Newtral
Las consecuencias de la reforma del delito de sedición sobre la sentencia del procés
Siguiente

Las consecuencias de la reforma del delito de sedición sobre la sentencia del procés

Dependiendo del tipo de modificación que se haga del Código Penal podrían conseguir o una rebaja de la condena o que el delito de sedición quede sin efecto

EFE/Emilio Naranjo

Pedro Sánchez ha arrancado la legislatura con una política de acercamiento que pretende estabilizar las relaciones entre el Gobierno y la Generalitat. En este contexto se enmarca el anuncio por parte del Ejecutivo de iniciar una reforma del Código Penal que afectará a los delitos de rebelión y sedición. 

Esta modificación afectará de lleno a una de las sentencias más mediáticas de los últimos años: la del juicio a los presos del procés. Oriol Junqueras, Jordi Turull, Raül Romeva, Joaquim Forn, Josep Rull, Dolors Bassa, Carme Forcadell, Jordi Sànchez y Jordi Cuixart fueron condenados por un delito de sedición a penas de hasta 13 años de prisión -en el caso de Junqueras- por el Tribunal Supremo. 

La retroactividad de leyes cuando son favorables al reo

Uno de los principios fundamentales de un Estado de Derecho es la irretroactividad de las leyes, es decir, que los efectos de una nueva ley operan a futuro, después de su promulgación. Sin embargo, hay excepciones.

“Todos los cambios en las leyes penales materiales (no en las meramente procesales) que supongan un beneficio para el condenado y supongan un cambio en la valoración social de la conducta son aplicables retroactivamente. En España esa regla tiene rango constitucional (art. 9.3), por lo que el legislador ordinario no podría cambiarla”, explica a Newtral.es Jacobo Dopico, catedrático acreditado de Derecho Penal de la Universidad Carlos III de Madrid. 

Este principio se aplica al margen de que la reforma del Código afecte a sentencias  firmes por la que los sujetos ya estuviesen cumpliendo una condena (art. 2.3 del Código Penal), como es el caso de los políticos juzgados por la sentencia del procés

Sin embargo, si el cambio produce un endurecimiento de las normas, nunca se aplica la retroactividad. “Porque en esos casos no se puede imponer a alguien una condena que no estaba prevista en el momento de cometer el delito”, afirma Dopico. Esto es lo que pasaría si se modifican los delitos que afectan a la libertad sexual -reforma anunciada también por el Gobierno-. Es decir, que aquellos condenados por un abuso sexual, por ejemplo, aunque se endurezca el tipo penal, no se verán afectados por la modificación. 

¿Qué podría suponer la reforma del CP en la condena de los presos del procés?

Pueden darse varios supuestos: que se rebajen las penas aplicables al delito de sedición o que aumenten o cambien los requisitos necesarios para tipificar una conducta como sedición.

Norberto J. de la Mata, catedrático de Derecho Penal de la Universidad del País Vasco, asegura que el primer caso supondría una rebaja paralela a las penas que ya están cumpliendo los políticos catalanes. El segundo supuesto, podría provocar que se entendiera que no es aplicable el delito de sedición a los condenados, es decir, que no tendrían que cumplir pena alguna por este delito. 

“Si en una nueva redacción se añadiese algún requisito que no está en los hechos probados de la sentencia por la que se les condenó, entonces, (en aplicación de ese principio de retroactividad de la ley más favorable), tendrían que dejar sin efecto esa condena. Por ejemplo, si añaden a los requisitos del delito de sedición “causar lesiones”, si esta condición no es un hecho probado en la sentencia, no será posible condenarlos por ese delito”, explica Javier G. Fernández Teruelo , Catedrático de Derecho penal de la Universidad de Oviedo.

También podría ocurrir que se redefiniese el delito de sedición añadiendo varias modalidades del mismo con penas diversas. “En cuyo caso habría que ver cuál le sería aplicable”, señala Julio Banacloche, director del Departamento de Derecho Procesal y Derecho Penal de la Universidad Complutense de Madrid.

Además, Banacloche recuerda que estos supuestos “no afectarían a la condena por malversación de caudales públicos, delito por el que también han sido condenados alguno de los acusados del caso del procés”.

Habrá que esperar más de un año

El catedrático de la Universidad del País Vasco alerta que, en cualquier caso, el procedimiento de reforma de una ley como el Código Penal es lento y que llevará al menos un año. 

“Primero una comisión tendrá que redactar el borrador de una nueva de normativa que presentará en el Ministerio de Justicia. Una vez aprobado por el Ministerio, pasará por el Gobierno que tendrá que someter el anteproyecto al informe preceptivo, aunque no vinculante, del Consejo General del Poder Judicial”, explica Norberto J. de la Mata

Una vez esté listo el texto, se votará en las Cortes Generales donde necesita una mayoría absoluta en cada una de las cámaras, Congreso y Senado, para salir adelante (art. 81.2 de la Constitución).

¿Cuenta el Gobierno con los apoyos suficientes?

Pedro Sánchez fue investido presidente en segunda votación tras fracasar en una primera ronda donde necesitaba el apoyo de la mitad más uno de los diputados del Congreso -lo que se entiende por mayoría absoluta- y que supone el sí de 176 parlamentarios. 

Si el Gobierno mantiene los apoyos, solo el cambio de voto de Esquerra Republicana -que se abstuvo en la votación de investidura- permitiría sacar adelante la reforma del Código Penal. 

Fuentes

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente