Newtral
Las afirmaciones falsas o engañosas de un vídeo viral que pone en duda la efectividad de las pruebas PCR
Siguiente

Las afirmaciones falsas o engañosas de un vídeo viral que pone en duda la efectividad de las pruebas PCR

La grabación que circula por redes sociales contiene varias afirmaciones inexactas

Test PCR en Francia. Foto: Eddy Lemaistre (Efe/Epa)

Nos habéis preguntado a través de nuestro servicio de verificación (+34627280815) por un vídeo en el que una médica de familia llamada Natalia Prego Cancelo afirma que «no se puede considerar los rebrotes como reactivación de la epidemia» y en el cual pone en duda la efectividad de las pruebas PCR y por ende las medidas de las autoridades sanitarias.

La grabación ha sido visualizada más de 15.000 veces en YouTube y contiene contenidos falsos y engañosos. Te desgranamos el vídeo paso por paso. 

¿Quién es Natalia Prego Cancelo? 

La grabación, de 10 minutos, es de una persona llamada Natalia Prego Cancelo que indica que es especialista en medicina comunitaria. No es la primera vez que circula un vídeo o un audio de ella. En mayo por ejemplo, difundió una grabación sin evidencia científica contra el uso de las mascarillas junto a otros supuestos médicos.

Las afirmaciones falsas o engañosas del vídeo

Durante los 10 minutos que dura la grabación, la médica se centra en el hecho de que las pruebas PCR dan «muchos falsos positivos» y que, por ende, no sirven para diagnosticar la enfermedad de la Covid-19. Al final de la grabación, hace un llamamiento a las autoridades para que revisen «esta situación y estas medidas sanitarias», que, según ella, no están avaladas por la Organización Mundial de la Salud y no tienen «ninguna evidencia científica». Analizamos los principales argumentos que da. 

  1. «La prueba de PCR da muchos falsos positivos»

Para detectar el nuevo coronavirus, existen al menos tres tipos de pruebas: las PCR, los test rápidos de antígeno y los test de anticuerpo. Las primeras detectan el genoma del virus, las segundas antígenos de virus y las terceras miden los anticuerpos que ha generado nuestro cuerpo. En el vídeo, Prego Cancelo se centra en las PCR -siglas en inglés de Reacción en Cadena de la Polimerasa- y asegura que dan «muchos falsos positivos», pero sin aportar datos concretos. Para ello, cita un documento científico del 9 de julio 2020 de la OMS.

Las PCR son pruebas de diagnóstico que permiten detectar un fragmento del material genético de un patógeno. En el caso del coronavirus, es una molécula de ARN. Es decir: si, tras el análisis en un laboratorio de microbiología de una muestra respiratoria de una persona sospechosa de estar infectada, la prueba detecta ARN del virus, el resultado es positivo y se confirma que esa persona está infectada por el virus. 

Una PCR positiva no garantiza la viabilidad ni infectividad del virus, tal y como dice correctamente la doctora. Lo que detecta es la presencia de su material genético. “El hecho de detectar el material genético puede ser debido a que el microorganismo (o el virus) esté presente o a que haya restos en la muestra clínica sin que esté vivo”, explica Óscar Zaragoza, investigador del Centro Nacional de Microbiología del Instituto de Salud Carlos III a Newtral.es.

“Pero el hecho de detectarlo ya implica que ha habido contacto con el virus vivo. Por lo tanto, ante un resultado de una PCR positiva, hay que asumir que esa persona es portadora y por lo tanto actuar como un transmisor de la enfermedad. La definición de enfermedad, sintomático o asintomático depende de otros factores clínicos que tiene que valorar el personal sanitario”, añade. 

En ese sentido, la profesora María José Valderrama, del departamento de Genética, Fisiología y Microbiología de la Universidad Complutense de Madrid alerta de que “no se están utilizando las pruebas para diagnosticar enfermos de COVID-19, sino personas portadoras y limitar sus contactos para evitar transmisión”. El término “falso positivo” se refiere entonces a un verdadero positivo que detecta una infección asintomática, que es clave para establecer el aislamiento y cortar los brotes. 

