Newtral


Las colillas también son plástico y dificultan el crecimiento de plantas
Siguiente

Las colillas también son plástico y dificultan el crecimiento de plantas

Los microplásticos son un problema que envenena ecosistemas como los marinos. Pero, en tierra firme, las colillas de los cigarrillos son alrededor del 13% de los residuos mundiales. El plástico del filtro afecta a las plantas.

Colillas de tabaco arrojadas entre árboles | PxHere

En la Universidad de Anglia Ruskin (ARU) del Reino Unido, un grupo de científicos se dedicó a pasear por los parques y calles de Cambridge recogiendo colillas. Las metieron en bolsitas y se las llevaron a su laboratorio. Además de descubrir que la ciudad estaba hecha una porquería (hasta 128 colillas por metro cuadrado), han visto que el tabaco (o, más bien, su plástico) puede matar también a las plantas.

Conforme al estudio, publicado en la revista de Science Ecotoxicology and Environmental Safety, la presencia de colillas en el suelo puede comprometer el crecimiento de plantas. En concreto, se lo puso difícil a los tréboles. Esta herbácea, usada en el estudio, germinó un 27% menos en presencia de colillas, mientras que su longitud cayó un 28%.

«Los filtros de cigarrillos provocaron un aumento de la clorofila-a en los brotes de trébol y un aumento de la clorofila-b en los brotes de otras hierbas», señala la investigadora Danielle Green en el estudio. La clorofila-a es la que permite utilizar, sobre todo, la luz de longitud de onda de 420 nm (color añil) y 690 nm (color rojo). Digamos que los tréboles se dieron un «atracón» de azul y rojo. Las otras hierbas usadas en el experimento vieron cómo aumentaban sus niveles de clorofila-b, la que sobre todo absorbe la luz verde del entorno.

Cultivo experimental de tréboles con colilla
Cultivo experimental de tréboles con colilla | Jaime Da Silva

«Este estudio indica el potencial de los filtros de cigarrillos arrojados al suelo para reducir el crecimiento y alterar la productividad primaria a corto plazo de las plantas terrestres», apuntan en sus conclusiones.

Las colillas ya son la principal contaminación plástica

Ni las bolsas del súper ni los envases de poliexpán: «Los filtros de cigarrillos (colillas) son actualmente la forma más abundante de basura antropogénica en el planeta», explican el estudio. «Sabemos muy poco sobre sus impactos ambientales en los ecosistemas terrestres, incluida la germinación de las plantas y la producción primaria».

La mayoría de los filtros de las colillas están hechos de acetato de celulosa. Se trata de «un termoplástico (un plástico que se funde a altas temperaturas para poder moldearlo) y pueden albergar sustancias tóxicas como hidrocarburos policíclicos aromáticos, nicotina, arsénico y otros metales pesados», explica el Informe Libera (SEO Birdlife y Ecoembes).

A pesar de ser tan comunes en las calles y parques de todo el mundo, «nuestro estudio es el primero en mostrar el impacto de las colillas de cigarrillos en las plantas», recalca Greene. Los cultivos con los que se ha experimentado no son triviales. «El pasto blanco y el trébol, las dos especies que probamos, son cultivos forrajeros importantes para el ganado, además de encontrarse comúnmente en los espacios verdes urbanos. Estas plantas sostienen una gran biodiversidad, incluso en los parques de la ciudad, y el trébol blanco es ecológicamente importante para los polinizadores y la fijación de nitrógeno (fertilizante)».

Cada año se arrojan unos 4,5 billones de colillas al suelo en todo el mundo, según calcula el equipo de la ARU. Se trata de un vertido incontrolado y poco sancionado de acetato, que podría ser «masivo». En tierra y en mar. Este informe de Ocean Conservacy es elocuente en cuanto a las cifras de la basura que recolectaron en 2017. Encontraron tantas que podrían construirse 255 torres como el Makkah Royal de La Meca y supusieron alrededor del 26% de la basura marina recogida.

«En algunos parques, especialmente en los bancos y contenedores circundantes, encontramos más de 100 colillas de cigarrillos por metro cuadrado», concreta Greene. Aunque una colilla, a nuestros ojos, en un año puede haber desaparecido, los componentes de una colilla pueden tardar en degradarse décadas.

1 Comentario

  • Nosotros las metemos em botllas de refresco y no sabemos dónde depositarla. Si me pudieran informar ¿qué puedo hacer con ellas?

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente