –los 184 escaños logrados solo han sido superados por los 193 que ganaron en 1949–. Fue la primera vez desde 1980 que el Partido Liberal ganaba el mayor número de escaños en la Canadá francesa.

No obstante, de perder las próximas elecciones del 21 de octubre, Trudeau sería el primer jefe de Gobierno canadiense desde 1939 que no consigue revalidar su cargo tras completar solo un mandato.


¿Conseguirá Justin Trudeau revalidar su cargo de primer ministro en las elecciones del 21 de octubre?
Descárgate Pronóstika
iOS | Android

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente