Newtral


Es falso que un juez haya cerrado un gallinero en Asturias porque el ruido molestaba a un hotel rural
Siguiente

Es falso que un juez haya cerrado un gallinero en Asturias porque el ruido molestaba a un hotel rural

«Un juez ha decidido cerrar un gallinero porque el ruido molesta a un hotel rural». Esta es la noticia que se ha viralizado durante los últimos días tras la publicación en redes sociales de un vídeo protagonizado por un ganadero asturiano, Nel Cañedo, que critica duramente la decisión. Sin embargo, ningún juez ha ordenado cerrar el gallinero por el «ruido». La medida la ha tomado el alcalde de la localidad y el motivo ha sido porque la instalación no tenía las licencias correspondientes.

Desde Newtral hemos tenido acceso a la resolución del caso emitida desde el Ayuntamiento Cangas de Onís en la que ordena «el cese inmediato de la actividad de cría de gallos» por no tener las «preceptivas licencias municipales de actividad y funcionamiento».

Sin embargo, José Manuel González Castro, alcalde de Cangas de Onís, ha dado una versión que contradice este documento, firmado por él mismo, ya que en una entrevista con Onda Cero ha asegurado que «el ayuntamiento no ha ordenado, de momento, el cierre de ningún gallinero» y, además, que el dueño todavía tiene tiempo para presentar alegaciones ante una denuncia por exceso de ruido.

Newtral ha tratado de recabar en este punto la versión del alcalde, pero no ha sido posible contactar con él ni contar con una explicación de su equipo.

También hemos contactado con José María García, dueño de la casa rural Camino de Picos de Europa, que ha explicado que ha denunciado el vídeo que se ha hecho viral «por amenazas a mi persona». También ha señalado que en su día se quejó del ruido que generaba la instalación de cría de gallos porque se prolongaban durante la noche, y no sólo por las mañanas. «Yo pedí un informe al Departamento de Medio Ambiente y, de ahí, emitió la resolución el Ayuntamiento», ha asegurado.

Informe sobre decibelios permitidos

El dueño del establecimiento se refiere a un informe que, tras sus quejas, fue realizado por el Laboratorio Asturiano de Calidad de la Edificación. Dicho informe muestra que el canto de los gallos comenzaba a las dos de la mañana y que, además, superaban el límite de decibelios permitidos. A continuación reproducimos parte del documento.

Estos informes, por otro lado, desmienten la versión del alcalde y del ganadero protagonista del vídeo, quienes aseguraron que los gallos comenzaban a cantar a las «seis o siete de la mañana, cuando sale el sol». En cualquier caso, el documento que ordena «el cese de actividad» no se fundamenta en estos estudios sobre el nivel de ruido de la instalación, sino por la carencia de licencia por parte del gallinero.

Fuentes

  • Dueño de ‘Caminos de Picos de Europa’.
  • Informe íntegro del LACE. Departamento de Medioambiente del Principado de Asturias.
  • Resolución municipal. Ayuntamiento de Cangas de Onís.

Relacionados

Más vistos

Siguiente