De hecho, “la aparición de estos portadores del virus en una población demuestra que el virus está circulando”. Localizar geográficamente a los portadores positivos “permite saber dónde pueden darse brotes de enfermedad, y permite actuar antes de que estos se produzcan”, recalca Kika Colom, profesora de Microbiología en la Facultad de Medicina de la Universidad Miguel Hernández.

«Ningún país puede controlar la pandemia si no sabe dónde está el virus», dijo Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la Organización Mundial de la Salud el pasado 20 de julio.

2. «El premio nobel que elaboró esta prueba dijo que no sirve para diagnosticar la enfermedad de COVID-19”

En 1993, el Premio Nobel de Química fue concedido al estadounidense Kary Mullis, por el hallazgo y la posterior aplicación del método PCR. Según recoge un artículo de El País, la figura de Mullis estaba rodeada de polémica ya que negaba la existencia del virus del sida y del calentamiento global. 

Tanto la persona del vídeo como usuarios de redes sociales comparten una cita falsamente atribuida al premio nobel según la cual “los test PCR no pueden detectar virus infecciosos”. Según Prego Cancelo, el nobel habría dicho que la prueba “no sirve para diagnosticar la enfermedad de COVID”. El departamento de verificación de la agencia Reuters encontró que la cita fue sacada de contexto para «falsificar su significado original». En realidad, la frase es de un artículo escrito por el negacionista del VIH John Lauritsen en 1996. 

En el artículo, Lauritsen no niega el funcionamiento de los test PCR sino que subraya que las pruebas identifican las secuencias genéticas del virus pero no el virus como tal. Efectivamente, como hemos visto, las PCR detectan la presencia del virus a través de una amplificación del material genético del virus para que pueda ser detectado por científicos. En otras palabras: se detecta un fragmento del virus, lo que indica que, aunque no demuestre su viabilidad, el virus sí está presente.  

“Siempre hay que poner cualquier prueba diagnóstica en el contexto clínico”, insiste Rafael Cantón Moreno, jefe del servicio de microbiología en el Hospital Universitario Ramón y Cajal. El contexto clínico se refiere a la fase de la enfermedad en la que se puede estar. “Por eso, hay que conocer cuáles son las bondades y limitaciones de cualquier técnica y en función de eso, hacer una interpretación adecuada”, resalta. 

3. “El ministro alemán de Salud paró y suspendió la utilización de PCR para la población”

Es falso que Jens Spahn, el ministro de Sanidad alemán, haya detenido las pruebas PCR en Alemania. En un artículo, el diario alemán Die Zeit recoge que el ministro del Interior Horst Seehofer pidió test para toda la población, pero que el ministro de Sanidad está en contra.

Según declaró Spahn en su cuenta de Twitter, «hacer muchos test suena bien, pero sin un enfoque sistemático no es útil». El argumento del ministro es que realizar test a toda la población crea una falsa sensación de seguridad y aumenta el riesgo de resultados positivos falsos. Por eso no se hacen de manera masiva sino con un enfoque selectivo

El Instituto Robert Koch, que monitorea la situación del virus en Alemania, detalla en su página web la estrategia nacional en relación a las pruebas.  Las capacidades de tests para la detección de virus mediante pruebas PCR se han ampliado y desde el Instituto, detallan a Newtral.es que se realizan «hasta medio millón por semana». También señalan que «los falsos positivos son muy raros en las PCR en general, son muy específicos». 

En el vídeo, Prego Cancelo también afirma que se eliminará el uso de mascarillas en el país germano a partir del 4 de agosto. En realidad, el debate está abierto ya que algunos políticos piden abolir el uso obligatorio de mascarillas en las tiendas de regiones con bajas tasas de infección. Un ejemplo es el del estado federado de Mecklemburgo-Pomerania, donde lo ha pedido el ministro de economía Harry Glawe.

Según recoge Deutsche Welle, aunque los estados federados tienen la última palabra, la canciller Angela Merkel cree que son necesarias en todos los lugares donde no se puede garantizar una distancia mínima.

4. “El 24 de enero de 2020, la OMS elaboró un documento en el que se concluyó que el PCR era sumamente inespecífico y no servía en absoluto como diagnóstico”

El informe al que se refiere Prego Cancelo se puede leer en este enlace y es del 21 de enero. El documento es un resumen de la situación mundial a esa fecha y no dice que los PCR sean inespecíficos. Para apoyar el argumentario, Prego Cancelo cita otro estudio que “se realizó demostrando PCR que detectaba otros virus”. Esa investigación se desarrolló en Alemania en heces de murciélagos y según recoge la doctora, se detectó “prácticamente todos los virus de coronavirus asiáticos”. Por eso, según ella, “el PCR no sirve para detectar diagnósticamente el SARS-COV-2”.  


Lo que no menciona es que el diagnóstico por PCR para SARS-COV-2 no es una PCR clásica sino que es cuantitativa a tiempo real (rtq-PCR).  “Los primers o cebadores utilizados son los que determinan la especificidad y desde el principio se diseñaron para detectar el SARS-CoV-2 de manera inequívoca”, explica Víctor Jimenez Cid, catedrático de microbiología de la Universidad Complutense de Madrid a Newtral.es. Los llamados  primers o cebadores se enganchan al material genético para que luego se puedan hacer las amplificaciones.

Rafael Cantón Moreno, del Hospital Universitario Ramón y Cajal precisa que los protocolos actuales suelen utilizar dos o tres parejas de primers “justamente para evitar esa falta de especificidad”.

5. “El estudio de la Universidad de Manitoba afirma que la PCR no sirve porque la capacidad para determinar la duración de la infectividad del paciente es limitada”

Según Prego Cancelo, la investigación dice que los PCR “pueden ser positivos persistentemente sin indicar nunca infecciosidad” y que por eso “no pueden diagnosticar enfermedad por COVID”. Desde Newtral.es, hemos contactado con Jared Bullard, el principal autor del trabajo publicado en mayo y le hemos preguntado si el estudio efectivamente concluye que las PCR no sirven para el diagnóstico.

“Nuestro estudio se realizó en personas con COVID-19 confirmado (por RT-PCR) por lo que el RT-PCR definitivamente puede determinar si alguien está infectado con COVID-19. Es un diagnóstico”, señala. La investigación se llevó a cabo para saber cuándo las personas con COVID-19 podrían considerarse ya no infecciosas usando métodos de cultivo.

“Nuestra conclusión fue que las muestras de personas que tenían síntomas desde hace ocho días o más no crecen en cultivo de células, lo que podría significar que las personas con COVID-19 ya no son infecciosas después de 8 días de síntomas”, explica Bullard.

6. “Los datos del Instituto de Salud Carlos III afirman que ya no existe clínicamente la epidemia de COVID-19”

Justo antes de terminar el vídeo, la doctora usa un gráfico del Instituto que ya ha sido usado en otros vídeos para decir erróneamente que la pandemia ha terminado. Lo desmentimos en este artículo. No encontramos ninguna referencia del Instituto que dice que la pandemia ha finalizado. 

“Es la Organización Mundial de la Salud (OMS) la encargada de declarar las pandemias, una situación que se refiere a una enfermedad epidémica que se extiende en varios países del mundo de manera simultánea. Por lo tanto, es la OMS la que decide cuando acaba la pandemia, pero puede darse el caso de que la enfermedad se ‘quede’ más tiempo en un país concreto, luego sería epidemia”, nos especificaron en su momento desde el ISCIII.

Prego Cancelo defiende que “no se puede etiquetar a los que dan PCR positivo como enfermos”. María José Valderrama, de la Universidad Complutense de Madrid coincide en que al hablar de rebrotes, si no se usan los términos adecuados, se puede generar confusión en la población.

Pone como ejemplo que 200 positivos en una discoteca no significa que son 200 enfermos. “Como decía Fernando Simón [director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias del Ministerio de Sanidad], lo que se demuestra es que el virus está circulando y que hay transmisión comunitaria”, explica. Por eso, “es adecuado pensar en mayores medidas de contención para evitar transmisión y que haya personas que sí sufran la enfermedad y deban ser hospitalizadas”.

Fuentes

Relacionados

Más vistos

Siguiente