Newtral
Las teorías no verificadas sobre el supuesto papel del laboratorio biotecnológico de Wuhan en la irrupción del virus
Siguiente

Las teorías no verificadas sobre el supuesto papel del laboratorio biotecnológico de Wuhan en la irrupción del virus

Algunas páginas web y vídeos relacionan sin pruebas el coronavirus con las instalaciones de bioseguridad de la ciudad china

 

Un científico trabaja en un laboratorio de alta seguridad. | Foto: Shutterstock

La epidemia del coronavirus ha generado un brote de confusión y desinformación en redes sociales y en WhatsApp. Además de los bulos que en algunas ocasiones se han compartido miles de veces, se han difundido opiniones de personas no expertas en el tema y rumores sobre el origen de la nueva cepa del virus

Uno de los más compartidos y por el que nos habéis preguntado a través de nuestro servicio de WhatsApp (+34 682 58 96 64) es el que indica que el coronavirus “podría haber escapado del laboratorio de Wuhan”. Las publicaciones se refieren al laboratorio de bioseguridad inaugurado de manera conjunta con Francia en 2017.

Uno de los primeros en “sugerir” un posible vínculo entre la nueva cepa del virus y el laboratorio nacional de bioseguridad de Wuhan fue el tabloide inglés Daily Mail. En un artículo publicado el pasado 23 de enero, el periódico indicaba que China había construido un laboratorio para estudiar el ébola y el síndrome respiratorio agudo grave en Wuhan. La pieza aseguraba que en 2017, expertos estadounidenses en bioseguridad habían advertido de que un virus podía “escaparse” del recinto. 

La fuente citada era una entrevista de Tim Trevan, un consultor de bioseguridad del estado de Maryland en Estados Unidos, a la revista científica Nature. Según el tabloide, el consultor mostró su preocupación cuando el laboratorio estaba a punto de abrirse, porque “la cultura china pudiera hacer que el instituto fuera inseguro” y que era importante “las estructuras en las que todos se sienten libres de hablar y la apertura de la información”.

El citado artículo de Nature, publicado el 22 de febrero de 2017, agregó una nota editorial este mes de enero a raíz de las teorías no verificadas que han circulado sobre el supuesto papel del laboratorio en el brote del nuevo coronavirus y la creación de armas biológicas. La nota asegura que la revista “no tiene ninguna evidencia de que esto sea cierto; los científicos creen que la fuente más probable del coronavirus es un mercado de animales”. 

Un laboratorio de nivel P4 que no es “secreto”

El laboratorio al que se refieren los artículos, los vídeos o los textos compartidos en redes sociales pertenece al instituto de virología de Wuhan. En un artículo en el cual se desmiente una teoría que relaciona el coronavirus con el desarrollo de armas, The Washington Post señala que es una instalación de contención biológica de nivel 4, lo que significa que tiene un alto nivel de seguridad operacional y está autorizado para trabajar con patógenos peligrosos, incluido el Ébola. Según indica el medio estadounidense, “el laboratorio de Wuhan es conocido y es relativamente abierto comparado con otros institutos chinos: tiene vínculos fuertes con el laboratorio nacional de Galveston de la Universidad de Texas y ha sido desarrollado con la ayuda de ingenieros franceses”.  

Desde Newtral.es, nos hemos puesto en contacto con James Leduc, director de dicho laboratorio estadounidense y experto en bioseguridad internacional. En octubre de 2018 escribió una editorial en la revista Science con el director del laboratorio de Wuhan Yuan Zhiming sobre la seguridad de los laboratorios biológicos a nivel internacional. “Es muy altamente improbable”, nos contesta, cuando le preguntamos sobre la posibilidad de que el virus haya podido “escapar” del laboratorio.

“Toda la información que tenemos hasta ahora es consistente con un virus que sale de la naturaleza e infecta a humanos y así empezó la transmisión. Es la explicación más lógica y científicamente defendible”, asegura. Leduc visitó las instalaciones —construidas según normas internacionales—  y asegura que no están en una “localización secreta” sino a aproximadamente 45 minutos en autobús del centro de la ciudad.

