Newtral


Los inéditos y trágicos “four more years” de FDR
Siguiente

Los inéditos y trágicos “four more years” de FDR

El 32º presidente de EE.UU. logró hace 79 años su tercera elección para el puesto, una situación que no se ha repetido ni se repetirá

5 de noviembre de 1940. Franklin Delano Roosevelt, del partido demócrata, es elegido por tercera vez para el cargo de Presidente de los Estados Unidos de América, convirtiéndose así en el primer mandatario que dirigió el país por un tercer periodo. FDR aún ganaría unas nuevas elecciones, las de 1944.

La campaña electoral de 1940 estuvo marcada por la Segunda Guerra Mundial, que ya asolaba a Europa. En aquel 1940, EE.UU. disfrutaba de una lenta recuperación del ‘crac’ del 29, que le costó el cargo al republicano Herbert Hoover en 1932 -y que dejó para la historia las tristemente célebres Hoovervilles: las ciudades de chabolas que poblaron las capitales estadounidenses a consecuencia de la crisis-. FDR, el presidente de ‘New Deal’ que permitió el renacimiento de Estados Unidos disfrutaba de un crédito ilimitado, y se vio condicionado por una demanda popular. Evitar la situación de la Gran Guerra y no participar en un conflicto que en 1940 se veía como solo europeo.

La promesa incumplida

¿Cómo condicionó la guerra la campaña electoral de 1940? Por la propia progresión de los acontecimientos. El 27 de septiembre de 1940, poco más de un mes antes de que los estadounidenses acudieran a las urnas, Japón firmó con Alemania e Italia el pacto que daba luz al triple eje Berlín-Roma-Tokio. El frente europeo de la guerra preocupaba a la URSS, de modo y forma que Japón vio el mar abierto para dominar el Pacífico… Si Estados Unidos no se resistía.

Roosevelt respondió asiéndose con firmeza al aislacionismo y comprometiéndose a no enviar a norteamericanos a la guerra. La política de FDR después del 5 de noviembre de 1940 -esto es, después de ganar las elecciones- consistió en proteger al país de una posible entrada en el conflicto. Impuso sanciones a Japón, sobre todo en el combustible, para frenar las ansias de expansión niponas, que desde 1932 afectaban al estado-títere de Manchukuo, y más adelante buscó un acuerdo con Tokio que asegurase que el Pacífico no se iba a convertir en un frente.

Pero Japón ya había escrito su propio renglón para la historia futura: ‘Tora! Tora!, Tora!’. En paralelo a una negociación que fracasó por la negativa nipona a abandonar Indochina, el 26 de noviembre de 1941 -un año y casi dos meses después de firmar el acuerdo con Hitler y Mussolini-, seis portaaviones japoneses partían de las islas Kuriles con dirección a Pearl Harbor.

El bombardeo tuvo lugar el 7 de diciembre de 1941. Para la historia queda el debate -rebosante de conspiranoias- sobre si EE.UU. decidió no defenderse del ataque o no. Pero lo que nos dice la investigación es que, simplemente, los esfuerzos diplomáticos fracasaron ante el ansia expansionista japonesa.

Un día después, Roosevelt pronunció un discurso para la historia. “Ayer, siete de diciembre de 1941, una fecha que vivirá en la infamia, Estados Unidos de América fue repentina y deliberadamente atacado por fuerzas navales y aéreas del Imperio del Japón”. El presidente tuvo que abandonar el aislacionismo. Estados Unidos entró en la Segunda Guerra Mundial.

La 22ª enmienda

La guerra marcó el tercer mandato de Roosevelt, y lo que pudo gobernar del cuarto. Tras renovar el cargo en noviembre de 1944, su mala salud -estaba enfermo de polio- acabó con su vida el 12 de marzo de 1945, con la guerra casi ganada. Su sucesor, Harry Truman, venció en Europa y también a Japón, tomando la terrible decisión lanzar bombas nucleares sobre Hiroshima y Nagasaki en agosto de 1945, en otras dos fechas para la infamia.

La muerte de Roosevelt en el cargo propició que Estados Unidos plantease una enmienda a su constitución para limitar los mandatos presidenciales. Aprobada por el Congreso en 1947 y ratificada en 1951, siempre bajo la presidencia de Truman, la 22ª enmienda limita los mandatos presidenciales a dos. Lo que deja a Franklin D. Roosevelt como el único presidente estadounidense de la historia que gobernó o gobernará -salvo contraenmienda- más de ocho años.

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente