Newtral


Órdago de Ada Colau a las casas apuestas
Siguiente

Órdago de Ada Colau a las casas apuestas

La alcaldesa de Barcelona ha prohibido la apertura de nuevas salas de juego en la ciudad condal

Jesús Diges | EFE

El Ayuntamiento de Barcelona ha prohibido la apertura de nuevas casas de apuestas, juegos de azar, bingos y casinos en la capital catalana. El consistorio ha tomado esta decisión para “preservar la salud de la ciudadanía y evitar adicciones”, después de que un estudio encargado a la Concejalía de Salud, Envejecimiento y Cuidados alertase de los impactos negativos de las adicciones a las apuestas en línea, especialmente entre los más jóvenes. La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha suspendido por un año la “admisión de comunicados de nuevas actividades de concurrencia pública para abrir establecimientos de juegos”.

Lo más importante

La medida tiene por objetivo detener la proliferación de locales de apuestas para prevenir los trastornos derivados del juego. Además de prohibir que se abran nuevos salones, la norma también afecta al otorgamiento de licencias y a la admisión de comunicados para hacer obras destinadas a la apertura o ampliación de estos locales. Hasta ahora no había una regulación municipal en este ámbito.

En Barcelona hay 35 salones de juego, 17 bingos y un casino. “53 locales son muchos. El objetivo es que no haya ni uno más y que haya menos”, ha explicado la teniente de alcalde del Ayuntamiento de Barcelona, Janet Sanz.

El gobierno municipal prevé redactar un plan para ampliar los 100 metros de distancia mínima entre una casa de apuestas y un colegio o centro médico que estipula la normativa de la Generalitat. “Debemos estudiar cuántos metros debe haber, pero ahora es insuficiente”, ha opinado la concejal.

Asimismo, el Consistorio redactará un plan especial urbanístico sobre la reducción del número de salas, de tal forma que cuando una de ellas cierre no podrá abrirse otra. Además de la suspensión de licencias, el Ayuntamiento ha iniciado una serie de medidas como la inhibición de las páginas web de juego online desde los ordenadores municipales o el impulso de varios programas de salud contra el juego patológico. Se han prohibido las campañas de publicidad de este tipo de negocios tanto en la vía pública como en Transportes Metropolitanos de Barcelona (TMB).

¿Cuál es el contexto?

Las casas de apuestas cada vez inundan más las calles de España. A finales de 2018, había más de 4.100 salones de juego (cerca del doble que en 2016), según el Barómetro de los Salones de Juego. El estudio “¡Hagan juego, menores!”, publicado en 2017 por el Consejo Asesor de Juego Responsable (CAJR) con la colaboración de la Federación Española de Jugadores de Azar Rehabilitados (FEJAR), muestra a España como un país en el que ha crecido llamativamente la ludopatía entre los jóvenes al tiempo que han proliferado las casas de apuestas. En tan solo cinco años, ha aumentado un 369% el número de jugadores activos que apuestan en juegos de azar en línea, de acuerdo con un estudio de la Universidad Oberta de Catalunya.

Según el Ministerio de Sanidad, un 60,2% de la población española entre 15 y 64 años jugó a juegos con dinero en 2017, tanto presencialmente (59,5%) como online (3,5%). Asimismo, el 0,4% de la población en esta franja de edad desarrolló un juego problemático (0,8% en el caso de los hombres y 0,1% en el caso de las mujeres), lo que se traduce en unas 20.000 personas en el caso de Cataluña.

En cuanto a los menores de edad, la Universitat Oberta de Cataluña estima que un 20% apuesta o ha apostado en internet. Según otro estudio más reciente de la Universitat de València, más de la mitad de los menores españoles han apostado dinero alguna vez en su vida.

“Los principales resultados demuestran que el 62,1% de los menores de 18 años relata haber jugado a algún juego de azar durante los últimos meses, de entre los cuales, las apuestas deportivas y las quinielas son las más frecuentes. De entre los que juegan, el 22,6% manifiestan entre uno y tres criterios de juego patológico”, señala el CAJR en las conclusiones de su informe.

Las personas que presentan alguna patología relacionada con el juego empiezan a jugar de media a los 19 años, según el informe EDADES 2017-2018 del Plan Nacional de Drogas. El 44,8% de los jugadores con problemas reconoce haber jugado antes de los 18 años.

¿Qué hay que tener en cuenta?

Barcelona no es la única que ha dado un paso al frente en el control de las casas de apuestas. En la Región de Murcia y en Galicia también se ha paralizado la inauguración de nuevos locales y varias comunidades están preparando leyes para limitar que se abran en los barrios más concurridos. En Madrid, el PSOE ha solicitado al Ayuntamiento de José Luis Martínez-Almeida que emule la medida. Y en Málaga, el portavoz socialista en el Ayuntamiento, Daniel Pérez, ha pedido a las bancadas del Partido Popular y Ciudadanos que “ayuden a limitar el grado de alcance de la ludopatía” alejando las casas de apuestas de los centros educativos a un radio mínimo de 500 metros.

Por otro lado, el pleno del Parlamento de Andalucía rechazó el 9 de octubre, con los votos del PP, Ciudadanos y Vox, la toma en consideración de una proposición de ley del PSOE, apoyada por Adelante Andalucía, sobre la limitación de los salones de apuestas para prevenir el juego patológico.

#Fact

El trastorno del juego o juego patológico es un problema de salud reconocido por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y recogido en la Clasificación Internacional de Enfermedades desde 1992.

En España, la comunidad autónoma con el mayor número de locales de apuestas es, con diferencia, la Región de Murcia: 22 centros por cada 100.000 habitantes, casi el triple que Andalucía (8,83). Les siguen la Comunidad Valenciana (6,75), Galicia (5,87) y la Comunidad de Madrid (5,67).

Descárgate Pronóstika
iOS | Android

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente