Newtral


Victoria Kent y Margarita Nelken se opusieron al sufragio femenino: estas fueron sus razones
Siguiente

Victoria Kent y Margarita Nelken se opusieron al sufragio femenino: estas fueron sus razones

Nos habéis preguntado a través de nuestro servicio de WhatsApp (+34 682 58 96 64) si dos de las primeras diputadas socialistas, Victoria Kent y Margarita Nelken, se opusieron a la aprobación del sufragio femenino. En efecto, ambas lo hicieron, aunque solo una de ellas votó en contra. Hemos buscado en la hemeroteca y hablado con expertos para saber cómo se sucedieron estos hechos y los motivos por los que se oponían. 

Aunque ambas diputadas fueran socialistas, no pertenecían al mismo partido. Nelken era del PSOE mientras que Kent pertenecía al Partido Republicano Radical Socialista. Lo que sí compartieron ambas fue una oposición pública sobre el voto de las mujeres, pero solo Victoria Kent votó en contra. Margarita Nelken no lo hizo porque cuando tuvo lugar la votación todavía no era diputada. Nelken recogió su acta el 18 de noviembre de 1931, mientras que la votación que aprobó el sufragio femenino había tenido lugar el 1 de octubre del mismo año

El debate del voto femenino

Victoria Kent y Clara Campoamor fueron elegidas diputadas en los primeros comicios generales a Cortes Constituyentes de la II República, celebrados el 28 de junio de 1931. Llegaron al Congreso antes de que ellas mismas pudiera votar, pero fue en esa legislatura cuando se debatió por primera vez si se debía conceder el sufragio universal activo a todas las mujeres.

El debate sobre el voto femenino comenzó el 27 de agosto de 1931, con el proyecto de Constitución que definiría la II República. En el artículo 34 de ese borrador, que finalmente sería el artículo 36, ya se definió lo que sería tema de mayor polémica, la edad a la que debían votar las mujeres: «Los ciudadanos de uno y otro sexo, mayores de veintiún años, tendrán los mismos derechos electorales, conforme determinen las leyes». Poco después, el 1 de septiembre, tuvo lugar la primera sesión parlamentaria en la que se trató el asunto.

Kent y Campoamor: opiniones encontradas

El 1 de octubre de 1931 tuvo lugar la votación del sufragio, pero antes ocurrió «el famoso debate entre Kent y Campoamor». Según ha explicado a Newtral Ignacio Álvarez Rodríguez, doctor en Derecho por la Universidad Complutense, la sesión parlamentaria de ese día también es el debate «de las mujeres llenando las tribunas del Hemiciclo, emocionadas, expectantes y animosas».

Victoria Kent debate concesión voto mujer

Kent defendía que había que aplazar el voto de la mujer porque antes «necesitan ver que la República ha traído a España lo que no supo traer la Monarquía». Campoamor, del Partido Republicano Radical, apoyaba lo contrario, que la mujer tenía el mismo derecho a votar que cualquier hombre y que el momento era ahora: «¿No pagan las mujeres los impuestos? ¿No sufren los rigores de la ley y todas las sanciones? ¿Por qué el hombre ha de gozar el advenimiento de la República de todos los derechos y se ha de colocar el lazareto a la mujer?».

La anécdota de la jornada la protagonizó Clara Campoamor. El cronista parlamentario del ABC lo retrató en un texto titulado «Un gracioso incidente». Cuando la diputada se disponía a votar una espectadora le gritó desde la tribuna: «Eso es impropio de una mujer». Cuando se le preguntó  esta dijo que pensaba que era Kent.

El sufragio activo de la mujer se aprobó con 160 votos a favor frente a 121 en contra. Cabe destacar que aunque la Cámara estaba formada por 470 diputados solo votaron 282. La edad para ejercer el derecho de sufragio pasó a los 23 años -no 21, como se propuso inicialmente- para ambos sexos. Y finalmente el 21 de noviembre de 1933 la mujer votaba por primera vez en España.

Margarita Nelken, un caso diferente

Escritora y crítica de arte profesional, Margarita Nelken llegó a ser diputada del Partido Socialista por Badajoz sin estar afiliada al PSOE y sin tener la nacionalidad española. Pero no fue una de las diputadas elegidas en los comicios del 28 de junio de 1931, ya que obtuvo su escaño en la elección parcial celebrada el 4 de octubre

Según nos han explicado desde el archivo de la Fundación Pablo Iglesias, Nelken recogió el acta como diputada el 18 de noviembre de 1931, es decir, 49 días después de la votación del sufragio femenino. Por lo tanto, no pudo votar en contra en la votación del sufragio del 1 de octubre.

Se sabe que Nelken se manifestó en contra del voto femenino «por creer que la mujer necesitaba prepararse para tal responsabilidad». De hecho, en 1931 publicó un libro llamado «La mujer ante las Cortes Constituyentes» donde afirma que «la mujer no mejora ni mejorará su situación por culpa de la Iglesia Católica» y que aún debían esperar, nos recuerda el doctor en Derecho Álvarez Rodríguez.

La aún no diputada participó así en el debate público sobre la influencia de la Iglesia Católica y particularmente de los confesores en intención de voto de las mujeres. A esa idea se sumó la de la supuesta falta de preparación de la mujer, para ejercer el derecho a voto. Por este motivo, el diputado Rafael Guerra del Río, de la minoría radical, presentó el 30 de septiembre de 1931 -un día antes de la celebración de la votación- una enmienda para que no se incluyera en la Constitución el sufragio femenino y que fuera la Ley Electoral quien la aprobara posteriormente.

El debate, no obstante, continuó una vez ya aprobado el sufragio femenino, que encontró un importante valedor en Miguel de Unamuno. El escritor publicó un artículo en el diario El Sol el 4 de octubre de 1931 en el denunciaba que «ese antojo histórico masculino de que la mujer española está manejada, desde el confesionario, por el clero regular o secular» es un «antojo histérico de la masculinidad aquella a que se refirió un día el dictador Primo de Rivera».

Nelken fue la única diputada reelegida en siguientes dos comicios, en 1933 y 1936. Después se exilió en la antigua Unión Soviética y se afilió al Partido Comunista.

En la actualidad la nueva composición del Congreso de los Diputados roza la igualdad. Esta vez habrá 166 mujeres y 184 hombres. Una cifra muy diferente a la primera legislatura tras la restauración de la Democracia, en el que solo el 5% -es decir, 24 mujeres eran diputadas.

Fuentes consultadas

Relacionados

Más vistos

Siguiente