Newtral


Italia, a la deriva
Siguiente

Italia, a la deriva

Tras la renuncia del primer ministro italiano, Giuseppe Conte, Italia aborda un abanico de escenarios políticos que van desde la formación de otra inesperada coalición de gobierno hasta la convocatoria de elecciones que persigue Salvini

Discurso de dimisión del primer ministro de Italia, Giuseppe Conte, ante el ministro del Interior, Matteo Salvini | EFE

Italia atraviesa una de sus peores crisis de gobierno, incluso para un país acostumbrado a la inestabilidad. La dimisión del primer ministro, Giuseppe Conte, este martes supone un giro de guion, uno más en meses de tensiones en la débil coalición entre los antisistema del Movimento 5 Stelle (M5S) y los ultraderechistas de La Lega que lidera el ministro del Interior, Matteo Salvini. Tras 14 meses de gobierno, esta alianza extraña saltaba por los aires a principios de agosto, cuando Salvini daba por rota la coalición y convocaba una moción de censura contra Conte para llamar después a las urnas, una posibilidad que barajaba el ministro del Interior, alentado por las encuestas. La renuncia de Conte pone palos en la rueda.

¿Qué va a pasar ahora? El presidente, Sergio Mattarella, celebrará entre el miércoles y el jueves una ronda de consultas con los partidos políticos para determinar si se puede formar gobierno o si finalmente se convocarán elecciones. Mientras el Gobierno de Italia se desmoronaba, la Fiscalía de Agrigento (Sicilia), ordenaba la evacuación de los migrantes a bordo del Open Arms, después de 19 días en alta mar, contra la posición de Salvini. Todo esto, además, sucede en un momento de incertidumbre global que se suma a los numerosos frentes abiertos de Italia en el terreno económico.

¿Por qué es importante?

Una crisis de gobernabilidad sumada a una abultada deuda pública complica bastante el panorama. Los niveles de deuda y el déficit excesivo de Italia mantienen un frente abierto con Bruselas, que ha llegado a amenazar con multas de hasta 3.500 millones de euros al Estado italiano. Y esta inestabilidad política dificulta que Italia llegue a tiempo de jugársela a la última carta. Si hay elecciones anticipadas será complicado preparar la ley de presupuestos para 2020 que espera la UE con suficientes ajustes.

Además, según ‘El Confidencial’, Italia deberá refinanciar entre septiembre y diciembre un total de 174.000 millones de euros en el mercado, lo que supone un 32% del PIB previsto a fin de año. La Bolsa de Milán se resintió con pérdidas al final de la jornada del 1,1%.

¿Cuál es el contexto?

«Este Gobierno termina aquí. Después del debate en el Parlamento, presentaré mi renuncia al presidente de la República (Sergio Mattarella)”. Con esta frase, Conte cerraba meses de desconfianza con Salvini y una tensa sesión en el Senado en la que el primer ministro culpó a Salvini de la crisis de gobierno por “intereses personales y de partido”. Salvini respondía con aspavientos y mohínes, con un discurso trufado de populismo, religión y con el mensaje de que no teme ir a las urnas. 

En los últimos meses, cabe destacar dos momentos en los que el enfrentamiento entre socios de gobierno llegaba a máximos. A principios de junio, Conte amenazó con dimitir si el MS5 y La Lega seguían sin poder llegar a acuerdos para asuntos clave. Salvini puso paños calientes hasta que dos meses después, y con las encuestas de su lado (por encima del 36%, según Ipsos para Il Corriere della Sera), rompió con sus socios después de que estos votaran en contra de un proyecto ferroviario de alta velocidad. 

¿Qué hay que tener en cuenta?

La única certeza a corto plazo son las consultas de Mattarela. Una vez pasen, se abre un abanico de escenarios:

  • Si no fructifica la ronda de contactos, puede convocar elecciones como quiere Salvini.
  • Puede designar un equipo de gobierno de técnicos para sacar adelante el proyecto de ley de los presupuestos y tranquilizar a Bruselas.
  • En una nueva carambola inesperada, los hasta ahora enfrentados partidos del M5S y el izquierdista Partido Democrático (PD), que sumarían mayoría parlamentaria y evitarían ir a elecciones en otoño.

#Fact

La volátil Italia está acostumbrada a que un primer ministro no complete una legislatura. Con el mandato de Conte, ya son 67 los gobiernos acumulados desde la proclamación de la República, en 1946, de los que solo seis superaban los dos años. En este gráfico de ‘El Mundo’, se refleja la montaña rusa que dibuja la ingobernabilidad en Italia.


Descárgate Pronóstika
iOS | Android

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente