Newtral
Qué son los inactivos y por qué son clave para entender los datos de paro de la EPA del segundo trimestre
Siguiente

Qué son los inactivos y por qué son clave para entender los datos de paro de la EPA del segundo trimestre

El confinamiento y el cierre de empresas impidió a 1.628.500 personas buscar empleo a pesar de estar disponibles para trabajar, razón por la que aparecen como inactivos y no como parados en la última Encuesta de Población Activa

Imagen: Shutterstock.

Esta semana hemos conocido los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) del segundo trimestre que publica el INE. La ocupación se redujo en 1.074.000 puestos de trabajo (-5,4%) hasta junio, su mayor retroceso de la serie histórica (peor que en la crisis de 2008), reflejando así el impacto de la crisis sanitaria y del estado de alarma, que afectó prácticamente a todo el periodo de abril a junio.

En el otro lado, el paro subió en 55.000 personas, lo que supone un 1,6% más que en el trimestre anterior. Se trata del peor dato en un segundo trimestre desde 2012, cuando el desempleo subió en 63.100 personas, sin embargo no refleja la realidad del desempleo en España ya que muchas personas dejaron de estar ocupadas pero no han sido contabilizadas como parados: al no estar buscando trabajo activamente en este momento aparecen como inactivas.

¿Qué es un inactivo y por qué no es parado?

Los inactivos son las personas de 16 o más años, no clasificadas como ocupadas ni paradas ni población contada aparte durante la semana de referencia, según los criterios de la Organización Mundial del Trabajo (OIT),  tal y como los define el propio INE

Recordemos que los parados, según los contabiliza la EPA, son aquellas personas de 16 años o más que, durante la semana de referencia, se encontraran sin trabajo, disponibles para trabajar y buscando activamente un trabajo durante el mes precedente al domingo de la semana de referencia. Así que las personas desempleadas que no estuvieran buscando activamente empleo han pasado a ser consideradas inactivas en lugar de paradas.

¿Qué categorías hay dentro de la población inactiva? Por clase de inactividad el INE diferencia entre siete tipos: estudiante, jubilado o prejubilado, labores del hogar, incapacidad permanente, perceptor de pensión distinta de la de la jubilación o prejubilación, persona que realizó sin remuneración trabajos sociales o actividades benéficas y una última categoría denominada ‘otras’.

Los inactivos, en máximos

De hecho, el propio INE señala que “no todos los que perdieron su empleo entre abril y junio pasaron a clasificarse como parados, pues una parte considerable pasaron a considerarse inactivos”. Esto explica el significativo aumento de los inactivos durante el segundo trimestre, con 1.062.800 personas más que en el trimestre anterior, máximo de la serie. Así, a cierre de junio el total de inactivos alcanzó los 17.588.700 de personas, la cifra más elevada desde 1976.

Desde el Instituto de Estadística destacan dos categorías especiales en esta EPA, ‘los que buscan empleo pero no están disponibles’ y ‘los que no buscan empleo pero están disponibles’ y es en esta segunda categoría donde ha aumentado enormemente la cifra con respecto al trimestre previo. “El confinamiento y el cierre de empresas impidió a 1.628.500 personas buscar empleo a pesar de estar disponibles para trabajar, cifra que supone un aumento de 843.000 personas respecto al trimestre anterior”, indica el INE.

El reto de buscar empleo confinado

Para María Jesús Fernández, analista de Funcas, esto es precisamente lo más relevante de la EPA del segundo trimestre. “Han perdido su trabajo 1.074.000 personas y casi todos han pasado a ser inactivos en lugar de parados, que sería lo normal, porque no han podido buscar empleo activamente afectados por esta situación de pandemia y confinamiento”, señala la experta.

En esta misma línea, la vicepresidenta tercera del Gobierno y ministra de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, explicaba en rueda de prensa que “la diferencia que hay entre la caída de la ocupación y el relativamente limitado incremento de la tasa de paro se encuentra en la pronunciada subida que se ha dado en la población denominada inactiva derivada de la dificultad de la búsqueda activa de empleo en la situación extraordinaria derivada de la pandemia». Y añadía que “son datos coherentes con la situación que estamos viviendo».

Desde el Banco de España y BBVA Research también destacan el aumento extraordinario de inactivos. Y es que en la EPA se hacen una serie de preguntas a las personas participantes para ver si en efecto buscan empleo de forma activa (mirar anuncios, ir a empresas, enviar curriculums, etc.) pero estos meses de pandemia, confinamiento y cierre de negocios han complicado mucho la situación.

De hecho, si miramos las razones por las que no ha buscado empleo activamente la población inactiva encontramos que la categoría que más ha aumentado es la de “Otros motivos”. “Supongo que esta situación que estamos viviendo por el COVID-19 es tan excepcional que es más difícil responder a las cuestiones de la EPA”, afirma María Jesús Fernández. 

“Entiendo que en ‘otros motivos’ estaría el no poder salir de casa por el confinamiento, porque la mayoría de las empresas están cerradas… entonces, ¿a quién voy a pedir empleo, con quién me voy a poner en contacto?”, reflexiona la experta. El segundo motivo por el que los inactivos no han buscado empleo que más ha aumentado es por ‘Estar afectado por una regulación de empleo’ que también es un claro reflejo de la situación actual.

¿Tasa de paro del 15%, 19% o 35%?

En este segundo trimestre la tasa de paro escaló nueve décimas, hasta el 15,33%, la más elevada desde el primer trimestre de 2018. Sin embargo, esta cifra de nuevo no refleja la realidad completa del desempleo en España.

Debido a esta situación extraordinaria de pandemia en la que muchos ocupados perdieron el empleo y en vez de contar como parados han pasado a ser inactivos, la tasa de paro ha aumentado pero mucho menos de lo que hubiera subido en circunstancias normales. Además, desde el mismo INE recuerdan que en el más de un millón de empleos perdidos entre abril y junio no se incluye a los afectados por expedientes de regulación temporal de empleo (ERTEs) de suspensión de contrato, ya que la metodología EPA los considera ocupados.

“Si a todas estas personas inactivas se les considerase parados en lugar de inactivos, la tasa de paro que nos saldría sería del 19% en lugar del 15% actual. Se trata de una tasa mucho más alta”, advierte la analista de Funcas que explica que “si incluyéramos los trabajadores afectados por ERTE (posibles parados próximamente) a los desempleados reales (parados+inactivos) entonces ya la tasa de paro habría sido del 35% como ya veníamos anunciando desde Funcas”.

Fernández incide en que se prevé un mal escenario a futuro y que más allá de cómo se considere a estas personas desempleadas, una tasa de paro del 35% es mucho más representativa del impacto que ha tenido el virus en el empleo. “Las personas en ERTE no se consideran parados pero tienen serio riesgo de acabar siéndolo con esta crisis y los inactivos tampoco se consideran parados porque no están en búsqueda activa de empleo, pero todos juntos darían la magnitud del problema del empleo en  España”, añade.

De hecho la experta recuerda que ese 19% coincidiría con las previsiones de julio de Funcas de tasa de paro para 2020. “Estimamos que los que dejasen de ser ocupados se convertirían en parados pero no pensamos en que dadas las circunstancias prácticamente todos serían contabilizados como inactivos”, dice Fernández que espera una “recuperación del empleo modesta en verano” pero prevé “una nueva ola de despidos cuando finalicen los ERTEs ya que muchas empresas habrán sufrido una pérdida permanente en su nivel de actividad y tendrán que prescindir de  trabajadores”.

Fuentes:

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente