Newtral
Nos preguntáis por los tests rápidos de coronavirus defectuosos comprados en China
Siguiente

Nos preguntáis por los tests rápidos de coronavirus defectuosos comprados en China

El Ministerio de Sanidad devuelve 58.000 pruebas que ya habían llegado a España

Trabajadores del hospital Novoa Santos toman muestras de detección del coronavirus en Ferrol. Foto: Kiko Delgado (Efe)

Nos habéis preguntado a través de nuestro servicio de verificación de WhatsApp (+34 682 58 96 64) sobre las noticias relativas a los test rápidos de coronavirus defectuosos que el ministerio de Sanidad compró a través de un proveedor nacional a China y que ahora ha devuelto. Te lo explicamos.

Fernando Simón, director del Centro de Alertas y Emergencias Sanitarias reconoció el jueves en rueda de prensa la mala calidad de algunos lotes de los test después de que lo advirtieran laboratorios de microbiología. Según explicó Simón, las especificaciones de los primeros «9.000 test rápidos» enviados por la empresa proveedora «no corresponden con lo que venía en los certificados de calidad con marcado CE». El viernes, Sanidad precisó que eran 8.000 test y no 9.000 como venía diciendo.

Una compra de 640.000 test a través de un intermediario, 58.000 devueltos

El director del Centro de Alertas especificó que se han devueltos los lotes y que «la empresa va a cambiarlos y se va utilizar otros tipos de test rápidos». Con estos test, el Gobierno quería empezar a hacer la prueba de coronavirus a capas más amplias de la población, entre otros para identificar casos más leves y descargar la presión sobre los laboratorios.

Este viernes, el Ministerio de Sanidad ha recordado que los 8.000 test formaban parte de una compra de 640.000 pruebas rápidas de detección de coronavirus. La totalidad no había llegado a España todavía sino únicamente dos entregas: una primera de 8.000 (enviada a la Comunidad de Madrid) y una segunda de 50.000 (que no se llegó a distribuir). Estos dos lotes, es decir 58.000 pruebas en total, se han devuelto ya que «el fabricante en China ha asumido la devolución y los reemplazará por un nuevo modelo de test». En otras palabras: el fabricante chino enviará en los próximos días 640.000 unidades de un nuevo modelo.

En una nota de prensa que publicaron el 26 de marzo tanto el Ministerio de Sanidad como Presidencia del Gobierno, informan de que las pruebas que han sido devueltas contaban con homologación europea para su compra y comercialización en todo el espacio comunitario y que el «gobierno de España no adquirió estos test a China, sino a un proveedor nacional«. Sanidad no ha identificado al intermediario. 

China dice que la empresa que provee los test no tiene licencia

Tras la rueda de prensa de Fernando Simón, la embajada de China en España aclaró que el material en cuestión fue comprado a una empresa sin licencia y que la adquisición de materiales anunciada por el Ministerio de Sanidad el pasado miércoles aún está en curso. «Shenzhen Bioeasy Biotechnology no ha conseguido todavía la licencia oficial de la Administración Nacional de Productos Médicos de China para vender sus productos», han detallado en un tuit.

Además, la embajada subraya que el Ministerio de Comercio de China ofreció a España una «lista de proveedores clasificados», sin incluir la empresa Shenzhen Bioeasy Biotechnology. Sin embargo, Sanidad recuerda que la operación de compra de los test «se inició antes de que las autoridades chinas facilitaran nuevos listados de sus proveedores al Gobierno de España». 

«Homologación sin examen»

Este viernes, la Cadena SER publicó que los test del fabricante chino «recibieron la homologación europea sin pasar ningún examen«. Según explica el artículo, estas compañías  únicamente certificaron que el fabricante cumplía por una parte los requisitos en términos de gestión y dirección y por otra, la documentación técnica, el etiquetado y la declaración de conformidad del fabricante con las directivas europeas. «Los test no se prueban previamente. La legislación europea no exige que los test pasen un control de calidad previo», ha dicho a la Cadena SER el CEO de una de las empresas, la belga Qarad.

Junto a la nota de prensa, el Gobierno hizo público dos documentos donde constan las empresas certificadoras europeas que expidieron los permisos necesarios para que la empresa china pudiese exportar sus test a la Unión Europea.

Durante el Consejo de Ministros de este viernes, el ministro de Sanidad ha defendido la compra de material en los mercados extranjeros por parte del Ejecutivo. Una vez más, ha reiterado la versión de Moncloa sobre los test defectuosos: se trata de unas pruebas obtenidas a través de un «proveedor habitual» del Ministerio que contaba con todos los permisos para operar en la UE. Sin embargo, como ha resaltado este viernes Sanidad, 58.000 pruebas que llegaron a España no superaron los filtros de calidad del Sistema Nacional de Salud y se retiraron. El conjunto de todas ellas va a ser sustituido por otras que «den los estándares».

Los 8.000 test rápidos devueltos a China tienen una sensibilidad muy baja que no permite detectar si una persona está contagiada. La Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (SEIMC) advirtió a Efe de que  tienen una sensibilidad inferior al 30 % en la detección del Covid-19, lo que  “impedirían su introducción en rutina”. La sensibilidad recomendada debería de ser mayor del 80%. Así, por el momento, los laboratorios de microbiología de los hospitales tendrán que seguir usando la prueba tradicional, una técnica molecular llamada PCR. 

Fuentes

Relacionados

Más vistos

Siguiente