También nos hemos puesto en contacto con el gabinete de prensa del Instituto Nacional de Salud e Investigación Médica de Francia, al cual pertenece el laboratorio P4 de Jean Mérieux, el más grande de Europa, en la ciudad francesa de Lyon. El laboratorio de Wuhan es parecido a estas  instalaciones, según indica la agencia France Presse, recordando que China pidió ayuda a Francia para el proyecto después de la epidemia del SARS en 2003. 

No han podido atender nuestra petición pero los verificadores de 20 Minutes Fake off, la versión francesa del periódico —parte de la red internacional de verificadores— han podido hablar con su director, Hervé Raoul. “Es casi imposible que un técnico infectado abandone el laboratorio porque nunca está solo y no puede decidir salir por su cuenta después de un incidente. Existe todo un procedimiento en caso de avería, que incluye conversaciones con los servicios de salud especializados para ver si debe ser aislado”, explicó al diario francés. Tanto Raoul como Leduc enfatizan las medidas de seguridad en las instalaciones de nivel P4. 

En la página web del Instituto de virología de Wuhan, destacan la entrevista del periodista francés Antoine Izambard de la revista Challenges con el director del laboratorio, Yuan Zhiming

En un artículo publicado en enero, el periodista francés recuerda las inquietudes que habían existido alrededor del laboratorio. “La petición [de ayuda] de Pekín tuvo una acogida mixta en el Estado francés”, explica Izambard en su pieza. “Alertado por sus servicios de inteligencia, el gobierno se pregunta si la tecnología solicitada por Beijing no será desviada para desarrollar armas bacteriológicas”, expone. 

Sin embargo, una investigación del secretariado general para la defensa hace un arbitraje positivo. Francia ayudará a China pero bajo condiciones que aseguren que Beijing no utilice las instalaciones para fines ofensivos. Más adelante, la dirección general de seguridad exterior informó de que el ministerio chino de investigación había designado en 2005 una sociedad local que dependía de un organismo (China National Equipment of Machinery Corporation) supuestamente controlado por el Ejército para construir el laboratorio.

Sin embargo, el periodista, entrevistado por los verificadores de 20 Minutes, indicó que actualmente, “con los elementos disponibles, las teorías que circulan sobre la emergencia del coronavirus en el laboratorio de Wuhan son complotistas. No digo que son imposibles, pero no existen elementos concretos para justificarlo”. 

El vídeo de “la llave” que circula por WhatsApp

En Newtral.es, también hemos rastreado el origen de una grabación que circula por WhatsApp en España. Durante 4 minutos, una voz menciona “el misterioso” laboratorio de Wuhan y su posible relación con el coronavirus. “El origen, la forma de contagio o la peligrosidad de este virus es un misterio como también lo es la ubicación exacta de este laboratorio de bioseguridad de Wuhan”, dice la voz, acompañada de una música de fondo y alternando imágenes de la ciudad.  Hemos visto que esto es falso. 

Al final del vídeo, aparece el nombre de “Chechu Leduc” y el título de un libro: “Cuando la rutina revienta”, disponible en Amazon. Las imágenes provienen de su canal de YouTube llamado “la llave”, en el cual se han subido alrededor de 180 vídeos, comentados siempre con la misma voz. También tiene otros tres canales. 

“Teoría de la conspiración”

Tanto The Washington Post como la revista estadounidense Foreign Policy han desmentido que el virus habría sido creado en el laboratorio de Wuhan. Este último ha alertado de que “las teorías de la conspiración van más rápido que el mismo coronavirus”.

Un artículo de Buzzfeed reveló que la página web G News, que también publicó esta teoría sobre el coronavirus, había tenido un contrato con el antiguo estratega jefe de la Casa Blanca, Steve Bannon, vinculado a movimientos de extrema derecha y había sido creado por Guo Wengui, un chino exiliado billonario, crítico con el gobierno de su país. 

Politifact —que ganó un premio Pulitzer en 2009 y es parte del IFCN— también desmintió el contenido que aseguraba que “el partido comunista chino iba a admitir que el origen real del coronavirus era de un laboratorio en Wuhan ligado a sus programas encubiertos de armas biológicas”.

El artículo informa de que China niega tener un programa parecido pero que el departamento de estado de los EE.UU ha planteado preocupaciones sobre  el posible incumplimiento por parte de China de la Convención de Armas Biológicas, que prohíbe la producción de tales armas.

Fuentes

Relacionados

Más vistos

Siguiente