Newtral


Bloqueo político: el Defensor del Pueblo también está en funciones y desde hace 2 años
Siguiente

Bloqueo político: el Defensor del Pueblo también está en funciones y desde hace 2 años

En una entrevista en ‘La noche en 24 horas’ de RTVE, la ex alcaldesa de Madrid Manuela Carmena abría la puerta a aceptar el cargo de Defensora del Pueblo si le ofreciesen ocuparlo. Explicamos en qué consiste esta figura | Foto: CCBY WIKIPEDIA

El 28 de diciembre de 1982, Joaquín Ruiz-Giménez Cortés se convirtió en el primer Defensor del Pueblo en nuestro país. Desde entonces, cinco personas más han ocupado este puesto. Sin embargo, desde hace dos años, lo ejerce en funciones Francisco Miguel Fernández Marugán, debido a la falta de un acuerdo en las Cortes Generales para elegir al siguiente. Una consecuencia más del bloqueo político que vive España los últimos años.

Manuela Carmena, ex alcaldesa de Madrid, ha manifestado su respeto por este cargo y que en caso de ser propuesta para el mismo, tendría que pensar «si podría hacerlo bien». ¿Qué significa ser el Defensor del Pueblo? ¿Cuáles son las funciones de este cargo? ¿Para qué sirve? Lo explicamos.

¿Qué es y qué hace el Defensor del Pueblo?

«Si crees que una administración pública española ha vulnerado alguno de tus derechos, completa este formulario para poder ayudarte», leemos en la página web de esta institución definida en el artículo 54 de la Constitución como el «Alto Comisionado de las Cortes Generales».

Su fin es garantizar la defensa de los derechos fundamentales y libertades públicas de todos en la actuación de la Administración Pública. Un ámbito que alcanza desde la actividad de los ministros hasta la de las autoridades administrativas. También la de los funcionarios y la de cualquier persona que trabaje en la Administración (art. 9.1 LODP).

¿Quién puede presentar una queja?

Cualquier ciudadano, independientemente de su nacionalidad, residencia, sexo o edad, incluso si se trata de un incapacitado legal o de un interno en un centro penitenciario, puede presentar su queja. Y, además, de forma gratuita. También puede hacerlo cualquier persona jurídica, como empresas, asociaciones y fundaciones.

Sin embargo, no es necesario que siempre sea el ciudadano el que eleve su voz. También el Defensor del Pueblo trabaja de oficio, es decir, puede iniciar motu proprio una investigación sobre actos y resoluciones de la Administración que afecten a los ciudadanos, así como ejercitar la acción de responsabilidad contra cualquier autoridad, funcionario o agente civil de la misma (arts. 9.1 y 26 de la Ley Orgánica 3/1981, de 6 de abril, del Defensor del Pueblo).

Derechos, prerrogativas y límites

El Defensor del Pueblo es una figura protegida para que pueda actuar con total independencia y autonomía en sus investigaciones. Esto significa que no recibe órdenes, ni incluso de quiénes le eligieron, el Congreso y el Senado.

También por ello es inviolable en el ejercicio de su cargo -solo podrá ser detenido si comete un delito flagrante – y es una de las instituciones que componen la lista de aforados, por lo que responde solo ante el Tribunal Supremo (arts. 6-7 de la LOPD).

Ya que puede convertirse en un agente incómodo para el poder, la ley obliga a la Administración a colaborar con el Defensor del Pueblo, además, de forma «urgente y preferente». Es decir, si necesita personarse en cualquier centro de la Administración pública, realizar entrevistas así como estudiar datos o comprobar expedientes, no podrán negarle ninguna de estas acciones (arts. 19-21).

En este deber están incluidos incluso los documentos clasificados. La denegación solo podrá hacerse previo acuerdo por el Consejo de Ministros, y deberá estar convenientemente acreditado (art. 22 de la LOPD).

Sin embargo, el Defensor del Pueblo no puede invadir las competencias que corresponden al Poder Judicial. Así, si nuestra queja está pendiente de la decisión de un juez o ya hay una resolución dictada sobre los mismos, será rechazada (art. 17.2 de la LOPD).

Tampoco podrá el Defensor luchar contra el tiempo y si ha pasado un año desde el conocimiento de los hechos, tendrá que denegar nuestra queja (art. 15 de la LOPD). El anonimato, la mala fe o la carencia de fundamento en una queja es también causa de denegación de la misma (art. 17.3 de la LOPD).

¿Cómo se elige al Defensor del Pueblo?

El Defensor del Pueblo será elegido por las Cortes Generales. Es necesario alcanzar una mayoría de tres quintos en cada una de las Cámaras, Congreso y Senado. Lo que supone que, en el Congreso, tienen que emitir un voto favorable al candidato propuesto, como mínimo, 270 diputados (arts. 1-4 de la LODP).

Para hacernos una idea de la barrera que supone este requisito, para la investidura del Presidente del Gobierno en primera votación se requiere el voto favorable de 176 diputados, unos 100 menos que para elegir al Defensor. En segunda, basta con que haya más síes que noes.

2 años y 3 meses: el récord sin un Defensor del Pueblo

Desde que Soledad Becerril finalizase su mandato de cinco años como Defensora del Pueblo en 2017, no se ha elegido a ningún sucesor. Mientras tanto, Francisco M. Fernández Marugán -Adjunto Primero a esta figura- ha venido ejerciendo el cargo en funciones. Desde el Defensor del Pueblo explican a Newtral.es, que la situación de interinidad no afecta al desempeño del cargo. Fernández Marugán puede ejercer todos los poderes del Defensor con plenas capacidades.

Sin embargo, la excepcionalidad de la situación es evidente. Aunque desde el Defensor del Pueblo señalan que debido al exigente requisito de las mayorías es normal que entre Defensor y Defensor, siempre haya habido uno en funciones, este año hemos superado el récord de dos que se cumplió entre el fin del mandato del antecesor de Becerril, Enrique Múgica Herzog, y el inicio del suyo. Hasta entonces, la media había sido de un año.

Recientemente Manuela Carmena, ex alcaldesa de Madrid, ha expresado su disposición a aceptar el cargo de Defensora del Pueblo si pudiese «hacerlo bien». Sin embargo, para ello, primero tendrán que pasar las próximas elecciones del 10N y, entonces, tendremos que esperar a ver, si en esa nueva legislatura, los partidos son capaces de ponerse de acuerdo.

El Defensor del Pueblo en cifras

Entre el 1 de enero y el 7 de octubre de 2019:

– Actuaciones: 18.336

Actuaciones de oficio: 2.759

Resoluciones: 1.849

Ciudadanos atendidos: 32.759

Fuentes

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente