Newtral
Los extranjeros no acaparan las rentas mínimas en España: análisis comunidad a comunidad
Siguiente

Los extranjeros no acaparan las rentas mínimas en España: análisis comunidad a comunidad

Este tipo de ayudas son objeto recurrente de noticias falsas y bulos para decir que los inmigrantes -y, sobre todo, los irregulares- son los principales beneficiarios de las mismas. No es cierto

Pixabay

En vídeos e imágenes, en mensajes de WhatsApp y publicaciones de Facebook, en declaraciones de algunos políticos y conversaciones de bar se repite el mismo mensaje: los inmigrantes acaparan las rentas mínimas en España. 

Este tipo de ayudas tiene diferentes denominaciones según la comunidad autónoma como, por ejemplo, la Renta Mínima de Inserción en la Comunidad de Madrid, la Prestación Canaria de Inserción o el Salario Social de Asturias. Su objetivo es cubrir necesidades muy urgentes de familias que no tienen ningún tipo de ingreso para dar una respuesta a situaciones de absoluta necesidad. 

Las noticias falsas y los bulos se centran en que estas rentas tienen cuantías altas (puedes leer sobre ello aquí) y que las acaparan los inmigrantes -que, generalmente, dicen, son irregulares-. Por ello, hemos recopilado datos de las 17 comunidades y las dos ciudades autónomas para conocer cuáles son los requisitos que exigen para acceder a las mismas y, lo más importante, cuál es el porcentaje de extranjeros que las reciben. Spoiler: no, los inmigrantes no acaparan estas ayudas sociales en nuestro país. 

El mapa de las rentas mínimas en España

Cada año, el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social publica un informe de las rentas mínimas. Con sus datos y poniéndonos en contacto con cada una de las consejerías encargadas de las mismas, hemos elaborado el siguiente mapa, en el que se puede consultar cuál es la ayuda disponible en cada comunidad autónoma y el porcentaje de españoles y extranjeros que las reciben. 

Casi el 60% de la población extranjera en España está bajo el umbral de la pobreza

Las estadísticas oficiales diferencian entre extranjeros y españoles sin tener en cuenta en qué momento o en qué circunstancias han llegado a España los primeros. Además, en ningún caso la nacionalidad es un criterio que favorezca o penalice al ciudadano para la adquisición de una renta mínima, ya que no se tiene en cuenta para otorgar tales ayudas.

En conjunto, de unos 46,9 millones de habitantes que hay en España, 293.302 personas fueron titulares de una renta mínima en 2018 y, de ellas, 74,6% eran españolas y el resto, el 25,4%, extranjeras. No están disponibles los datos de Andalucía*, única comunidad autónoma que no ha facilitado información sobre la nacionalidad de los titulares de sus rentas mínimas. Además, el número de extranjeros perceptores de una ayuda de este tipo se ha mantenido estable en los últimos años. Así en 2017 fueron el 27,5%; en 2016, el 23,8% y en 2015, el 24,3%. 

Este tipo de rentas surgen para situaciones de emergencia social y pobreza extrema, y en este colectivo los extranjeros están sobrerrepresentados: casi el 60% de la población extranjera en España está bajo el umbral de la pobreza mientras que entre los nacionales son el 23%. 

Requisitos para obtener ayuda: empadronamiento, empleo y cuenta bancaria

Los requisitos exigidos para estas ayudas hacen que sea prácticamente imposible para una persona en situación irregular convertirse en un beneficiario de estas rentas. Gran parte del discurso antiinmigración se fundamenta en que con solo pisar nuestro país, los migrantes acceden a estas prestaciones económicas, pero eso es falso.

Residencia legal: requisito en 10 CCAA, Ceuta y Melila

De las 17 comunidades autónomas, 10 y Ceuta y Melilla requieren a los solicitantes de esta ayuda tener la residencia legal, el más exigente de todos los requisitos. Esto significa que de facto y de iure una persona en situación irregular no puede acceder en esas comunidades y ciudades a las rentas mínimas. Además, en otras, aunque no piden la residencia legal, exigen estar inscrito como demandante de empleo, lo que supone tener regularizada la situación. Esto ocurre en tres comunidades: Andalucía, Navarra y Castilla-La Mancha.

La consecuencia de este requisito no siempre supone que haya menos beneficiarios extranjeros. Melilla encabeza la lista con un 48,6% a pesar de exigir la residencia legal y cinco años de empadronamiento -el plazo más largo con diferencia de cualquiera establecido por otra comunidad autónoma-. La Rioja, donde también se requiere la residencia legal, es la segunda comunidad con un mayor número de personas no españolas titulares de una renta mínima, un 42%.

Empadronamiento: demostrar dónde viven con facturas

El empadronamiento en el municipio en el que se solicita la renta mínima es el único requisito que comparten todas las legislaciones autonómicas, aunque varían en el plazo de tiempo. En algunas hay que estar empadronado desde hace un año o dos y, en otras, es suficiente el padrón actualizado. Una persona sin los papeles en regla podría conseguir el empadronamiento, pero ello podría poner al descubierto ante la administración su situación, con los riesgos que esto supone.

“Si no tienen un hogar [un español o un inmigrante] y viven en parques o en albergues, el empadronamiento depende absolutamente de la voluntad de la Administración, si quiere aceptar o no ese lugar como domicilio o darles una opción para llevarlo a cabo”, señala Graciela Malgesini, responsable de incidencia política de la Red Europea de Lucha Contra la Pobreza y la Exclusión Social (EAPN, por sus siglas en inglés).

Sin embargo, “a las personas irregulares les preguntarán dónde viven y tendrán que demostrarlo con facturas, y una persona ilegal no tiene esos documentos. Estos son puntos de conflicto que provocan que el sector más perjudicado no tenga acceso a las rentas mínimas”, concluye. De hecho, menos del 8% de las personas en situación de pobreza percibe una renta mínima en España (unas 679.180 personas beneficiarias, directa o indirectamente, de los más de 9 millones de personas en riesgo de pobreza o exclusión). 

Ser demandante de empleo 

Por otro lado, la inscripción como demandante de empleo, es decir, que el beneficiario esté en la búsqueda activa de un trabajo, es un requisito que comparten 10 de las 17 comunidades autónomas. Y para trabajar es necesario tener los papeles en regla, de modo que este es otro filtro que excluye a los extranjeros en situación irregular de solicitar una renta mínima.

Tanto Graciela Malgesini como Daniel Sánchez, coordinador de Inclusión Social de Accem, una ONG que trabaja con colectivos vulnerables, confirman a newtral.es que el ingreso de la renta mínima por parte de la Administración se hace a través de una cuenta bancaria, una cuenta que un individuo cuyos papeles no están en regla no podrá abrir. 

“Y al solicitar una ayuda de estas características autorizamos a que consulten nuestros datos de la Seguridad Social y de Hacienda, entre otros. Por tanto, quien afirma que los irregulares se llevan estas ayudas solo demuestra un completo desconocimiento del funcionamiento de la Administración”, enfatiza Malgesini.

Melilla, La Rioja y Navarra: las CCAA con un mayor número de beneficiarios extranjeros

En Melilla, casi el 10% de la población recibe el Ingreso Melillense de Integración y de ellos, el 48,60% son extranjeros. A pesar de ser la renta que tiene más inmigrantes titulares de todas las rentas mínimas en España, es también la que tiene unos requisitos más exigentes. Para acceder a ella tienen que tener la residencia legal y haber estado empadronados en Melilla al menos cinco años, lo que excluye, como hemos visto, a las personas en situación irregular. De hecho, esta ciudad autónoma es la que más extranjeros legales tiene por cada 1.000 habitantes: 156, según el censo del INE de 2018 (datos de población total y extranjeros).

El segundo puesto lo ocupa La Rioja, donde solo el 1% de la población es titular de la Renta de Ciudadanía. De ellos, un 42% son extranjeros. Como en Melilla, los titulares de la misma tienen que tener la residencia legal en nuestro país. El empadronamiento también es necesario pero, en este caso, es suficiente con demostrar 2 años de residencia efectiva en algún municipio de la comunidad. La residencia efectiva es un concepto diferente a la legal ya que consiste en demostrar “simplemente” que uno ha vivido en un municipio por un determinado tiempo. Las facturas de la luz, el agua o internet en un domicilio sirven como prueba.

La tercera comunidad es Navarra, donde el porcentaje de titulares extranjeros cae a un 34%. Aquí no se exige la residencia legal en nuestro país, aunque sí el empadronamiento y demostrar una residencia efectiva en la comunidad durante, al menos, 24 meses.

Canarias y Castilla y León, con un menor número de beneficiarios extranjeros

La Prestación Canaria de Inserción fue la renta que contó con menos titulares extranjeros en 2018. De 11.592 personas que recibieron esta prestación en la comunidad, 1.044 no tenían la nacionalidad española, lo que representa un 9%. Y para acceder a ella exigen la residencia legal y el empadronamiento. También tienen que demostrar una residencia efectiva en el municipio de un año, como mínimo. 

Tras Canarias, encontramos Castilla y León. Su Renta Garantizada de Ciudadanía la recibe el 4,96% de la población, de los que el 9,5% son extranjeros. Entre sus requisitos están demostrar la residencia legal y efectiva y el empadronamiento. Todas estas condiciones tienen que tener, al menos, un año de antigüedad. 

Tras este análisis, hemos podido comprobar que los extranjeros no suponen en ningún caso más de la mitad de las personas beneficiarias de las rentas mínimas y que, entre ellos, será muy difícil encontrar a una persona cuya situación no esté regularizada. 

– Una renta mínima, ¿para vivir o para sobrevivir? –

* En una versión anterior, destacamos que Galicia era la tercera comunidad con menor número de extranjeros beneficiarios de la renta. No obstante, debido a unos datos dispares en el informe del Ministerio de Sanidad (el total de titulares en 2018 fue de 14.238, pero al desgranar por nacionalidad indicaba que los españoles suponían 8.097 y los extranjeros 2.066, lo que no suma los 14.238 titulares), hemos decidido eliminarlo.

Metodología:

Datos sobre nacionalidad (españoles y extranjeros): hemos preguntado a todas las comunidades autónomas por los datos más actualizados. Sin embargo, debido a la cantidad de comunidades (17) y de ciudades autónomas (2), obtuvimos datos dispares: algunas nos daban el cierre de 2018, de otras teníamos hasta agosto de 2019, otras septiembre, octubre… Por ello, al final nos basamos en los datos del Informe de Rentas Mínimas de Inserción que publicó Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social a finales de octubre de este año con los datos de 2018. La excepción son los números de Extremadura que no aparecían en el informe pero que nos fueron facilitados por su Consejería de Sanidad y Servicios Sociales. Andalucía no facilitó sus datos en los informes de 2017 y 2018, ni tampoco tras nuestra consulta. Pero sí tenemos los datos de 2015 y 2016: 3,8% y 8,8% de titulares extranjeros, respectivamente.

Información sobre los requisitos: con el informe del Ministerio de Sanidad hemos comprobado las legislaciones autonómicas vigentes y, en caso de duda, preguntamos a las consejerías competentes de las comunidades autónomas. 

Fuentes

Legislación autonómica: 

6 Comentarios

  • ustedes dicen que el 26/% ,no me lo creo , como si me creo que españoles el 80%,estan bajo el nivel de la pobreza or ejemplo yo?,no racista soy realista el qu menos ayudas tiene es el español con 10% 28% emigrantes,20% gitanos , no cuenten milongas, les casa, pagas, trabajos en españa el 85 % esta en el paro por dejar entrar ha tanta gente sin permisos,notros fuimos emigrantes pero con papeles , este pais no, ademas los demas paises no los quieren y españa los recoge cuidado yo lo acepto , tambien digo que tenian que repatriar, ahora hablo de mi me estoy en el nivel dela pobreza,cobro el remi, no me dan trabajo asi llevo desde el 2008 viviendo en la miseria llegan estas personas y les dan de todo, mejor me callo , podria hacer un libro

  • A ver, cuando se dice que abarcan las ayudas, no significa que mas del 50% de las ayudas vayan a inmigrantes, sino que las reciben en una proporción mayor a la que se corresponde con el porcentaje de inmigrantes que hay, y los datos que ofrecéis sólo confirman eso: Si los extranjeros reciben el 25.4% de las ayudas cuando resulta que representan el 10% de la población, ESTAN SOBREREPRESENTADOS,
    Solo en Canaria coincide el porcentaje de inmigrantes con el de ayudas que reciben, es decir, en el resto de España reciben mas ayudas de las que proporcionalmente les corresponderian, llegando al extremo de La Rioja donde el 42% de las ayudas las reciben extranjeros, cando no son el 4″% de la poblacion….

    • Con mucho respeto, me parece que los extranjeros son una herramienta indispensable para ayudar en el buen sentido de la palabra el funcionamiento de un país.

    • El problema no está en seguir o no seguir dando ayudas a inmigrantes. El problema es no saber integrar a las personas para que estas no tengan que recurrir a ayudas.
      Los extranjeros aun estando en situación legal en España, siguen siendo discriminados al momento de querer acceder a un trabajo; lo increíble es cuando los españoles sin ser discriminados, teniendo acceso a educación y a prestaciones de la Unión Europea, NO puedan acceder a un trabajo digno, ni se eduquen, ni aprovechen las oportunidades que su nacionalidad les brinda. Ahí una persona con discernimiento logra entender que el problema no son los extranjeros, el problema es el país que no logra brindar suficientes oportunidades de trabajo, ni para sus ciudadanos ni para el porcentaje de extranjeros que reciben.
      Qué por cierto siguen siendo los extranjeros los que mueven un gran porcentaje de la economía sumergida en el país, que representa un buen porcentaje en el PIB de España.
      Volviendo al tema, si 10 de las 17 comunidades piden que como requisito que el extranjero sea residente legal, y aun siendo residentes legales se ven obligados a pedir ayudas, hay un serio problema aún en el grado de integración y aprovechamiento de las habilidades que cada persona posee, tan simple como eso.
      Hablar de proporciones en porcentajes no es válido, cuando los extranjeros siendo el 10% de la población, no logran acceder ni al 3% de los empleos en todo el país.

    • Parece que no lo has leído entero, o que no lo has entendido, porque el artículo rebate y desmonta enteramente tu comentario.

    • Te olvidas del dato de que en cuestión de pobreza, los extranjeros están sobrerrepresentados: casi el 60% de la población extranjera en España está bajo el umbral de la pobreza, mientras que entre los nacionales son el 23%.

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente