Newtral


Tasa rosa, el impuesto que amplía la brecha de género en el súper
Siguiente

Tasa rosa, el impuesto que amplía la brecha de género en el súper

Los tampones y las compresas no se consideran como bienes de primera necesidad en España y se tasan con el 10% del IVA, el mismo que se aplica a los espectáculos deportivos o a los festejos taurinos

Pixabay

Espectáculos deportivos, servicios de hostelería, festejos taurinos… estas actividades tienen en común que no se consideran servicios o bienes de primera necesidad. Así, soportan un IVA del 10% en España, lo que supone que cuentan con algunas reducciones y no se les aplica el máximo del 21% pero tampoco tienen IVA superreducido.

El Impuesto al Valor Agregado (IVA) es indirecto, es decir, una carga al consumo que no tiene en cuenta a quién va dirigido el producto. Así, su importe es igual para todos los ciudadanos independientemente de sus condiciones económicas —no hace diferencia entre renta o situación— a diferencia de los impuestos directos como, por ejemplo, el IRPF.

Sin embargo, existe un tipo de productos que tampoco se consideran bienes de primera necesidad y por tanto soportan un IVA del 10% que sí afecta a un grupo en concreto, aunque no sea según sus condiciones económicas. Se trata de los productos destinados a las mujeres relacionados con la higiene: tampones, compresas…

¿Qué es la Tasa Rosa?

Al IVA del 10% de los productos de higiene femenina: compresas, tampones, copa menstrual… que no están considerados como de «primera necesidad» (que la Agencia Tributaria publica en el listado de los tipos impositivos), se suma la Tasa Rosa. Este impuesto es cómo se conoce al sobreprecio que pagan las mujeres por hacerse con productos y servicios que cuestan menos en su versión masculina. Uno de los ejemplos más famosos es el de las cuchillas de afeitar destinadas para hombres y para mujeres como denunciaron organismos como Facua.

«No es ningún tipo de impuesto, ni nada similar, sino que productos equivalentes, cuando no idénticos, son más caros cuando son para mujeres: un desodorante o perfume de la misma marca y formato, más caro si es para mujer que si es para hombre», publican por su parte en la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU).

¿Cuál es la situación en España?

En España la Tasa Rosa se aplica en todos los territorios menos en Canarias, que en 2018 suprimió el Impuesto General Indirecto Canario (IGIC) -impuesto con el que en Canarias se grava el consumo-, sobre los principales productos de higiene femenina básica. Así, el archipiélago se convirtió así en el primer territorio europeo y el segundo en el mundo — después de Canadá— en tomar esa medida.

La Tasa Rosa y el IVA del 10% en los productos femeninos ha llevado a los colectivos a pedir que reduzcan las diferencias de precio y los tipos impositivos, como una petición de Change.org impulsada por la periodista Celia Blanco que consiguió 137.885 firmas. «Esta tasa significa una segregación social. Yo ahora pago un impuesto determinado por ser mujer por algo a lo que no puedo escapar», explica a Newtral.es Celia Blanco.

Blanco considera que eliminar la Tasa Rosa «es indispensable». «Por tener la regla no debería de tener que pagar más, yo no he decidido ser mujer», alega Blanco. Además, defiende que «tenemos un compromiso social como ciudadanos». «Necesitamos un compromiso de los Gobiernos para no sentirnos en detrimento respecto a los hombres y eso solo ocurrirá cuando por ley se nos proteja», sentencia.

De hecho, en 2016 Pedro Sánchez, cuando era líder de la oposición contestó a su petición de Change.org y aseguró que creían «necesario revisar el IVA de algunos productos a los que, a pesar de responder al concepto de primera necesidad, no se les está aplicando el tipo de IVA superreducido». Aún así, añadió que había que tener en cuenta que la revisión «deberá hacerse teniendo en cuenta la normativa de la UE«.

Wikipedia

Más tarde y tras el cambio de gobierno, en 2018 la ministra socialista de Hacienda, María Jesús Montero, anunció que estos productos iban a soportar un IVA superreducido del 4%. Las medida buscaba «no gravar mujeres con un impuesto añadido por el simple hecho de ser mujeres», según explicó Montero. Este cambio impositivo entraba en su propuesta de Presupuestos Generales del Estado. Sin embargo, al no aprobarse estos, la medida tampoco se estableció.

Para estas elecciones generales del 10N, solo el PSOE, Unidas Podemos y Más País mencionaban reducir la Tasa Rosa o los impuestos de los productos de «higiene femenina» en sus programas [se puede ver aquí en el comparador de programas].

¿Y en Europa?

En Europa esta tasa sigue existiendo. El caso de reducción más reciente es el de Alemania, que a principios de noviembre Alemania aprobó bajar la tasa a los tampones y dejar de considerarlos como productos «de lujo». Con este cambio, el país germano reducirá a partir de 2020 el tipo impositivo del 19%, al que tasan estos productos, al 7%, lo que lo equipara a los productos considerados de primera necesidad.

Otros países como Irlanda no tienen impuestos sobreproductos como tampones y compresas, según se recoge la Comisión Europea en el Informe de «Impuestos del IVA aplicados en los distintos estados miembros de la Unión Europea» y hay países como Reino Unido que la tienen al 5%. En cuanto al resto de países en Europa, en 2018 el Parlamento Europeo redactó un informe «Sobre igualdad de género y políticas fiscales en la UE» en el que pedía a todos los estados miembros que «eliminen el denominado impuesto sobre el cuidado y el tampón».

«El Parlamento Europeo considera que la pobreza de la menstruación es un problema continuo en la UE«, explica el texto que pone como ejemplo la situación de Reino Unido, donde el Plan International estima que 1 de cada 10 niñas no puede pagar productos sanitarios». Así, el Parlamento «lamenta» que los productos higiénicos femeninos «aún no se consideren productos básicos en todos los Estados miembros». Estas tasas van hasta el 27% de Hungría, el país que más alto tiene este impuesto, pasando por el 25% de Dinamarca y Croacia, entre otros.

¿Cuánto cuesta a las mujeres esta tasa?

Es complicado calcular cuánto cuesta a las mujeres esta tasa. Normalmente se establece, según explica Blanco, que a lo largo de su vida una mujer se gastará unos 7.000 euros en productos de higiene femenina. Hay que tener en cuenta que normalmente las mujeres menstrúan entre 35 y 40 años, unos 5 días al mes. Es decir, estarán alrededor de seis años de su vida con el periodo.

Por su parte, el Ejecutivo de Pedro Sánchez calculó que con la rebaja del IVA a los productos femeninos del 10% al 4% se dejarían de recaudar 18 millones de euros, según explicó en su plan Presupuestario para 2019. «La rebaja del IVA a los productos de higiene femenina al tipo superreducido del 4% tendrá un impacto de 18 millones de euros», concretaban. Esta cifra suponía el 0,028% de los 63.647 millones de euros que ingresaron por el conjunto del IVA en 2017.

¿Qué productos tienen IVA superreducido?

El IVA súperreducido corresponde con los productos considerados de primera necesidad, que se gravan al 4%. Según el listado de la Agencia Tributaria, entre estos se encuentran:

  • El pan común; harinas panificables; leche natural, certificada, pasterizada, concentrada, desnatada, esterilizada, UHT, evaporada y en polvo; los quesos, los huevos, las frutas, verduras, hortalizas, legumbres, tubérculos y cereales, que tengan la condición de productos naturales según el Código Alimentario
  • Los libros, periódicos y revistas que no contengan única o fundamentalmente publicidad y, elementos complementarios que se entreguen conjuntamente. Se incluyen los álbumes, partituras, mapas y cuadernos de dibujo, excepto los artículos y aparatos electrónicos
  • Medicamentos de uso humano, formas galénicas, fórmulas magistrales y preparados oficiales
  • Los vehículos para personas con movilidad reducida y las sillas de ruedas para su uso exclusivo. Vehículos a motor que transporten habitualmente a personas con discapacidad en sillas de ruedas o con movilidad reducida. También las reparaciones de estos
  • Prótesis, órtesis e implantes internos para personas con discapacidad
  • Las viviendas de protección oficial de régimen especial o de promoción pública, cuando las entregas se efectúen por sus promotores, incluidos los garajes (con un máximo de dos unidades)
  • Los arrendamientos con opción de compra de viviendas de protección oficial de régimen especial o de promoción pública, incluidas las plazas de garaje, con un máximo de dos unidades
  • Los servicios de teleasistencia, ayuda a domicilio, centro de día y de noche, y atención residencial en plazas concertadas o mediante precios derivados de un concurso administrativo

Fuentes:

4 Comentarios

  • aempatía cero, compañero. Cuando piensas en la mujer estás pensando en un modeloimaginado de rival, por qué no piensas en las niñas, que habitualmente a partir de los 11 o 12 años ya menstrúan y suponen muchas veces un esfuerzo económico añdido para las familias, te parece excesivo pedir la rebaja del IVA de artículos que son de primera necesidad para más del 50% de la población durante más de la mitad de su vida? De verdad?

  • Los hombres tienen otros gastos. Y en cuanto a las maquinillas rosas, es tan simple como comprar las de hombre y no quejarse. Si no las compran, las bajarán 😉

  • Ya ves eh, qué pesadas somos con nuestra menstruación, todos lo meses igual… Aftershave gratis de por vida para Guillermo, por favor.

  • Esto es otra tonteria del feminismo, sinceramente. ¿Y el iva que pagamos los hombres por las cuchillas, espuma de afeitar y afeitadoras? ¿El aftershave? Y podriamos incluso añadir la mayor necesidad calórica que nos obliga a comer más y gastar más en la cesta de la compra. ¿Cómo lo llamamos? Tasa azul? Aqui parece que solo importan las mujeres, hay un egocentrismo acojonante, estáis llevando las revindicacciones a un absurdo..

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente