Newtral


Los que esperan a Franco en el cementerio de Mingorrubio
Siguiente

Los que esperan a Franco en el cementerio de Mingorrubio

En este camposanto del distrito Fuencarral – El Pardo en Madrid ya reposan los restos de numerosos cargos y personajes relevantes del franquismo. Foto: Entrada al Valle de los Caídos (AGENCIA EFE – D. Fernández)

Quedan pocas horas para que comiencen los trabajos de exhumación de los restos del dictador Francisco Franco del Valle de los Caídos. Será inhumado en un panteón del cementerio cercano al Palacio de El Pardo, residencia oficial y centro neurálgico del franquismo durante los 40 años de régimen. El Gobierno ha confirmado este lunes que el dictador será exhumado este jueves 24 de octubre a las 10:30 de la mañana.

El cementerio de Mingorrubio, donde serán trasladados los restos de Francisco Franco, está a unos 17 kilómetros de la Puerta del Sol. Para llegar hay que cruzar necesariamente el madrileño barrio de El Pardo (3.500 habitantes), siguiendo un camino en línea recta que desalentaría a cualquier vándalo: hay que pasar junto a tres cuarteles de la Guardia Real, el de la Guardia Civil de San Quintín, el acuartelamiento Zarco del Valle y la Escuela de Adiestramiento de Perros de la Benemérita.

La última parada de la línea de autobús de línea 601 llega a una calle sin salida. A la izquierda queda el cementerio, cuya entrada está flanqueada desde hace dos semanas por furgones del Cuerpo Nacional de Policía.

La tensión de la seguridad por evitar algún incidente es latente mientras Mingorrubio se prepara para la llegada de los restos de Franco. Sin embargo tras los muros del recinto ya descansan protagonistas de la dictadura desde hace décadas, sin que nunca se haya producido ningún incidente.

Al llegar a la entrada, una docena de agentes impiden el paso. “Solo familiares directos de las personas enterradas”. Mientras un redactor de Newtral solicitaba permiso para entrar, un deportista intentó cruzar la entrada del cementerio sin parar de hacer footing. En un primer intento, también se lo impidieron.

“Siempre entro a beber en la fuente de la entrada”, se quejó en voz alta mientras se alejaba corriendo de espaldas. Un miembro del Cuerpo propuso dejarle entrar a beber, “que no pasaba nada”. Lo llamaron y entró acompañado de un policía hasta la fuente. Otro no vio este permiso con buenos ojos: “Al próximo ni agua ni hostias. Si siempre ha bebido ahí, ahora que busque otro sitio”. En ese instante llegó una señora, que conducía un vehículo:

– Señora, ¿adónde va?
– Al cementerio– recordemos que es un camino sin salida.
– ¿Tiene usted algún familiar directo enterrado aquí?– le preguntó el agente.
– ¡Por desgracia, sí!– le espetó la mujer, antes de expresar su molestia por los controles de las últimas semanas.

El cementerio se encuentra a 2 km del palacio de El Pardo, donde el dictador vivió con Carmen Polo desde 1940 hasta el día de su muerte, 35 años después. La mujer murió en 1988 y fue inhumada en el panteón familiar del cementerio de Mingorrubio, ahora propiedad de la Administración General del Estado, el mismo que en cuestión de días acogerá los restos del dictador. 

El panteón del cementerio de Mingorrubio (El Pardo, Madrid). Foto: Ana Gómez

A escasos metros están sepultados otras dos figuras relevantes del franquismo: Luis Carrero Blanco y Carlos Arias Navarro, los dos presidentes del Gobierno que asumieron las riendas del Ejecutivo en los últimos días del dictador.

Carrero Blanco recibió el cargo en 1973 y lo ostentó hasta que fue asesinado por ETA a finales de ese año. Arias Navarro presidió el país desde entonces hasta 1976, una vez muerto el dictador y puesto en marcha el programa reformista para iniciar el desmantelamiento de la dictadura.

También descansan en El Pardo algunos altos cargos de la dictadura que ocuparon distintas carteras, como Nemesio Fernández Cuesta (Ministro de Comercio, 1974-1975), Juan José Rosón (Secretario general de RTVA, 1964-1970), Francisco Fernández Ordóñez (ostentó varios altos cargos en el Ministerio de Hacienda), Demetrio Carceller (Ministro de Industria y Comercio, 1940-1945) y Pedro Nieto Antúnez (Ministro de la Marina, 1962-1969).

También algunos de los militares que estuvieron junto el caudillo durante la dictadura y que fueron nombrados tenientes generales durante el régimen, como Félix Álvarez- Arenas Pacheco, Francisco Franco Salgado-Araujo, Carlos Iniesta Cano o Guillermo Quintana Lacaci. 

Otro destacado huésped de Mingorrubio muy cercano a Franco es el dictador dominicano Rafael Leónidas Trujillo. También conocido como “generalísimo” en el país caribeño, este amigo de Franco fue asesinado en la capital de la isla en 1961.

Según contó el diario ABC, fue tiroteado una noche de madrugada tras más de 30 años gobernando la isla con mano de hierro. Fue enterrado en París, pero su familia exhumó sus restos en 1970 y los trasladó a España, tras morir su hijo en un accidente de tráfico y ser enterrado este en un panteón familiar de El Pardo. La muerte de este dictador y los hechos posteriores fueron narrados en la novela La Fiesta del Chivo, del escritor Mario Vargas Llosa. 

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente