Newtral
Escocia explora las vías hacia la independencia
Siguiente

Escocia explora las vías hacia la independencia

En medio del Brexit y el repunte conservador en Reino Unido con Boris Johnson, el discurso independentista crece en la Escocia de Nicola Sturgeon, que no descarta acudir a la vía de los tribunales 

Will Oliver | EFE/EPA

El debate sobre un referéndum de independencia de Escocia ha vuelto, si es que alguna vez se fue. El Brexit y los resultados de las elecciones del 12 de diciembre dibujan un momento que la líder de la formación y ministra principal de Escocia, Nicola Sturgeon, se ha propuesto capitalizar. Por las buenas —con un difícil aval pendiente de Westminster, que insiste en que el referéndum de 2014 fue “el único en una generación”— o sometiendo la consulta a los tribunales.

La líder independentista interpreta que el rumbo que ha elegido Inglaterra al votar a los conservadores dista mucho del camino que buscan los escoceses, que en los comicios ampliaron la representación del SNP en Westminster al obtener 48 de los 59 escaños que representan a Escocia. Una hora antes del tradicional Discurso de la Reina el 19 de enero, Sturgeon anunció el envío de un documento a Boris Johnson en el que advertía de un “cambio material de las circunstancias” con respecto a 2014.

Lo más importante

Sturgeon ha planteado enérgicamente en los últimos dos meses la convocatoria de un segundo referéndum en 2020 (indyref2), quizá en el segundo semestre, antes de que concluya el periodo de transición del Reino Unido para su salida de la Unión Europea el 31 de diciembre de este año y de cara a las elecciones al Parlamento escocés el 6 de mayo de 2021.

Como por el momento ha descartado la vía unilateral a la catalana, el debate legal al que hace alusión Sturgeon es si debe ser el Parlamento escocés y no los parlamentarios de Westminster los que podrían aprobar las leyes necesarias para celebrar una nueva consulta sobre la independencia escocesa. «La cuestión de si el Parlamento escocés tiene la capacidad de realizar un referéndum de independencia legal sin el acuerdo de Westminster (Londres) nunca ha sido puesto a prueba en un tribunal», adujo este martes en Bruselas.

¿Cuál es el contexto?

Sturgeon ha admitido que su plan más inmediato es “construir el apoyo” alrededor de la independiente hasta que sea “políticamente insostenible” para el Gobierno de Boris Johnson oponerse a una consulta. Además de distanciarse del modelo de Cataluña, la ministra principal advirtió: «En el Reino Unido tenemos el precedente de un referéndum legal acordado en 2014, así que es un posición distinta respecto a España».

De cara a la consulta de 2014, el ejecutivo británico de David Cameron y el escocés —con Sturgeon como viceministra— habían sellado en 2012 el Acuerdo de Edimburgo por el cual Londres activaba temporalmente el mecanismo de transferencia de competencias de la Sección 30. La Ley de Escocia de 1998 identifica como un asunto reservado a Westminster “la unión de los Reinos de Escocia e Inglaterra”.

¿Y qué pasaría con la Unión Europea? De celebrarse un referéndum con un resultado favorable a la independencia, los escoceses tendrían un plazo de transición que los independentistas calcularon en 18 meses en 2014, más largo todavía que el del Brexit. De manera que Escocia debería abandonar la UE con Reino Unido para iniciar más tarde un “proceso de adhesión” a la UE, si así lo quisiera, en virtud del Artículo 49 del Tratado de la Unión Europea.

¿Qué hay que tener en cuenta?

Sturgeon considera que hay indicios de que la voluntad del pueblo está cambiando y en sus argumentos cita este croquis temporal:

  • En el referéndum de independencia de Escocia 2014: el ‘no’ ganó con el 55% de los votos.
  • En su manifiesto para las elecciones al Parlamento escocés de 2016, el SNP argumentó que «Escocia fuera de la UE en contra de nuestra voluntad» justificaría una segunda votación sobre la independencia.
  • En el referéndum del Brexit de 2016 en el referéndum: el 62% de los escoceses votaron a favor de quedarse en la UE, mientras que el remain estuvo representado en un 51,9% de los apoyos.
  • En las elecciones del 12 de diciembre, el SNP ganó 13 escaños más, hasta ocupar 48 de los 59 reservados para los escoceses en el Parlamento británico.

#Fact 

En vísperas del Brexit, las encuestas del portal demoscópico YouGov apuntaban a que la independencia cautivaba al 51% de los encuestados y arrojaba otro dato interesante: el 21% de las personas que votaron en contra de la independencia de Escocia votarían ahora a favor.

Descárgate Pronóstika
iOS | Android

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente