Newtral


Cómo se elige a los miembros de la mesa electoral y qué le puede pasar a quien no acuda
Siguiente

Cómo se elige a los miembros de la mesa electoral y qué le puede pasar a quien no acuda

Con la repetición de los comicios vuelve también la posibilidad de ser elegido para integrar las mesas de los centros de votación. Un llamamiento al que es “obligatorio” responder por ley y que, en caso de no hacerlo, puede suponer hasta penas de prisión. 

Wikipedia

Los 3 miembros de la mesa electoral -un presidente y dos vocales- son los encargados de dirigir la votación de los ciudadanos, controlar el buen funcionamiento de esta y, una vez acabada, realizar el recuento de los votos. Su papel es indispensable en el desarrollo de la jornada electoral y su función la asumen los ciudadanos elegidos por los Ayuntamientos. Te explicamos cómo.

¿Cómo se elige a los miembros de la mesa electoral?

“El Presidente y los vocales de cada Mesa son designados por sorteo público entre la totalidad de las personas incluidas en la lista de electores de la Mesa correspondiente”, según establece el artículo 26 de la Ley Electoral del Régimen Electoral General (LOREG).

Estos cargos son “obligatorios” y no pueden desempeñarlos los candidatos, es decir, quienes vayan en alguna lista electoral. El sorteo se realiza entre el día 25 y 29 desde la convocatoria de elecciones y su resultado se ha de notificar a las personas elegidas en los 3 días siguientes. En el caso del 10-N, la Junta Electoral Central decidió adelantar estos sorteos, que tuvieron lugar entre el 15 y el 23 de octubre.

La notificación la recibirán un total de 535.842 ciudadanos, lo que supone el 14,5% del total de electores. Estos integrarán las 59.538 mesas electorales que la Oficina de Censo Electoral ha establecido que se constituirán el 10 de noviembre. Por cada una de ellas, se elige a 9 personas: 3 titulares y 6 suplentes, dos por cada puesto. 

Sin embargo, no todas los votantes optan a ser miembros de una mesa electoral. Para hacerlo han de cumlir unas condiciones establecidas en la LOREG: no ser candidato, saber leer y escribir y  tener menos de 70 años (aunque a partir de los 65 se puede renunciar al puesto). El presidente de la mesa deberá, además, contar con un título de Bachillerato o Formación Profesional de 2º grado o, de forma subsidiaria, el de graduado escolar.

¿Qué ocurre si no te presentas en la mesa electoral?

Las personas elegidas como miembros de mesa electoral que “abandonen sin causa legítima o incumplan sin causa justificada” las obligaciones de su puesto se enfrentan a una pena de entre 3 meses a un año de prisión o multa de 6 a 24 meses, según el artículo 143 de la LOREG. A su vez, el artículo 153 establece que todas las infracciones que no constituyan un delito serán sancionadas con un multa de 100 a 1.000 euros en caso de que sea cometida por particulares. 

Como explican fuentes de la Junta Electoral consultadas por Newtral.es, es la Junta Electoral de Zona la que registran quién no se ha presentado en la mesa electoral cuando debía hacerlo. Una vez constatado, lo traslada a la autoridad judicial competente. 

¿Qué condiciones ‘libran’ de la mesa electoral?

En 2011, la Junta Electoral Central especificó las causas que hacían “inelegible” a una persona para integrar una mesa electoral, distinguiendo 3 ámbitos para ello: el personal, el familiar y el profesional. 

En el caso personal, es condición para no integrar una mesa electoral:  

  • Tener algún tipo de discapacidad. 
  • Cobrar una pensión por incapacidad permanente absoluta o encontrarse en un situación de incapacidad temporal por trabajo.
  • En el caso de las mujeres, estar embarazadas de más de 6 meses o estar disfrutando del periodo de descanso por maternidad. 
  • Estar internado en un centro penitenciario o psiquiátrico.
  • Ser víctima de un delito -declarado o presunto- en el que se haya dictado una resolución judicial que, estando en vigor, imponga la prohibición de aproximación a una persona que tenga que votar en el colegio electoral donde se encuentra la mesa asignada. 
  • Haber formado parte de una mesa electoral al menos 3 veces en los últimos 10 años.

Hay otras situaciones específicas que pueden justificar la ausencia por motivos personales: una lesión o dolencia, la previsión de una intervención quirúrgica o una prueba médica relevante el día de la votación o la pertenencia a una comunidad religiosa cuyo ideario o régimen de clausura sean contrarios o incompatibles con la participación en la mesa electoral.

De igual manera, una persona puede justificar su ausencia por las siguientes causas familiares: 

  • Ser madre durante el periodo de lactancia, y hasta que el bebé cumple 9 meses. 
  • El cuidado directo y continuo de menores de 8 años o de personas con discapacidad, psíquica o sensorial. 
  • El cuidado directo y continuo de un familiar hasta el segundo grado de consanguinidad o afinidad que no pueda valerse por sí mismo debido a la edad, un accidente o una enfermedad.

Respecto a realidades familiares concretas, se puede alegar la ausencia si la persona tuviera un evento familiar “de especial relevancia”, que resultara “inaplazable” o cuyo retraso genere “perjuicios económicos importantes”. También en el caso de ser padre o madre de un menor de 14 años que no pudiera quedarse al cargo del otro progenitor o un hermano mayor. 

Finalmente, el trabajo puede ser motivo para no formar parte de una mesa electoral: 

  • Trabajar en las Juntas Electorales, en los Juzgados y en las Administraciones Públicas que tengan encomendadas funciones electorales el día de la votación. 
  • Realizar un empleo que preste «servicios esenciales de la comunidad de vital importancia”, tales como médicos, bomberos o trabajadores de protección civil. 
  • Ser director de un medio de comunicación de información general o jefe de los servicios informativos que deben cubrir las elecciones. 
  • Ser un profesional que participe en un acto público previsto antes de las convocatoria de elecciones cuando no pueda ser sustituido o su no participación obligue a suspender el evento.

Cualquiera que se encuentre en uno de estos supuestos tienen, desde que recibe la notificación, un plazo de 7 días para alegar la “causa justificada y documentada” ante la Junta Electoral de Zona que le corresponda. Esta resolverá en los siguientes 5 días y su decisión no podrá ser recurrida. Quienes no cumplan estos requisitos pero piensen que tienen razones para no integrar la mesa electoral, también podrán remitir sus motivos a la mencionada Junta Electoral. 

Fuentes: 


1 Comentario

  • Se puede mirar en alguna página si has sido elegido, yo estoy empadronado en otra localidad y esa notificación no la voy a poder recoger. Yo suelo votar por correo. Gracias.

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente