Newtral


Si naciste en los 70, quizás debas vacunarte contra el sarampión
Siguiente

Si naciste en los 70, quizás debas vacunarte contra el sarampión

Vacunación | Tina Franklin (CC-BY)

El Sarampión ha vuelto a Europa. Reino Unido, Albania, Grecia y Chequia no están libres de esta enfermedad, que estaba erradicada en la UE. Aunque hay varios factores, la OMS ha apuntado a los mitos promovidos por antivacunas como uno de los causantes. España mira a quienes tienen entre 40 y 50 años que podrían no estar protegidos.

La vacuna del sarampión es el método que ha permitido a Europa librarse de una enfermedad contagiosa para la que no hay cura y que puede ser peligrosa en adultos. Sin embargo, «el número de países que han logrado o mantenido la erradicación de la enfermedad ha disminuido», señala  Naciones Unidas. Este informe, de principios de 2019, es muy elocuente en cuanto a la evolución y el marcado pico de 2018.

«La vuelta de la transmisión del sarampión es preocupante. Si no se logra y mantiene una alta cobertura de inmunización en todas las comunidades, tanto los niños como los adultos sufrirán innecesariamente y algunos morirán trágicamente», ha explicado ahora el presidente de la Comisión para la Eliminación del Sarampión y Rubeola (RVC), Günter Pfaff.

¿Hay sarampión en España?

Evolución del sarampión en España (2006-2018) | ISCII
Evolución del sarampión en España (2006-2018) | ISCIII

Oficialmente, desde 2016 se considera una enfermedad endémica erradicada en España. Hasta julio, este año 2019 se registraron 233 casos de sarampión, siete más que el año pasado. Todos ellos son casos ‘importados’ o secundarios. No hay una correlación con los aumentos que a nivel europeo ha detectado la Organización Mundial de la Salud (OMS), que mantiene la emergencia nivel 2 (movilización de recursos para los países afectados).

¿Cuándo se vacuna en España contra el sarampión?

En España, la llamada triple vírica (sarampión, rubeola y paperas) se introdujo en el calendario de vacunación en 1981.  Tres años antes, contra el sarampión ya se vacunaba ‘en solitario’, conforme al primer calendario, aplicado desde 1978. Desde entonces, la cobertura ha sido muy alta. El último calendario de vacunaciones del Sistema Nacional de Salud se publicó el pasado julio. La triple vírica se administra a los 12 meses y a los 3 o 4 años de edad.

¿Se debe vacunar quien nació en los años 70?

La indicación del Ministerio de Sanidad es clara desde hace casi un año. Recomienda la vacunación para las personas nacidas entre 1970 y 1980 sin vacunar si no pasaron la enfermedad. Esa es una década de relativo vacío entre la generación que estuvo ampliamente expuesta (se solía pasar de niño… y también se moría de adulto si había complicaciones) y la siguiente, cubierta ampliamente por el calendario de vacunación.

En este hilo, la Asociación Española de Vacunología recuerda el origen de esta historia:

Según el Calendario Acelerado de Vacunación del Sistema Nacional de Salud (una especie de protocolo para quien no tiene acreditado su historial) , «la vacunación en personas nacidas en España a partir de 1970, sin historia de vacunación documentada y en personas no nacidas en España y sin documentación de vacunación previa», deben administrarse dos dosis de la vacuna triple vírica con un intervalo de al menos cuatro semanas entre las dosis.

¿Es nueva esta recomendación? ¿Ha habido una alerta?

No. En realidad, nada cambia. El Ministerio de Sanidad ha lanzado un recordatorio, según recogió Efe, a partir de las recomendaciones de la Sociedad Española de Epidemiología. El calendario pactado con las autonomías se diseñó el pasado noviembre y quedó reflejado en el documento definitivo del mes de julio. La OMS no ha lanzado una nueva alerta. Sencillamente, ha llamado la atención sobre un fenómeno preocupante y mantiene la citada emergencia nivel 2 en los países en los que el sarampión ha vuelto.

¿Significa eso que en torno a un 12% de la población, nacida en esa década, está en riesgo y pone en riesgo a los demás? No en sí misma. Buena parte de ese grupo habrá pasado la enfermedad y otros tantos integrantes estarán vacunados. Sencillamente, al estar fuera del calendario de vacunación, no se puede cuantificar y hacer seguimiento como con las generaciones que llegaron después.

Calendario de vacunación a lo largo de la vida | SNS
Calendario de vacunación a lo largo de la vida | SNS

¿Puedo saber si ya tengo protección?

Haber pasado el sarampión y haber recibido la vacuna son los únicos métodos de protección. Para saber si eso ha ocurrido, se puede realizar un análisis serológico y ver si el organismo ha estado expuesto al patógeno. En todo caso, no hay ningún problema en vacunarse ante la duda «por si acaso» y es lo que seguramente te indique tu médico. No hay efectos adversos derivados de una doble vacunación.

¿Qué hago para vacunarme?

Puedes preguntar en tu centro de salud. El médico o médica de cabecera puede prescribir a un adulto esta vacuna. En los centros de salud del sistema público se deben dispensar gratuitamente las dosis de triple vírica más allá de la población infantil, si el paciente lo requiere o en caso de duda.

¿Qué pasa si contraigo sarampión?

No existe tratamiento para el virus del sarampión. «Las complicaciones graves  del sarampión (una de cada 1.000 en adultos) pueden reducirse con un tratamiento de apoyo que garantice una buena nutrición, una ingesta suficiente de líquidos y el tratamiento de la deshidratación con las soluciones de rehidratación oral», explican desde la OMS.

La mayoría de las muertes se deben a complicaciones del sarampión, «que son más frecuentes en menores de 5 años y adultos de más de 30 años. Las más graves son la ceguera, la encefalitis (infección acompañada de edema cerebral), la diarrea grave, las infecciones del oído y las infecciones respiratorias graves, como la neumonía», añaden dese su sección específica dedicada al sarampión.

Las embarazadas, bebés y personas con sistemas inmunitarios deprimidos expuestas al virus pueden recibir anticuerpos. En los seis días posteriores a la exposición, la llamada inmunoglobulina sérica pueden prevenir el sarampión o que se manifieste más levemente.

¿Hay un sarampión mutante?

Algo así. Se han encontrado mutaciones en una de sus partes. En concreto, en la proteína que permite al virus engancharse a las células del huésped e infectarlas. Lo que un equipo del CSIC observó en 2009 no es que haya una mutación del virus que circule por el aire. Sino que, dentro del organismo, se las apaña para mutar en esa parte que le permite esquivar al sistema inmune e infectar a las células. También hay mutaciones que lo hacen más débil.

Por tanto, no es necesario vacunarse de manera general de nuevo porque el virus haya mutado, salvo indicación expresa de las autoridades sanitarias ante la identificación de un brote concreto, que pudiera necesitar una nueva dosis de recuerdo. Hay identificadas 23 variedades genéticas de sarampión.

Tengo más dudas, ¿a quién pregunto?

Siempre, en tu centro de salud te darán información fiable. Si vas a buscar por internet, ten cuidado y repasa fuentes como las que te aportamos aquí. Las mentiras y mitos respecto a las vacunas están detrás de repuntes como éste, según la OMS. Nadie, absolutamente nadie, ha conseguido demostrar ningún bulo sobre los riesgos de la vacunación, con el método científico en la mano. Aquí hay más preguntas y respuestas proporcionadas por la organización.

Como toda sustancia, una vacuna puede tener un mínimo riesgo, pero no sólo es conocido, sino que está declarado y evaluado. Distintos sistemas de control han demostrado que el beneficio de vacunar es muy superior al de cualquier efecto secundario. Lo contrario puede llevar a la muerte no sólo del no vacunado, sino a bajas en el resto de la población.

En el mismo sentido, David Moreno, coordinador del Comité Asesor de la Asociación Española de Pediatría, explicaba en abril a Efe que cada vez que se comparan casos de autismo en niños vacunados y no vacunados se obtiene la misma proporción, lo que desmiente cualquier tipo de asociación que tienden a trazar desde las asociaciones antivacunas.

¿Cuál es el origen del bulo?

Un estudio, ya retirado, que data de 1998. Andrew Wakefield, entonces doctor en Reino Unido, colocó un artículo en The Lancet, en donde tras estudiar a una docena de niños, asociaba la vacuna triple vírica con el autismo. Dos años después, el Colegio General Médico Británico indagó sobre su trabajo y acabó retirándole la licencia de médico. Había ocultado sus conflictos de intereses y los resultados estaban cargados de sesgos. Sus malas prácticas han sido condenadas por asociaciones como Autismo España.El Gobierno lanzó esta campaña específica el pasado abril:

No sólo no hay pruebas científicas de que provoque autismo. Las hay de lo contrario, ya que algunos equipos internacionales se han dedicado en los últimos años a desmontar el mito a base de más estudios. Este estudio es el más grande y reciente al respecto y es concluyente: «no se observó un aumento en el riesgo de autismo después de la vacunación». Como en todos los estudios

¿Es todo culpa de los antivacunas?

Es un factor que ha destacado particularmente la ONU en su reporte. Pero hay más. Los picos puntuales, como el producido a principios de 2018, no se pueden explicar por un movimiento de fondo como los antivacunas, ni correlacionan con ninguna campaña concreta por parte de estos colectivos.

Si no se inmuniza al menos al 95% de la población, hay riesgo de que el resto, contagio a contagio, pueda provocar un brote. La escasez o falta de acceso a las vacunas, por un conflicto puntual o por bolsas de pobreza y marginación pueden ser claves, como se desprende de este estudio del brote griego de 2018 o este otro, de España. Hay países o zonas donde el mito antivacunas no es siquiera una opción.

De igual manera, como se ha puesto de manifiesto con el anuncio español, hay población que seguramente no tendrá ningún prejuicio para vacunarse pero, hasta ahora, no sabía que estaba (y ponía a otros) en riesgo.  O bien no recibió ninguna dosis o no recibió la segunda.

A nivel mundial se han dado este año 364.808 casos (evitables) de la enfermedad en todo el mundo. Eso son tres veces más que los que hubo durante el mismo periodo de 2018.

Fuentes:

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente