Newtral


Tensión en la frontera entre Venezuela y Colombia
Siguiente

Tensión en la frontera entre Venezuela y Colombia

Maduro ha enviado a los máximos líderes militares a cuatro estados fronterizos, donde harán “ejercicios” desde este martes hasta el 28 de septiembre. Colombia acusa a su vecino de albergar a grupos armados y Venezuela culpa a Bogotá de conspirar para “atacar”.

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro | Miguel Gutiérrez (EFE)

Colombia y Venezuela arrancan una jornada de “máxima alerta” y “vigilancia” respectivamente, sumidas en un nuevo episodio de desconfianza y acusaciones mutuas. El presidente venezolano, Nicolás Maduro, declaró a principios de septiembre la “alerta naranja” para evitar la escalada de un conflicto con el país vecino tras el regreso a las armas de disidentes de las FARC. Esta declaración, según explicó después el Gobierno venezolano, implica el inicio este martes de unos ejercicios militares en la frontera que incluyen, según dijo Maduro, el despliegue de misiles. Está previsto que terminen el 28 de septiembre.

El consejero presidencial de Derechos Humanos y Asuntos Internacionales de Colombia, Francisco Barbosa, afirmó el lunes que las autoridades colombianas asumen estas maniobras de hasta 3.000 militares (según Caracas) en los estados fronterizos de Zulia, Táchira, Apure y Amazonas “con mucho detenimiento” y sin entrar “en la histeria”. El funcionario consideró que estos anuncios de Maduro sobre la frontera colombo-venezolana aparecen “cada vez que necesita oxígeno interno”. 

¿Por qué es importante?

Ambos países mantienen relaciones tensas desde hace más de una década, pero en esta ocasión, las acusaciones son de parte y parte, y se enmarcan en un momento delicado para Colombia, ante la posibilidad de que el acuerdo de paz se debilite y repunte el conflicto.

Según Maduro, Venezuela despliega a las tropas porque tiene “pruebas de cómo desde Colombia se conspira para mandar grupos terroristas y atacar servicios públicos, atacar poderes públicos y atacar objetivos civiles y militares de nuestro país”. Además, culpa a Duque del “intento de imponer un autoproclamado como jefe de Gobierno”, en alusión al líder del Parlamento, Juan Guaidó, reconocido como presidente por más de 50 países al considerar que el mandato de Maduro deriva de una elección fraudulenta. Maduro, además, asegura que busca defender la “soberanía” de cualquier “intento de injerencia” o “falsos positivos que afecten al pueblo”.

Al mencionar los “falsos positivos”, Maduro se refiere a ejecuciones extrajudiciales denunciadas en el marco del conflicto armado por las que civiles eran asesinados y presentados como muertos en combates por la fuerza pública. Un escándalo que estalló en 2008 y que cuenta en miles a sus víctimas, identificado con una práctica sistémica sin llegar a catalogarse como una política de Estado, aunque las cifras oscilan según la fuente como indica Colombia Check. Duque, por su parte, denunciará en la Asamblea General de La ONU que Maduro ha dado protección a grupos armados ilegales como el Ejército de Liberación Nacional (ELN). El Gobierno de Maduro tildó lo publicado como “fantasías con visos tenebrosos”. “La oligarquía colombiana” usó la publicación para “asesinar la verdad (y) preparar el terreno para cualquier tipo de agresión armada” contra Venezuela, dijo el ministro de Información de ese país, Jorge Rodríguez

¿Cuál es el contexto?

Este nuevo pico de tensión diplomática tiene su origen en el anuncio del ex número dos de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), alias ‘Iván Márquez’, de su retorno a las armas al frente de la disidencia y acompañado por otros antiguos líderes de la organización armada. La respuesta de su sucesor y actual presidente, Iván Duque, desechó la idea de hablar de “una nueva guerrilla” y habló en su lugar de “una banda de narcoterroristas que cuentan con el albergue y apoyo de la dictadura de Nicolás Maduro”. 

En la actualidad, las relaciones entre Colombia y Venezuela están rotas desde el mes de febrero. “No puedo seguir aguantando más agresiones del gobierno fascista de Colombia”, dijo Maduro en respuesta al intento de envío de ayuda humanitaria, que tenía como telón de fondo el reconocimiento de Guaidó como presidente. Los 2.219 kilómetros de frontera común marcan una franja en la que se ha escenificado esta tensión en varias ocasiones sin que se haya desatado el enfrentamiento militar, pero en momentos de crisis diplomáticas, son las poblaciones que dependen de ríos comunes como el Meta para el comercio las que más sufren.

¿Qué hay que tener en cuenta?

La revista colombiana Semana publicó este lunes una investigación que acredita la presencia de rebeldes del ELN y disidentes de las FARC. La revista cita “documentos reservados del Servicio de Inteligencia Bolivariano (Sebín) y del Comando Estratégico Operacional de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB). Según la publicación, las autoridades venezolanas ordenaron a principios de agosto no atacar a los “grupos rojos”, en alusión a las guerrillas, sino darles ayuda y capacitación. 

Las Fuerzas Militares colombianas calculan que hay 1.000 integrantes del ELN y 600 de las disidencias de las FARC. El punto más preocupante de esta investigación es el documento que prueba “la alianza entre militares, servicios de inteligencia venezolana y guerrilleros” para elaborar “planes en los que analizan puntos estratégicos de la infraestructura colombiana, así como instalaciones gubernamentales, militares, puertos, aeropuertos, puentes y carreteras”.

#Fact 

La primera vez que Venezuela rompió sus relaciones diplomáticas con Colombia fue en 2008, cuando el Ejército colombiano bombardeó un campamento guerrillero en Ecuador, una acción en la que murió el entonces número dos de las FARC y una veintena de guerrilleros. Los presidentes en ese momento eran el colombiano Álvaro Uribe, el venezolano Hugo Chávez y el ecuatoriano Rafael Correa. Uribe acusaba a sus homólogos de los países vecinos de acoger y promover grupos armados ilegales colombianos en sus territorios. La salida a este conflicto fue diplomática, en la cumbre regional de Santo Domingo. Pero en este caso, como recuerda CNN en español, la vía diplomática se complica en tanto que Duque no reconoce a Maduro como presidente de Venezuela.


Descárgate Pronóstika
iOS | Android

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente