Newtral


Presupuestos madrileños a la sombra de la violencia machista
Siguiente

Presupuestos madrileños a la sombra de la violencia machista

Los roces de PP y Cs con Vox del Día Internacional para la eliminación de la Violencia contra las Mujeres amenazan con empañar la aprobación de las cuentas de 2020.

Foto: Ayuntamiento de Madrid

El pacto de gobierno del Ayuntamiento de Madrid alcanzado por el PP, Ciudadanos y Vox afrontará en las próximas semanas su mayor prueba de fuego: la aprobación de las cuentas para 2020. Los grupos negocian una fecha para el pleno de votación, que el año pasado se celebró el 21 de diciembre, aunque los socios atraviesan un momento delicado después de que el 25 de noviembre, Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres, Vox negara su existencia e impidiera por primera vez una declaración institucional unánime del Ayuntamiento.

Por este motivo, el Grupo Municipal Socialista presentó una moción de urgencia para este miércoles, con el fin de pedir la reprobación del portavoz de Vox en el consistorio madrileño, Javier Ortega Smith. Por su parte, el alcalde, José Luis Martínez-Almeida, y la vicealcaldesa, Begoña Villacís, han adelantado que lo estudiarán.

Lo más importante

El consistorio presentó el Proyecto de Presupuestos para 2020 a mediados de noviembre, unas cuentas que suponen un incremento del gasto del 7,6% frente al año anterior y se cifran en 4.686 millones de euros. Además, acceden a algunas peticiones de Vox como el recorte a las subvenciones directas del 30% a asociaciones “afines” al Ejecutivo de Manuela Carmena, de acuerdo con El País. Otro guiño con la formación verde fue la bajada de impuestos de 81,9 millones de euros que repercutirá en el IBI o la plusvalía. 

En ese momento, Ortega Smith tachó de “insuficiente” la reducción impositiva y advirtió de que no aceptaría un presupuesto que financie a la Federación Regional de Vecinos de Madrid (FRAVM) y a “otros chiringuitos de la izquierda”. En el acuerdo firmado por el PP y Vox se acordó bajar el IBI al mínimo legal (0,40%) y bonificar al 95% la plusvalía en donaciones y herencias. Por otro lado, acordaron un “plan de educación contra todo tipo de violencia en el ámbito intrafamiliar”, en lugar de mencionar la violencia machista o de género. 

¿Cuál es el contexto?

El acto organizado con motivo del Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres evidenció las tensiones que genera la postura de Vox en el consistorio. “No es política lo que has hecho hoy aquí, es politiquería”, dijo Martínez-Almeida, en respuesta a la acusación de Ortega Smith a los demás partidos de unirse en un “consenso de silencio negacionista” que desprotege tanto a hombres como a mujeres de la violencia ejercida por sus parejas femeninas.

Ortega Smith jugó la baza de los presupuestos el pasado lunes en el programa de Toro TV El gato al agua al advertirle al alcalde que recibirá “la respuesta oportuna” y le recordó sus líneas rojas: “Si no podemos aprobar los presupuestos porque pretendan seguir financiando chiringuitos políticos o ideológicos como el FRAVM o como asociaciones que están vinculadas con la ideología de género, no apoyaremos estos presupuestos”. La vicealcaldesa, Begoña Villacís, advertía por su parte en Madrid Directo de Onda Madrid de que las cuentas presentadas “incorporan unas partidas contra la violencia machista”. “No los vamos a retocar. Vox tendrá que decidir entre apoyar los presupuestos de Manuela Carmena o aprobar los nuestros como están”. 

¿Qué hay que tener en cuenta?

Mientras en Madrid el gran desafío está en los presupuestos y la postura hacia la violencia machista, en el Congreso los partidos están centrados en la legislatura, la investidura y la formación de la Mesa del Congreso. Este último es uno de los principales escollos, puesto que el PSOE y Unidas Podemos planean tender un cordón sanitario a Vox para excluir que esté representado en ese órgano. De acuerdo con El País, la portavoz socialista, Adriana Lastra, sondea a varios partidos que acceden con buena predisposición, salvo el PP, que no está de acuerdo con la posibilidad de dejar fuera a Vox. Por su parte, Ciudadanos afirma no haber iniciado esos contactos porque atraviesa una crisis de liderazgo. Lo cierto es que si Vox no copa uno de los 9 puestos de la Mesa, este podría ir para los naranjas, a pesar de que solo lograron 10 escaños. 

#Fact 

La partida para la “prevención de la violencia de género” en el proyecto de los presupuestos madrileños sube un 1,4%, hasta los 21,9 millones de euros, y esa concejalía queda en manos de Cs. Más Madrid ha criticado que en el borrador de las cuentas no haya ni rastro del segundo centro de crisis de Violencia Sexual, ni se cifren plazas complementarias a la red de atención de violencia de pareja y expareja; tampoco aparece el convenio con ONU Mujeres o las subvención para un proyecto de información y atención afectivo sexual para jóvenes.

Descárgate Pronóstika
iOS | Android

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente